Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Google+
Compartir:

CAPITAL

Rebi asegura que la planta de biomasa de Soria no generará ninguna columna de humo

Actualizado 08/01/2014 19:50:27

"No existirá ninguna columna de humo, como tampoco la emite actualmente la planta de Ólvega, porque la astilla que se quema posee una humedad en torno al 15%. La columna de vapor de agua que se vislumbra de color blanco en otras fábricas de combustión, se produciría si la biomasa tuviera más de un 35% de humedad; entonces la combustión de sustancia verde o húmeda sí produciría vapor de agua", explicia la empresa.

Ante la polémica suscitada sobre la construcción de una central térmica de biomasa en la capital, para cubrir las necesidades energéticas de 2.500 vecinos de la zona centro y norte de Soria, la empresa responsable Rebi ha querido aclarar que no generará ninguna columna de humo, ni generará molestias contaminantes. Se instalará en la zona del hospital del Mirón.

La prueba, para Rebi, está en Ólvega. La central térmica que la localidad del Moncayo alberga desde hace ahora un año, es el reflejo de la que se construirá detrás del Hospital del Mirón, para dar servicio de calefacción y agua calienta sanitaria a más de 2.500 vecinos del centro y norte de la capital.

Los resultados que se obtuvieron en el estudio de dispersión de contaminantes atmosféricos, aplicado a la central olvegueña, dicen que la instalación térmica con biomasa genera unas emisiones atmosféricas que cumplen en cualquier caso con seguridad los límites establecidos en la normativa vigente (Real Decreto 102/2011, de 28 de enero, relativo a la mejora de la calidad del aire). Las hipótesis de cálculo aplicadas han sido las más conservadoras y desfavorables, y es prácticamente imposible que se reproduzcan en la realidad. Así, de la misma forma está proyectada la central térmica en la capital, contra la que presentará alegaciones la asociación ecologista ASDEN, "mostrando un completo desconocimiento sobre la actividad de la planta", asegura Rebi.

"No existirá ninguna columna de humo, como tampoco la emite actualmente la planta de Ólvega, porque la astilla que se quema posee una humedad en torno al 15%. La columna de vapor de agua que se vislumbra de color blanco en otras fábricas de combustión, se produciría si la biomasa tuviera más de un 35 por ciento de humedad; entonces la combustión de sustancia verde o húmeda sí produciría vapor de agua. No es el caso de las plantas térmicas que construye Rebi, como la que dará origen al District Heating que abastecerá a la Universidad de Valladolid", explica la empresa.

Los niveles de la concentración de contaminantes a nivel del suelo, o la llamada calidad de aire ambiente, que emite la central de Ólvega y que emitirá la central de la capital, se sitúan muy por debajo de los límites que marca la legislación vigente. Así se desprende del estudio de emisiones realizado por la empresa consultora Línea Estudios y Proyectos. La tasa de emisión de las partículas PM10 ha sido garantizada por el fabricante de las calderas informando que “la instalación de filtros de mangas permite la reducción de los niveles de emisión para valores máximos de 40 miligramos de partículas por metro cúbico”, añade Rebi.

En el régimen eólico local de Soria existe una predominancia clara de los vientos de componente oeste y nordeste, por lo que las emisiones atmosféricas eventuales proyectadas derivadas de la instalación serán alejadas del centro de la ciudad, sobre todo hacia el este del casco urbano, donde actualmente no existen viviendas.

La central térmica de biomasa que Rebi instalará, en la parcela 80 del polígono 34, es una edificación cubierta y cerrada de 808 metros cuadrados, que albergará una sala de dos calderas de biomasa con sus correspondientes ciclones y filtros, de 6.000 kilovatios térmicos cada una, 3,8 metros de diámetro y 6 metros de altura. También incluye los acumuladores depósitos de inercia, colectores, bombas y demás instalaciones de la red de calor para proporcionar estrictamente energía térmica para calefacción y agua caliente.

La edificación se completa con un silo de astilla que nutre la sala de calderas protegida de las inclemencias atmosféricas. "La nave reúne los requisitos de salubridad, ahorro energético y funcionalidad exigidos para este uso. La edificación tendrá espacios y medios para extraer los residuos ordinarios generados acorde con el sistema de recogida", indica Rebi.

Finalmente, "la construcción ejemplar de Ólvega, a la que imitará la planta de Soria, incluye el aislamiento acústico requerido para el uso de nave al que se destinará el edificio. Emitirá un ruido máximo en el ambiente exterior de 45 decibelios durante el día y de 35 decibelios por la noche, ya que se ubicará en una zona afectada por equipamiento sanitario, la más estricta según la legislación vigente de Castilla y León".

Para los casi 2.500 vecinos que dará servicio de calefacción y agua caliente la planta, a través de la red de calor que tiene su origen en la planta térmica, serán 7.849 toneladas de CO2 al año las que dejará de emitir la zona centro-norte de Soria, con la centralización de la central.

Tras conocer el grupo ecologista ASDEN el proyecto, ha anunciado que presentará alegaciones, porque existen muchas dudas sobre la emisión de humos y otros aspectos medioambientales, que es necesario aclarar, motivo por el que la empresa ha respondido al grupo ecologista que, de entrada, sí considera positiva la energía alternativa de la biomasa, pero exige garantías de que no se producirán consecuencias contaminantes y medioambientales negativas.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información