Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Google+
Compartir:

CAPITAL

La Junta respalda un proyecto de Tierra sin Males en El Salvador

Eduardo Lallana, presidente de Tierra sin Males.
Eduardo Lallana, presidente de Tierra sin Males. / SN
Actualizado 22/01/2014 13:51:41

El Gobierno regional aporta 152.642 euros para financiar la capacidad técnica de 65 mujeres y 46 hombres en el desarrollo sostenible de productos alimentarios.

La Junta de Castilla y León acaba de conceder a la organización no gubernamental (ONG) Tierra sin Males una ayuda de 152.642 euros para financiar un proyecto de soberanía alimentaria en El Salvador, presupuestado en 197.478 euros. El resto del coste total será asumido por la ONG soriana y la contraparte local la agrupación CORDES.

El proyecto tiene como objetivo específico fortalecer la participación y capacidad técnica de 65 mujeres y 46 hombres de siete comunidades rurales para el desarrollo sostenible de procesos productivos que garanticen la soberanía alimentaria, respeto a los derechos humanos y el medio ambiente en los municipios de Suchitoto, Tenancingo y Cinquera en el país centroamericano

Desde la organización promotora han explicado que esta iniciativa versada en la denominada soberanía alimentaria pretende promover el autoconsumo de productos autóctonos. En este caso concreto se aplicará en los citados municipios con la participación directa de 111 campesinos, quienes serán responsables del establecimiento, manejo y administración de sus sistemas de producción sostenibles en hortalizas, granos básicos y granja familiar para lo que utilizarán insumos orgánicos para el proceso de producción y una ‘ecocina’ que disminuirá el consumo de combustible, en este caso leña. Además, se fortalecerá la organización de mujeres a nivel comunal y municipal.

El proyecto también contempla los procesos de formación en las áreas de producción de hortalizas, granos básicos y manejo de aves de corral, y cubrirá la formación en igualdad de género, derechos humanos, cuidado del medio ambiente y liderazgo social. Además se incluyen jornadas de capacitación agropecuaria.

En este sentido, han explicado que el alto nivel de marginalidad en los municipios de Suchitoto, Tenancingo y Cinquera, hace que la población en general y en especial las mujeres, “se encaminen hacia una pérdida de identidad, baja autoestima, emigraciones al interior o fuera del país, a involucrarse en pandillas, actos delictivos, alcoholismo, drogadicción, a caer en la maternidad o paternidad precoz y enfermedades infectocontagiosas, entre otras dificultades”.

El proyecto busca el fortalecimiento de estructuras organizativas de productores y productoras agropecuarias, potenciando capacidades de liderazgo e incidencia en la toma de decisiones a nivel municipal, regional y nacional, generar competencias laborales y de empoderamiento de las mujeres.

Los grupos femeninos a los que está dirigida la acción inciden en aquellas mujeres que se encuentran en condición de pobreza y que estén interesadas en formar parte del proceso de desarrollo económico, social y político, tanto a nivel comunal como municipal.

Los resultados que la ONG soriana confía obtener son, como principales, la mejora de la soberanía alimentaria y el autoconsumo de sus familias, de su dieta alimenticia y la posibilidad de generar y mejorar sus propios ingresos, por un lado. Por otro, formar a mujeres líderes comunitarias empoderadas en género con capacidad de promover los derechos humanos del colectivo femenino y la igualdad de oportunidades respecto a los hombres a nivel municipal y en organizaciones sociales.

En cuanto a las estrategias a desarrollar en esta acción se han propuesto tres apartados. El primero es la promoción comunitaria y familiar de la equidad de género, medio ambiente y derechos humanos, de tal manera que las mujeres se empoderen y apropien de los instrumentos e iniciativas y los hombres (compañeros de vida, esposos, dirigentes gremiales y sociales) se sensibilicen, respetando, apoyando y ‘cogarantizando’ el éxito de las iniciativas planteadas. Con esto se trata de asegurar que los resultados económicos generados por el proyecto queden en manos de las mujeres.

En el segundo lugar está la cooperación y transferencia de conocimientos técnicos a las mujeres seleccionadas para que puedan mejorar los resultados de sus actividades económicas. Con ello se busca acompañar y fortalecer un proceso en el que se mejora el capital humano por medio de la experiencia individual de cada mujer y la experiencia social acumulada en temas de equidad de género, medio ambiente y derechos humanos.

Y por último, se contempla la dotación de recursos para el desarrollo de iniciativas productivas, con el propósito de garantizar la alimentación familiar y el autoconsumo, en la medida de lo posible la generación de algunos ingresos económicos obtenidos desde la producción de hortalizas y aves.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información