Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Google+
Compartir:

CAPITAL

Detenido por denunciar el robo de objetos que no habían sido sustraídos

Actualizado 26/02/2014 17:55:45

El propietario de un establecimiento comercial ha sido detenido por falsedad documental, al quererse aprovechar de dos robos, y aumentar la cantidad de objetos sustraídos. El propio móvil que llevaba -en el momento de la detención- lo había denunciado como robado.

La Policía Nacional ha detenido a J.G.A.M., de 41 años de edad, como presunto autor de un delito de estafa y otro de falsedad documental, al aprovecharse de dos robos que había sufrido en el establecimiento comercial que regenta, para aumentar ostensiblemente la cantidad de objetos sustraídos en dichos robos, llegando incluso a falsificar facturas que presentó a su compañía aseguradora para justificar estos robos.

El pasado mes de agosto, el detenido, propietario de un establecimiento comercial de esta capital, presentó en la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía una denuncia en la que daba cuenta de dos robos sufridos en su local, uno ocurrido en febrero y otro en agosto, ambos del año 2013. En dicha denuncia manifestó que entre los dos robos, le habías sustraído unos 160 terminales de telefonía móvil valorados en unos 65.000 euros, aunque sólo aportó datos de 68 de esos teléfonos.

En noviembre del año 2013 dicha persona amplió en comisaría su denuncia, manifestando que finalmente le habían sustraído 258 teléfonos móviles, 3 ordenadores portátiles y 2 CPU de ordenadores de sobremesa.

Los investigadores policiales descubrieron que al menos cuatro de los teléfonos móviles denunciados como sustraídos por el propietario del establecimiento, ya figuraban como robados en las bases de datos policiales en fechas anteriores a los hechos investigados, y en puntos distantes de la geografía española.

El presunto autor de los hechos aportó, a su compañía de seguros, facturas en las que pretendía demostrar que sus proveedores le habían vendido los teléfonos móviles, que después le serian robados.

Los investigadores demostraron que algunas de estas facturas eran falsas, entre ellas, en las que aparecían los teléfonos robados con anterioridad a los hechos y en diferentes puntos de España, y que nunca le fueron vendidos por sus proveedores al denunciante. También se han detectado otras facturas, donde aparecían varias compras con los mismos teléfonos, es decir, donde aparece el mismo teléfono comprado varias veces.

La investigación finalizó con la detención del propietario del establecimiento comercial y con un registro del mismo, dándose la circunstancia que el teléfono móvil que llevaba el propio implicado, en el momento de la detención, también lo había denunciado como sustraído en los dos robos que sufrió en su establecimiento.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información