Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Youtube
Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
La Junta saca a información pública la declaración como B.I.C. de la Ermita de San Bartolomé en Ucero

La Junta saca a información pública la declaración como B.I.C. de la Ermita de San Bartolomé en Ucero

PROVINCIA
Actualizado 29/08/2014 18:18

En la delimitación del entorno de protección se tiene en cuenta su ubicación en el Cañón de Río Lobos, protegido por su declaración de Parque Natural desde 1985, preservando de este modo la valiosa relación existente entre el monumento y el medio físico en que este se enclava.

La Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León ha publicado, en la edición de hoy del Boletín Oficial de Castilla y León, la apertura de un periodo de información pública sobre el expediente de declaración de Bien de Interés Cultural, con categoría de Monumento, de la Ermita de San Bartolomé en Ucero (Soria).

El expediente de declaración se encuentra en tramitación y, en consideración al estado en que se encuentran las actuaciones y el alcance de las mismas y dando cumplimiento a lo establecido en el art. 10.2 de la Ley 12/2002, de 11 de julio, de Patrimonio Cultural de Castilla y León, se abre un periodo de información pública, de un mes a partir de la publicación, durante el que cualquier persona puede alegar cuanto estime conveniente sobre la declaración que se pretende.

El expediente se puede consultar de 9.00 a 14.00 horas en el Servicio de Protección del Patrimonio Histórico, Palacio del Licenciado Butrón, Plaza de Santa Brígida, s/n 47003 ? Valladolid.

La Ermita de San Bartolomé se encuentra situada en el Cañón de Río Lobos, un paraje privilegiado declarado Parque Natural en 1985 y enclave relacionado con el itinerario de peregrinación del Camino de Santiago. Cuenta la leyenda que el mismo Apóstol Santiago saltó con su caballo desde el alto de uno de los farallones del cañón y al caer, su espada fue a clavarse en el lugar donde se edificaría la actual ermita de San Bartolomé.

Esta ermita primigenia de carácter conventual fue construida en las primeras décadas del siglo XIII en un estilo románico de transición con influencia cisterciense. Fue construida en sillería de piedra caliza, presentando planta de cruz latina con crucero más bajo que la nave, ábside semicircular precedido de tramo recto y portada al sur.

La portada, con un esquema protogótico, se encaja entre estribos y tejaroz con canecillos de formas geométricas, o singulares cabezas humanas. Presenta seis arquivoltas apuntadas con decoración de baquetones, puntas de diamante y rosetas. Encima de la puerta hay dos series de canecillos con una interesante decoración escultórica de carácter hermético y paganizante. Al exterior, el ábside es bastante sobrio, destacando los óculos circulares que se abren en los hastiales del crucero, de tracería calada de arcos lobulados que dibujan una estrella de cinco puntas y un pentágono central.

Su interior se caracteriza por la sobriedad y equilibrio. La nave se cubre con bóveda de cañón apuntado, mientras el ábside se cubre con bóveda ojival; presenta asimismo interesantes capiteles decorados con motivos vegetales y animales fantásticos.

Ubicada en un singular enclave natural, se conocen multitud de leyendas asociadas a este lugar que remiten a conocimientos perdidos, encadenados a una tradición religiosa ancestral, relacionados fundamentalmente con una de las singulares piezas que conforman la iglesia y que es conocida como la «losa de la salud», en la que aparece una cruz patada que alberga una flor de seis pétalos o flor de la vida situada en su posición original bajo la vertical del arco de ingreso a la capilla del Evangelio. La tradición sostiene que en el solsticio de invierno los rayos solares que atraviesan el rosetón meridional del transepto, iluminan precisamente esta losa. Recientes estudios sobre el edificio indican que otro tanto ocurre con los equinoccios, aunque el fenómeno ocurra a través de la luz de una de las saeteras del ábside, la misma donde se halla grabada una marca de cantería muy singular en la que se plantean haberse hallado las claves astronómicas de la orientación de este templo.

Actualmente parece incuestionable que la orientación del templo de San Bartolomé, con un desvío en el eje mayor de 23,5.º hacia el norte, estaría condicionada por factores de naturaleza astronómica. Parte de los conocimientos sobre este tema habrían sido preservados por los constructores en forma de signos lapidarios y representaciones específicas en algunos de los canecillos que adornan la fachada.

La ubicación de la ermita entre escarpados farallones, en el centro de un circo kárstico conformado por el río y su integración en este paraje natural del que forma parte indisoluble, es junto con valores inmateriales como el arraigo social y consideración de carácter sagrado y legendario entre los sorianos, uno de los valores más destacados que concurren en este lugar. Desde tiempos pretéritos se ha venido celebrando y continúa celebrándose en este enclave emblemático, entre la ermita y la cueva neolítica Cueva Grande, la romería de San Bartolomé o San Bartolo, el 24 de agosto, manteniendo viva la tradición y sacralidad de este lugar.

La calidad y singularidad de su arquitectura junto con los valores inmateriales que atesora, hacen de esta ermita uno de los conjuntos más representativos y singulares de la arquitectura de Castilla y León.

Comentarios...
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información