Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Google+
Compartir:

CAPITAL

El obispo califica de “acto de cobardía” del PP la retirada de la Ley del Aborto

Bendición de familias que esperan un hijo,junto al obispo
Bendición de familias que esperan un hijo,junto al obispo
Actualizado 05/10/2014 12:13:14

Gerardo Melgar afirma que las personas que rechazan el aborto se van a encontrar “con un grave problema” a la hora de votar, tras la decepción y la desconfianza que ha generado el Gobierno. Añade que son muchos los votantes que se sienten manipulados y engañados.

El obispo de Osma-Soria, monseñor Gerardo Melgar, considera que la retirada de la reforma de la ley del aborto es “un acto de cobardía y de falta de coherencia por parte del presidente del Gobierno y del PP”, en una información facilitada por la Diócesis. “Es una decisión con la que el PP va a defraudar a muchas personas que, tras esta decisión, desconfiarán de las promesas pasadas, presentes y futuras. Son muchos los votantes del PP que se sienten manipulados y engañados, porque ésta era una de las principales promesas electorales, por la que muchos optaron por votar a este partido”, añade.

“ Las promesas electorales hay que cumplirlas, y no prometer algo tan importante como lo que está en juego con la reforma de esta ley, porque se cree que la promesa va a favorecer el crecimiento del número de votos, ara luego hacer lo contrario cuando se sospecha que, el ser consecuentes con lo prometido, va a traer consigo un descenso de votos”, lamenta Gerardo Melgar.

Para el obispo de Soria, los católicos tienen unos principios innegociables, “entre los que está el derecho a la vida de todo ser humano, precisamente porque éste no es un derecho más, sino el fundamento y el sustento de todos los demás derechos. Cuando lo que está en juego es el derecho a vivir, éste no se puede considerar como una cuestión de más o menos importancia; no podemos olvidar que la diferencia de que una decisión vaya en un camino u otro está poniendo en juego en España diariamente la vida o la muerte de 300 seres humanos concebidos y no nacidos”.

Gerardo Melgar va más allá. Afirma que “muchos de los votantes del PP lo han sido eligiéndolo como un mal menor; con la retirada de la reforma de la ley del aborto en vigor, aprobada por el Gobierno Zapatero. Ese mal menor ya no existe y se ha convertido en el mal mayor”.

Monseñor insiste en que la defensa de la vida no es una cuestión exclusivamente religiosa; “en esta lucha estamos implicados todos los seres humanos por el hecho de serlo; como personas debemos exigir y defender la dignidad y el respeto de la vida de los demás, especialmente de los más indefensos, lo mismo que reclamamos y defendemos u exigimos para nosotros el derecho a la dignidad y la defensa de nuestra propia vida”.

Por eso, advierte de que las personas que están a favor de la vida y, lógicamente, los católicos, se van a encontrar con un grave problema a la hora de votar, “pues ninguno de los partidos que componen el arco parlamentario defiende abierta y plenamente el derecho a la vida, lo que implica que de ninguno tenemos la seguridad de que va a luchar por su defensa y respeto en todo momento”.

Melgar valora la presencia de los católicos en la vida política como algo “esencial”, para defender “con coherencia los principios fundamentales de la ética y moral cristianas. Sólo así se verán defendidos los principios innegociables en la vida política”, mostrando así su decepción por la actitud del PP tras retirar la reforma de la ley del aborto.

Centro de Orientación Familiar de la Diócesis

El obispo soriano recuerda que en la lucha a favor de la vida hay muchísimos voluntarios, y organizaciones plenamente comprometidos “que apoyan la promoción de la mujer y demuestran su solidaridad con los más necesitados de la sociedad”. En este sentido, alude a los COF diocesanos -Centros de Orientación Familiar-, que existen en la mayoría de las Diócesis, incluida la de Osma-Soria. Se trata de “un medio eficaz de orientación, de ayuda concreta, psicológica, de información y apoyo asistencial, a las madres y padres que se encuentran en una difícil situación para sacar el embarazo adelante. Es mucho el bien que han hecho a personas que recurrieron al centro con intención de abortar y que, cuando se les ha informado de lo que es el aborto, de las secuelas y la inmensa belleza del ser humano, han decidido ser valientes y seguir con su embarazo, y hoy tienen a su hijo al que quieren y por el que se desviven”.

Gerardo Melgar remarca que hay que dar más apoyo y protección a la madre, tarea en la que “tenemos que implicarnos aún más como Iglesia; eso sí, al mismo tiempo debemos reclamar a las administraciones públicas que hagan un esfuerzo mucho más generoso, poniendo en marcha políticas eficaces para ayudar a la mujer gestante y a las familias”.

comments powered by Disqus
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información