Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Youtube
Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
El trigo para pastas y el girasol, alternativas de cultivo en Castilla y León

El trigo para pastas y el girasol, alternativas de cultivo en Castilla y León

SORIA RURAL
Actualizado 24/02/2015 17:04

Comunidad es la principal productora de España de cereales de invierno con 1.900.000 hectáreas, y de maíz, con 123.000.

La jornada 'AgroHorizonte 2020' dedicada a los cultivos herbáceos de alto valor añadido ha analizado la situación del sector en la Comunidad donde Castilla y León ocupa la primera posición nacional en la producción de cultivos herbáceos en general, con 60.000 agricultores que dedican parte de su explotación al cultivo de trigo, oleaginosas y proteaginosas y generan 653 millones de euros.

En concreto, la Comunidad es la principal productora de España de cereales de invierno -trigo y cebada-, con una superficie anual de 1.900.000 hectáreas, y de maíz, con 123.000 hectáreas destinadas a su cultivo. Además, Castilla y León está entre las principales productoras de España de oleaginosas, proteaginosas, leguminosas grano, y cultivos forrajeros.

Los consumidores, como se ha expuesto en la jornada, cada vez están demandando una mayor calidad en los productos alimentarios que adquieren y exigen que estén elaborados con materias primas más saludables obtenidas de forma sostenible.

Además, la tasa europea de autosuficiencia en proteína de alimentación animal ronda un 33% mientras que la española se sitúa en un 19%. Esto hace que España dependa, en gran medida, de las importaciones procedentes de Brasil, Estados Unidos y Argentina. España ocupa la primera posición de la UE en importación de semilla de soja con 3 millones de toneladas (26 % de las importaciones de la UE) e importa otros 2,3 millones más de harina de soja, lo que representa el 11% de las importaciones europeas.

El potencial de la Comunidad, sumado a estas circunstancias del mercado, abre a los agricultores de Castilla y León una gran oportunidad para incrementar su producción mediante los cultivos que demandan las industrias agroalimentarias y les permite corregir el déficit crónico de proteína vegetal que existe en España y Europa. En concreto se trata del trigo fuerza y el girasol alto oleico, utilizados en panificación, galletería y pastas de alimentación, así como la colza y el guisante proteaginoso, destinados a la alimentación animal.

Estas posibilidades de crecimiento, vinculadas a la demanda de la industria agroalimentaria y a las necesidades de proteína vegetal en la alimentación animal, hacen que los cultivos herbáceos de alto valor sean uno de los sectores prioritarios en 'AgroHorizonte 2020'.

Dicha iniciativa, iniciada en marzo de 2014, parte de la creación de un Grupo de Trabajo sobre el sector herbáceos de alto valor formado por representantes de los distintos estamentos que lo conforman: cultivadores representados a través de las Organizaciones Profesionales Agrarias, URCACYL, cooperativas como ACOR Y AGROPAL, empresas de fertilizantes como FERTIBERIA y representación del sector molturador y transformador con representación de las harineras y de las empresas SIRO y GULLON.

Este grupo de trabajo, tras un proceso intenso de debate y análisis, ha elaborado un documento que refleja la situación actual y las perspectivas de futuro que este sector ofrece en Castilla y León. El documento ha servido de base para la Jornada de debate sobre herbáceos de alto valor que hoy se ha celebrado en Palencia, cuyas propuestas permitirán enriquecer la estrategia de AgroHorizonte y conseguir un resultado más ambicioso para el futuro del sector de Castilla y León.

Esta Jornada, en la que han intervenido ponentes de reconocido prestigio y en la que se ha contado también con la experiencia de los mejores profesionales de cada cultivo, ha concluido con objetivos concretos y medidas que, trasladadas a la política agraria de Castilla y León, pueden contribuir a alcanzarlos.

Jornada técnica

Juan Manuel González Serna, presidente del Grupo Siro, ha hablado sobre la 'Puesta en valor de los trigos de calidad' y ha animado a apostar al sector por el trigo duro por su alta demanda dentro del sector galletero y por su rentabilidad y productividad. El trigo blando que se produce en Castilla y León, como ha señalado González Serna, es un 7 % más productivo que el que se produce en España y un 30 % en el caso del trigo duro.

El presidente del Grupo Siro ha explicado también que sería conveniente saber qué se hace con el trigo que se produce en Castilla y León para así reducir costes de producción, como por ejemplo, recortar el gasto en combustible para su transporte. González Serna ha animado al sector a alcanzar acuerdos con todos los agentes de la cadena de valor de los distintos productos, de tal manera que los que producen se pongan en contacto con los que venden para sacar la máxima rentabilidad y ahorrar. "Cuando hay ahorro se puede repartir ganancias. Tenemos la obligación de alcanzar acuerdos con quienes producen", ha afirmado.

El presidente del Grupo Siro ha abogado por apostar por la innovación y la transferencia de conocimiento. La empresa que preside, como ha señalado, está cultivando 1.600 hectáreas en Burgos y Palencia, una superficie en la que analizan los costes por cultivos, las distintas variedades, los tipos de suelo... Un estudio que hacen llegar a los agricultores que se interesan por ello.

A continuación, Alicia García, responsable de proyectos de investigación sobre cultivos proteicos del Itacyl, ha disertado sobre la 'Importancia de cultivos proteicos en la fabricación de piensos'. En su ponencia ha explicado la necesidad de reducir la dependencia de Europa y de España de la soja.

'Colza y girasol alto oleico, una oportunidad' ha sido el título de la conferencia en la que Juan Fernández, Technical Marketing Manager para girasol, colza y cereales de la empresa Syngenta España, ha animado a producir aceite oleico dada su evolución en los precios en los últimos años y el aumento de la demanda entre la industria y los consumidores.

A continuación, se ha celebrado una mesa redonda en la que, bajo el título 'Cómo satisfacer la demanda creciente de cultivos herbáceos de alto valor añadido', han participado Alberto Pérez, director comercial de la Cooperativa Agropal, Eduardo Bueno, responsable de nutrición animal de la Cooperativa Cobadu, Jesús Esteban, consejero delegado de la harinera Emilio Esteban, el agricultor Eusebio Martínez y David Turrado, responsable de la empresa Agroturrado. Los participantes han coincidido en destacar el potencial que tiene la Comunidad en este sector y sus posibilidades de futuro. Para ello, como han señalado, es necesario ajustar la producción de Castilla y León a las necesidades del mercado.

Actuaciones para desarrollar

En el marco de la jornada desarrollada hoy se han puesto de manifiesto distintas acciones que habría que llevar a cabo para lograr una mayor competitividad de este sector. Entre otras, han destacado la necesidad de garantizar semillas certificadas, hacer lotes de los tipos de trigo que van a la industria, formación y potenciar la modernización de regadíos.

En el periodo 2007-2014, y junto con las actuaciones presupuestadas para 2015, gracias al esfuerzo inversor de la Junta de Castilla y León, se habrán modernizado 63.251 hectáreas y se habrá actuado sobre cerca de 34.000 hectáreas de nuevos regadíos. Estas inversiones han contado con fondos propios de la Junta por importe de 266 millones de euros, que han permitido realizar una inversión total de 647 millones de euros.

Además, en el ámbito de la investigación, la Junta de Castilla y León ha venido desarrollando diversos proyectos sobre herbáceos de alto valor, en concreto para el trigo, proteaginoas y oleaginosas. En total se han realizado 25 proyectos con una inversión de 2 millones de euros.

Actualmente hay diversas líneas de investigación abiertas en colaboración con el sector. De todas ellas destaca el acuerdo suscrito el pasado mes de diciembre entre la Consejería de Agricultura y Ganadería y Fertiberia para la realización de proyectos de investigación y transferencia de conocimiento para poner a disposición del agricultor la información necesaria para producir trigos de calidad.

En la Jornada AgroHorizonte dedicada a los cultivos herbáceos de alto valor han destacado las investigaciones realizadas y se ha abogado por desarrollar distintos proyectos de investigación para garantizar unos cultivos que cumplan los estándares de calidad demandado por las industrias y para que los agricultores puedan incluirlos entre sus alternativas de cultivo, y transferir los conocimientos obtenidos en los mismos al sector primario a través de la investigación aplicada.

Además de la investigación y la aplicación de los conocimientos obtenidos será imprescindible lograr acuerdos interprofesionales entre agricultores e industrias. Los primeros deberían cumplir con el objetivo de estimular las relaciones entre sector productor y transformador buscando adecuar lo máximo posible la producción a la demanda del mercado. Los acuerdos interprofesionales permitirían además garantizar unos precios estables y la estabilidad en los suministros.

Trigo fuerza y de calidad

España necesita más de un millón de toneladas de trigo alta fuerza y apenas se producen en el país 200.000 toneladas. En Castilla y León, el año pasado, la superficie destinada al cultivo de trigo fue de 885.764 hectáreas, de las que solamente un 12 % se destinó a trigo alta fuerza. Este cultivo se plantea como una alternativa a la remolacha y el maíz y es una opción real en nuevos regadíos y secanos fértiles. Es un producto cada vez más demandado por harineras, galleteras y fabricación de pastas, y la satisfacción de esa creciente demanda puede lograrse con pequeños ajustes en el manejo del cultivo, respecto al trigo convencional, prestando especial atención al fraccionamiento del abonado nitrogenado.

Girasol alto oleico

Otro de los cultivos de alto valor es el girasol alto oleico que se cultiva en España desde hace más de 30 años. Mientras que en Francia el 70 % de su producción de girasol es alto oleico, en Castilla y León, con 292.401 hectáreas dedicadas a este cultivo tan solo un 15 % de la superficie reúne dichas características. El manejo agronómico, con ciertas precauciones como el empleo de variedades adecuadas o el abonado racional, es similar al del girasol convencional.

Desde finales de 2014, con la intención de que el consumidor conozca qué productos son más saludables, se obliga a detallar en el etiquetado de los alimentos la procedencia del tipo de aceite que contienen: si es de girasol, de oliva o de palma. Hasta ese momento, sólo había que indicar si la procedencia era vegetal, animal o de grasas hidrogenadas. Esta circunstancia puede influir, de forma positiva, en una creciente demanda de girasol alto oleico, suponiendo una oportunidad para las alternativas de cultivo de los agricultores de Castilla y León.

Cultivos proteicos

Actualmente en la Comunidad se siembran unas 40.000 hectáreas de guisante proteaginoso lo que supone un 34 % del total nacional, y unas 43.000 hectáreas de colza. Estos cultivos aportan un beneficio agronómico, en lo que se refiere a la mejora de la estructura del suelo y la reducción de plagas; agroambiental, gracias a la reducción de la emisión de CO2; y económico, ya que aumenta el rendimiento del cereal posterior entre un 15 y un 25 % reduciendo además los costes de producción.

Industria

Los cultivos analizados en la jornada AgroHorizonte de Palencia tienen un doble interés para la industria asociada: la industria galletera supone el 50 % del consumo del país y de la exportación. La industria asociada a los cultivos relacionados con la jornada, los subsectores pan, pastelería y galletas, productos de molinería y fabricación de piensos, da empleo a 9.800 personas, el 28 % del empleo total del sector agroalimentario y generan 3.328 millones de euros, el 33 % de la cifra de negocio de la industria agroalimentaria de la Comunidad. Además, la industria de alimentación animal, por su interés por los guisantes proteicos y la colza con alta proteína, para sustituir parcialmente la dependencia de proteína de soja en la formulación de piensos.

Comentarios...