Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Google+
Compartir:

CAPITAL

Los ecologistas alegan contra el restaurante del Soto Playa

Cotas inundables, según ASDEN. / ASDEN
Cotas inundables, según ASDEN. / ASDEN
Actualizado 26/02/2015 13:49:40

Aseguran que el proyecto alberga deficiencias administrativas y éticas por parte de las Administraciones a la hora de prevenir riadas.

“Una de las principales labores de un Ayuntamiento es la planificación urbanística de la ciudad con la finalidad de disminuir los riesgos por causas como son las riadas. Tales principios los contradice el Consistorio de Soria con la pretensión de construir un bar-restaurante en la zona de flujo preferente del río Duero en el Soto Playa”. Con esta premisa, el colectivo ecologista ASDEN ha explicado que la agrupación ha presentado alegaciones al proyecto que aborda estas instalaciones, en las cercanías del Duero.

Así, han señalado que cuando se producen lluvias abundantes o deshielos intensos, “se vuelve a despertar la atención de los ciudadanos por el fenómeno natural de las inundaciones”, y que son difundidas por los medios comunicación a la hora de reflejar “los daños a infraestructuras, construcciones, bienes y personas, cuyo origen se achaca a la mala suerte, o a la falta de intervenciones hidrológicas de la correspondiente confederación hidrográfica, olvidando que hay una normativa que se debería haber cumplido”.

Así, se han referido a la Directiva 2007/60/CE que fue incorporada al Ordenamiento español por el Real Decreto 903/2010 de evaluación y gestión de riesgos de inundación. “Esta norma pretende que la planificación del territorio sea la herramienta eficaz que evite que la inundabilidad sea un riesgo para los bienes y personas”, han aclarado, añadiendo que esta normativa incluye la prohibición de realizar construcciones y actividades que supongan un obstáculo o que impidan la laminación de una avenida, “ya que al hacer de ‘tapón’ incrementen la peligrosidad de la avenida”.

Así, en el colectivo han reseñado que Confederación Hidrográfica del Duero elaboró y aprobó un instrumento cartográfico “de gran precisión”, denominado Linde del Alto Duero, que establece “claramente que las islas del Soto Playa, y por supuesto el bar-restaurante proyectado, están dentro de la zona inundable en periodos de retorno inferiores a 100 y 50 años, e incluso dentro de la zona de flujo preferente”. En este sentido, y a la hora de contemplar riesgos, han incidido en que “si ocurriera una inundación de las que hay cada 50 años, la cota de la lámina de agua estaría a la altura del Paseo de San Prudencio, que es una cota semejante a la del tejado del bar-restaurante”.

Elevar el suelo 0,91 cms

Para hacer frente a las inundaciones más frecuentes, y siempre en función de las apreciaciones del colectivo ecologista soriano, el proyecto plantea elevar el suelo del interior del bar 0,91 metros y hacer un recinto estanco. “Por supuesto, si hubiera una riada todavía les quedaría la tan televisiva posibilidad de escapar saliendo por el tejado. Sin olvidar que tal construcción supone un obstáculo a la laminación del agua, y por lo tanto un mayor peligro para otras zonas, por el efecto presa que genera un embalsamiento aguas arriba, así como una mayor velocidad de la corriente hacia aguas abajo”, han descrito.

También han apuntado hacia el Ayuntamiento capitalino, el cual “realiza declaraciones a los medios de comunicación en favor de un interés económico (o electoral) para así apremiar a la Confederación Hidrográfica del Duero con objeto que conceda la autorización por estar la obra en la zona de policía. Por supuesto es llamativo que el proyecto habla de una ‘rehabilitación’, cuando en realidad el bar-restaurante es una obra nueva que incrementa la altura, superficie y plantas construidas”.

Por último, en ASDEN-Ecologistas en Acción ha lamentado lo que consideran como “tibieza” de la Confederación, “y sobre todo la actuación demagógica del Ayuntamiento de Soria que está perjudicando a una empresa que ha invertido esperanzas en un proyecto, que está claro que no puede ser autorizado de acuerdo a la legislación hidrológica, y a la de urbanismo”.

Por todo lo expuesto y “por otras muchas razones, como son las afecciones al LIC”, el colectivo ha presentado alegaciones a la autorización de las obras por parte de la Confederación Hidrográfica del Duero.

comments powered by Disqus
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información