Volver Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
“Debemos condenar el diálogo de las pistolas y dar nuestro cariño a las familias”

“Debemos condenar el diálogo de las pistolas y dar nuestro cariño a las familias”

PROVINCIA
Actualizado 15/04/2015 18:21

Medio millar de personas se concentra en la plaza Mayor de Ágreda para apoyar a los familiares de Hugo Calavia y de Alberto Aroz tras el doloroso suceso en Brasil que costó la vida al primero de ellos y heridas de gravedad al segundo.

"Hemos de ser fuertes, condenar el diálogo de las pistolas y transmitir a las familias el calor de su pueblo", con estas palabras, el alcalde de Ágreda, Jesús Manuel Alonso prologaba el manifiesto de condena ante el brutal atraco que sufrían dos jóvenes de la localidad este lunes en Salvador de Bahía, (Brasil) y que trágicamente sesgaba la vida de Hugo Calavia y dejaba malherido a Alberto Aroz.

Ante medio millar de personas, vecinos de la localidad pero también llegados de otras poblaciones cercanas, el regidor ha señalado que la localidad se encuentra "con el corazón roto y desgarrado por la sinrazón de la violencia".

En esta comparecencia, seguida por una gran cantidad de medios de comunicación, Alonso ha aludido a la violencia ejercida de "manera cruel y cobarde" y ha reivindicado que los hijos de Ágreda no son "una cobaya de delincuentes y maleantes".

De igual modo ha puesto en valor "la cercanía, el apoyo, la solidaridad, y el amor de todo un pueblo que se une al dolor de esas familias que pasan por el peor momento de sus vidas".

También ha abogado por la libertad que ejercen los jóvenes que buscan "nuevos horizontes de vida y no de muerte, reclamando "otro mundo posible" fuera de la extorsión y de las amenazas.

El comunicado completo es como sigue:

"Nos encontramos hoy aquí, porque esta gran

familia que es Ágreda, sigue creyendo en el

espacio público como lugar de encuentro entre

diversidades.

Ayer nos levantábamos con la triste noticia

de que dos de nuestros hijos habían sido atacados

del modo más cruel y cobarde, segando la vida de

Hugo y poniendo en peligro la de Alberto.

El pueblo de Ágreda, está desgarrado por el

dolor, no se resigna a que sus hijos sean cobaya de

delincuentes y maleantes, y desde aquí hacemos un

llamamiento a toda la ciudadanía. No podemos

seguir teniendo miedo, debemos responder a cada

ataque o tortura por el mero hecho de querer vivir,

cuando todavía se está en pleno esplendor de la

vida.

Pero, sin duda, tenemos lo más importante, el

único terreno que no ganan los delincuentes, la

cercanía, el apoyo, la solidaridad, y el amor de

todo un pueblo que se une al dolor de esas familias

que pasan por el peor momento de sus vidas.

La limitación de la libertad representa el

fracaso de cualquier sociedad y modo de

convivencia, y no puede estar condicionada por la

violencia y la amenaza a la vida como forma y

método de extorsión o coacción en pleno siglo XXI.

Nuestros jóvenes quieren caminar hacia nuevos

horizontes de vida y no de muerte, y tanto ellos

como todos, hombres y mujeres, reclamamos otro

mundo posible, en el que unidos por la solidaridad

y amor al prójimo, que nos es inherente, nos

situemos en la vanguardia del rescate de la

dignidad humana.

Queremos proclamar que la sociedad no puede

ni debe tolerar ni una muerte ni una agresión más.

Queremos proclamar que la sociedad no puede

justificar ni proteger a los hombres que agreden y

asesinan.

Queremos revelarnos públicamente, desde la no

violencia, denunciar las causas de estos crímenes en

la calle, pero ante todo debemos construir una

nueva forma de vida con una sociedad solidaria con

las víctimas inocentes.

¡Basta ya de violencia!

¡Sí a la paz y a la justicia!"

Comentarios...