Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Youtube
Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
Carbures avanza que su nueva planta en el Burgo será “de excelencia”

Carbures avanza que su nueva planta en el Burgo será “de excelencia”

PROVINCIA
Actualizado 11/05/2015 21:03

La firma se viste de largo con la inauguración de la nueva línea que manufacturará 75.000 piezas al año en fribra de carbono y otros componentes de vanguardia.

En la necesidad de fabricar "algo que es necesario y que nadie está fabricando" según el señalado el presidente de la firma Carbures, Rafael Contreras, este lunes se celebraba la inauguración oficial de la nueva planta que produce piezas de ingeniería y para la automoción en fibra de carbono y otros materiales compuestos en el Burgo de Osma. Contreras ha avanzado además que la factoría será "de excelencia" en el grupo que encabeza.

Carbures revoluciona así la industria del automóvil, según han señalado en la empresa, donde han explicado que los grandes fabricantes de coches han exprimido los motores para hacerlos más eficientes y menos contaminantes. "Ahora les queda trabajar en la estructura de los vehículos", han indicado. El objetivo es rebajar kilos para que impulsarlos sea más fácil y así consuman y contaminen menos. Pero el proceso de sustitución de la fabricación en metal por la de fibra de carbono chocaba con una barrera: la falta de tecnología industrial en fibra de carbono. Carbures ha roto esa barrera con el desarrollo de una tecnología propia y patentada que permite fabricar hasta 75.000 unidades al año de una pieza de coche por cada lineal de producción. La Compañía inauguraba hoy esa tecnología en su nueva fábrica burgense, de 2.600 metros cuadrados, para la fabricación de piezas de coche en fibra de carbono en España. Este modelo tecnológico industrial es el que se está replicando en Shanghai, China, para su cliente chino, Shengyan Hengrui, al que se le han vendido siete lineales de fabricación, según han indicado en un comunicado.

El nuevo cuartel general de automoción de Carbures está provisto de la tecnología Rapid Multi-Injection Compress Process (RMCP), pionera en el mundo. Un lineal de fabricación de tecnología RMCP permite fabricar piezas de coche en fibra de carbono a la misma velocidad que los lineales tradicionales en metal, cuatro veces más pesado y 3,5 veces menos resistente a los golpes. Cuando la compañía alcance la velocidad crucero de navegación, trabajando a tres turnos de 22 horas por día, 220 días al año, tendría la capacidad de producir entre 40.000 y 75.000 unidades de una sola pieza de coche por cada lineal instalado.

En el caso de piezas pequeñas, que permitan hacer más de una pieza por ciclo, la cifra se puede multiplicar hasta por diez. El nuevo lineal fabrica en ciclos de tres a seis minutos por pieza de fibra de carbono, lo que le hace plenamente competitivo, tanto en tiempo de producción como en cantidad y calidad del proceso, con la fabricación tradicional en metal.

Fibra de carbono para todos los coches

Carbures ya trabaja con importantes proveedores de piezas de coche para los grandes fabricantes. Ha desarrollado y fabricado piezas estructurales, en series cortas, que son probadas en prototipos. Son piezas que reemplazan a otras metálicas del chasis y carrocería del coche.

Así, Carbures fabrica travesaños de motor, una pieza que supera el metro de largo, apenas pesa medio kilo y aguanta más de 300 de peso, más las inercias propias del movimiento de aceleración y frenado del coche. Además de travesaños de motor, Carbures fabrica paneles de chasis (cada coche lleva seis, en la espalda, en el suelo, y en los laterales), parachoques, capós, techos y puertas y otras estructuras secundarias como faros y pilotos y elementos de la suspensión) para proveedores de primer nivel, los denominados Tier 1. Hasta el momento en series cortas, de hasta 5.000 piezas al año. Pero con su nueva tecnología, podrá multiplicar por más de diez esa cantidad y así revolucionar la industria del automóvil. Si hasta ahora, sólo los coches de alta gama y los superdeportivos montaban piezas de fibra de carbono, la RMCP de Carbures abarata los costes industriales y permite popularizar el montaje de piezas de fibra de carbono en todos los coches, para que los utilitarios y los coches más vendidos puedan montar piezas en ese material.

Series largas

En la industria de la automoción y la fabricación de piezas en fibra de carbono, la producción de 30.000 piezas anuales se considera una serie larga de fabricación. Una serie corta sería de hasta 5.000 piezas anuales. La Compañía prevé que las series largas de coches puedan fluctuar entre las 30.000/50.000 unidades anuales hasta las 200.000. Hay piezas de chasis que se utilizan en más de un modelo de coche de un mismo fabricante, pudiendo llegar la producción a 400.000 o 500.000 piezas anuales.

"El potencial de crecimiento que nuestra tecnología RMCP aporta a la Compañía es tremendo y tendrá su reflejo en la cuenta de resultados. La inauguración de esta fábrica de El Burgo de Osma es fundamental para la Compañía y supone toda una revolución en la industria de la automoción en el mundo. Nuestra capacidad industrial de fabricación en series largas de piezas en fibra de carbono nos posiciona a la vanguardia en la industria del automóvil", ha afirmado Contreras.

"A partir de ahora, todos los coches llevarán piezas del mismo material que el de un fórmula 1. La carrera por aligerar el peso de los coches ya ha comenzado y nosotros estamos en la pole position de la industria", ha añadido.

Esta carrera por fabricar coches más eficientes viene impulsada por un marco regulatorio europeo mucho más exigente en cuanto a las emisiones de los vehículos. Así, la UE penalizará con multas económicas a los coches que emitan más de 70 gramos de partículas de dióxido de carbono por kilómetro recorrido en 2025, (actualmente el límite es de 130 gramos para 2015), por lo que todos los fabricantes están volcados en el desarrollo de coches menos pesados, que sean mucho más fáciles de desplazar, de carrocería más segura y mucho más resistentes a la corrosión del agua, la sal, y otros elementos que oxidan y deterioran la chapa metálica actual.

El segundo lineal de El Burgo

En previsión del incremento tanto del número de pedidos de piezas de coche en fibra de carbono como de la cantidad de piezas por pedido, Carbures comenzará la instalación de un segundo lineal de fabricación en Burgo de Osma este mismo verano. El objetivo de la Compañía es que el núcleo central del proceso de fabricación (prensa más máquina inyección de fibra) esté instalado ya en septiembre, para después acoplarle las demás estaciones que completan el lineal: la de laminado y el proceso final de recanteo. La fábrica de El Burgo, cuando funcione a pleno rendimiento, podrá ocupar a más de 50 operarios, ahora emplea a 25. Este cuartel general de fibra de carbono para automoción tiene una ubicación estratégica al estar situado entre los grandes polos de automoción en España, como son Cataluña, Valencia y Castilla y León.

La superficie construida para la planta tiene una superficie de 2.600 metros cuadrados con la que busca sustituir los materiales para vehículos por un compuesto

El objetivo de la implantación de esta tecnología es sustituir en los vehículos metal por fibra de carbono, modelo tecnológico industrial que se está replicando en Shanghai, China, para su cliente Shengyan Hengrui, al que se le han vendido siete lineales de fabricación, según informó en un comunicado. El nuevo cuartel general de automoción de Carbures está provisto de la tecnología 'Rapid Multi-Injection Compress Process' (RMCP), "pionera en el mundo".

Así, un lineal de fabricación de tecnología RMCP permite fabricar piezas de coche en fibra de carbono "a la misma velocidad" que los lineales tradicionales en metal, cuatro veces más pesado y 3,5 veces menos resistente a los golpes.

Cuando la compañía alcance la "velocidad crucero de navegación", a tres turnos de 22 horas por día, 220 días al año, tendría la capacidad de producir entre 40.000 y 75.000 unidades de una sola pieza de coche por cada lineal instalado. En el caso de piezas pequeñas, que permitan hacer más de una pieza por ciclo, la cifra se puede multiplicar hasta por diez.

El nuevo lineal fabrica en ciclos de tres a seis minutos por pieza de fibra de carbono, lo que le hace "plenamente competitivo", tanto en tiempo de producción como en cantidad y calidad del proceso, con la fabricación tradicional en metal.

"El potencial de crecimiento que nuestra tecnología RMCP aporta a la compañía es tremendo y tendrá su reflejo en la cuenta de resultados. La inauguración de esta fábrica de El Burgo de Osma es fundamental y supone toda una revolución en la industria de la automoción en el mundo. La capacidad industrial de fabricación en series largas de piezas en fibra de carbono nos posiciona a la vanguardia en la industria del automóvil", ha afirmado el presidente de Carbures, Rafael Contreras.

En previsión del "incremento" tanto del número de pedidos de piezas de coche en fibra de carbono como de la cantidad de piezas por pedido, Carbures comenzará la instalación de un segundo lineal de fabricación en El Burgo de Osma este mismo verano.

El objetivo es que el núcleo central del proceso de fabricación (prensa más máquina inyección de fibra) esté instalado ya en septiembre, para después acoplarle las demás estaciones que completan el lineal: la de laminado y el proceso final de recanteo.

La fábrica de El Burgo de Osma, cuando funcione a pleno rendimiento, podrá ocupar a más de 50 operarios, mientras que ahora emplea a 25. Este 'cuartel general' de fibra de carbono para automoción tiene una ubicación "estratégica" al estar situado entre los "grandes polos" de automoción en España, como son Cataluña, Valencia y Castilla y León.
Comentarios...
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información