Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Google+
Compartir:

CAPITAL

El Ayuntamiento vigilará el cumplimiento de la ordenanza sobre perros

Actualizado 19/06/2015 17:51:58

La norma municipal contempla sanciones de entre 30 y 150 euros por no recoger los excrementos de los canes y de 150 a 1.500 en el caso de ser reincidentes. El año 2014 se cerró con 16 sanciones y en 2015 ya se han tramitado 8.

El Ayuntamiento de Soria con el fin de lograr una mejor convivencia de vecinos y animales domésticos, ha insistido, vía Concejalía de Servicios Locales, en la importancia de cumplir las normas recogidas en la ordenanza y en la necesaria colaboración de los propietarios, algunos de los cuales no cumplen las exigencias más básicas como el uso de la correa o la recogida de los excrementos con sus consecuencias para la salud de las personas, especialmente los niños y también de forma destacada para los empleados de parques y jardines. El Consistorio ha elaborado diferentes campañas durante todos estos años insistiendo en la señalización, la información, la delimitación de áreas, la promoción de comportamientos adecuados y el trabajo con sectores directamente implicados. Pero a todas estas líneas, que han supuesto mejoras pero no erradicar el problema, hay que sumar las tareas de vigilancia de la Policía Local y denuncia de las infracciones para conseguir que no se obvie la normativa y que no se reincida en estos comportamientos poco cívicos de algunos dueños.

De esta forma, durante el año 2014 se impusieron 16 sanciones relacionadas con tendencia de animales en las vías públicas en su mayoría por no recoger excrementos y no usar correas. En lo que llevamos de 2015 se han multado a ocho propietarios. Las sanciones tienen una cuantía de entre 30 y 150 euros y en el caso de ser reincidente pueden ir de los 150 a los 1.500. Desde el Consistorio se recalca que la sanción debe ser el último paso y por ello se pide la implicación ciudadana y se sigue trabajando otras vías como la creación de zonas delimitadas en distintos barrios de la ciudad.

El Ayuntamiento de Soria ponía en marcha en febrero una nueva campaña para mejorar la concienciación de los dueños de los canes especialmente en zonas ajardinadas y áreas urbanas con nuevos espacios de esparcimiento para las mascotas y la prohibición del acceso a otras con presencia de niños y juegos infantiles. Se incluyó nueva señalización para explicar los usos y fomentar normas básicas de comportamientos cívicos de los propietarios de las mascotas. También se han repartido folletos informativos y bolsas de plástico para recoger excrementos de los animales. El reparto del díptico y de las 100 bolsas por usuario se ha llevado a cabo en la propia SAC del Consistorio presentando la cartilla del perro y también en colaboración con la Protectora de Animales Redención.

Esta campaña se ha puesto en marcha también en colaboración con los trabajadores de parques y jardines que sufren de forma directa los comportamientos poco adecuados de algunos dueños que hacen que el trabajo en los parques se complique e, incluso, pueda afectar seriamente a la salud.

“Nos hemos reunido con colectivos, trabajadores de jardines, Redención y hemos puesto en marcha esta campaña, que extenderemos a sectores implicados con un primer objetivo basado en sensibilizar en el uso de bolsas para recoger los excrementos de los perros y, en segundo lugar, la búsqueda de zonas de esparcimientos para los propios animales cuyos dueños también demandaban estos espacios”, ha recordado el concejal de área.

Así, Javier Antón ha recordado la existencia de estos lugares en el parque de Santa Clara, La Tejera, el área ‘agility’ en la U25 que se suman a los de Santa Bárbara y Bosque Infantil y al proyectado en Prados Vellacos. El concejal ha querido insistir en que “el uso de estos espacios no eximen del cumplimiento de la ordenanza, teniendo controlado el perro, no perjudicando al resto y recogiendo”. “También nos han trasladado que algunos dueños se relajan en sus obligaciones en las zonas verdes y debemos recordar que sigue siendo un riesgo para las personas y también para otros perros”, ha explicado el responsable municipal, quien también ha matizado que “se ha establecido una prohibición absoluta en las zonas infantiles como lógicas medidas de higiene”.

La Policía Local reforzará la vigilancia en las zonas donde se detecta en mayor medida este problema con el objetivo de que “los dueños de los perros que no cumplen con sus obligaciones vean que pueden ser sancionados y que tienen que cumplir una serie de deberes”.

Conseguir que estos comportamientos respetuosos con los demás y el entorno se vean como esenciales, será el objetivo prioritario hacia el que caminan todas estas medidas. Por ello, se busca que todos los vecinos y vecinas sepan las consecuencias directas que tiene no cumplir con las obligaciones de usar bolsas y mantener la ciudad limpia. Las heces de los animales pueden transmitir enfermedades y cada propietario debe ser consciente de su papel y responsabilidad.

Además, en el Consistorio han destacado que esta actitud antihigiénica tiene claras consecuencias para el desempeño de muchos trabajos de quienes "todos los días se encargan de adecentar y limpiar la ciudad para el disfrute de todos los ciudadanos y que no deberían encontrarse con este problema añadido y fácilmente evitable con educación".

comments powered by Disqus
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información