Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Google+
Compartir:

CAPITAL

Sanidad se reafirma en la II fase del hospital de Santa Bárbara

Vista parcial del hospital de Santa Bárbara de Soria. / SN
Vista parcial del hospital de Santa Bárbara de Soria. / SN
Actualizado 04/09/2015 12:28:59

El consejero del ramo ratifica el compromiso de la Junta con el modelo público en una legislatura en la que reforzará la relación con los pacientes, potenciará el papel de los profesionales e impulsará la innovación.

El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, ha expuesto hoy viernes en su comparecencia de legislatura las 84 medidas que vertebrarán su trabajo para los próximos cuatro años, y que están estructuradas en seis líneas estratégicas: salud pública, nuevo papel de los profesionales, cambios organizativos, infraestructuras, innovación e investigación y nueva relación con los pacientes. Algunas de esas medidas concretas anticipadas hoy se refieren a la seguridad alimentaria, la inclusión de la vacuna de la varicela en el calendario infantil, el impulso a los programas de detección precoz de cáncer, una mayor capacidad de resolución a la atención primaria y lograr que la relación entre los niveles asistenciales sea un proceso continuo y fluido y más información al ciudadano y mayor participación del paciente en los procesos asistenciales. Dentro del Plan de Inversiones Sociales Prioritarias del Gobierno autonómico, Sáez Aguado ha destacado que se finalizarán las obras del Hospital Clínico de Salamanca y del Hospital Provincial de Zamora y avanzarán de forma importante las obras de ampliación y reforma del Hospital Clínico Universitario de Valladolid y del Hospital Santa Bárbara de Soria.

El desarrollo de seis líneas estratégicas y la puesta en marcha de 84 medidas son los ejes en torno a los que ha girado la comparecencia del consejero de Sanidad, Antonio María Sáez, en la Comisión de Sanidad de las Cortes de Castilla y León para exponer las líneas de trabajo que desarrollará su departamento a lo largo de la presente legislatura. Son líneas y medidas que materializan el empeño del Gobierno autonómico por mantener y mejorar el actual modelo de sanidad pública universal y gratuita, y que pasa por continuar con la titularidad pública de los centros, la gestión pública de los servicios sanitarios y la vinculación de los profesionales como empleados públicos.

En la pasada legislatura ya se fue avanzando en esta dirección pese a las dificultades presupuestarias derivadas de la crisis económica. Así, en la última década el presupuesto de la Consejería de Sanidad se ha incrementado en un 34,9 % y 2014 se cerró con un gasto por habitante de 1.283 euros –la tercera de las comunidades no forales con mayor cuantía-. La reducción de los conciertos con centros privados en un 27 % a lo largo de los últimos cuatro años para asumir una mayor parte de la atención con recursos propios es otra muestra de los trabajos en esta dirección.

Además, el consejero de Sanidad ha trasladado a los grupos parlamentarios una propuesta para establecer una posición compartida sobre las bases del modelo sanitario de Castilla y León que permita trasladar a ciudadanos y a profesionales tranquilidad y certidumbre sobre la sanidad pública y ha anticipado que, una vez más, la sanidad será una prioridad política que tendrá reflejo en el presupuesto.

Por todo ello, las seis líneas de trabajo que pretenden mejorar el funcionamiento del sistema público son: la dimensión colectiva del derecho a la salud y la salud pública; el papel de los profesionales; los cambios organizativos; las infraestructuras; la innovación, y una nueva forma de relación con pacientes y ciudadanos.

La dimensión colectiva de la salud

Preservar, proteger y promover la salud es una de las funciones básicas de la Consejería de Sanidad. Por ello, orientar el sistema sanitario hacia la mejora de las intervenciones de salud pública es eje esencial de las políticas desarrolladas por el departamento. Así, para los próximos cuatro años muchas medidas van encaminadas hacia este objetivo.

En primer lugar, en el ámbito de la protección de la salud, se mejorará la salubridad y la calidad del agua de consumo, completando el estudio de las 5.687 captaciones de agua subterránea con el control de nuevos contaminantes biológicos, y se avanzará en las estrategias de reducción del riesgo en materia de seguridad química con la creación de un registro de Biocidas. Asimismo, se incrementarán los niveles de seguridad alimentaria en los establecimientos con población de riesgo, para lo que se estrechará la colaboración con el sector educativo –que cuenta con 497 comedores escolares-, con el sector asistencial y con los Servicios Sociales.

Se integrará el control sanitario oficial de las más de 100 empresas que exportan productos alimenticios a países terceros y se adecuará la prestación de la inspección de los servicios veterinarios para facilitar el trabajo de los 125 mataderos establecidos en Castilla y León.

La prevención de la enfermedad es el otro de los pilares de la Salud Pública. La adaptación del calendario de vacunación infantil a los nuevos requerimientos del Sistema Nacional de Salud, con la inclusión de la vacuna de la varicela el próximo mes de enero y el impulso a la vacunación del adulto, tratando de elevar las tasas de cobertura en la vacunación de la gripe y el neumococo, son dos de los aspectos fundamentales que se abordarán de manera inmediata. Se realizarán determinaciones a todos los recién nacidos para la detección precoz de cuatro nuevas enfermedades endocrino-metabólicas.

La Consejería de Sanidad fomentará además la declaración y el conocimiento de las enfermedades de declaración obligatoria de los profesionales sanitarios mediante formación específica sobre la materia. También se impulsarán los programas de detección precoz de cáncer y se actualizará el Consejo Genético del Cáncer Hereditario.

En materia de promoción de la salud, se fortalecerá el papel de los profesionales de atención primaria, que realizan 30 millones de consultas cada año, en el consejo integral de hábitos saludables para fortalecer la educación para la salud y se constituirá la Red de Municipios promotores de vida saludable.

Por su parte, en el ámbito de la ordenación sanitaria uno de los objetivos que se marca el departamento dirigido por Antonio María Sáez es el de facilitar el establecimiento de centros y servicios sanitarios en la Comunidad, reduciendo las trabas administrativas y, paralelamente, incrementando los controles sobre la actividad de los ya existentes. Además, se firmarán convenios de colaboración con los colegios profesionales para perseguir prácticas ilícitas, especialmente en lo relativo a publicidad engañosa.

Otra de las líneas en la que se quiere seguir trabajando es la de garantizar una adecuada atención farmacéutica, facilitando el acceso a los medicamentos en caso de desabastecimiento. También se desarrollarán mecanismos para habilitar a las oficinas de farmacia para participar en los programas de salud pública y a los establecimientos de veterinaria para la prevención de las zoonosis. Y se fomentará la calidad de la vigilancia de la salud de los trabajadores realizada por los servicios de prevención.

Por último, en materia de información sanitariase implantarán encuestas específicas de salud poblacionales, se elaborará una tabla de riesgo cardiovascular propia, ajustada a los datos de la población de Castilla y León para identificar a las personas con riesgo elevado y se extenderán a las redes sociales los sistemas de información existentes en el ámbito de la salud pública, en especial la polínica, la información sobre la calidad de las aguas y la información epidemiológica más relevante. Además se pondrá en marcha un Sistema de Información Microbiológico y se potenciará la organización de la red de alertas de salud pública.

El papel de los profesionales

Transitar hacia una organización más horizontal en la que se alineen clínica y gestión, que otorgue un mayor grado de autonomía a los profesionales a la hora de organizar su trabajo es uno de los objetivos que se marca la Consejería de Sanidad para esta legislatura, en la que además se mejorarán las condiciones laborales, se retirarán progresivamente las medidas restrictivas asociadas a la crisis y se incrementará el reconocimiento y las expectativas de desarrollo profesional de los sanitarios. Sacyl contratará como especialistas a los 60 mejores residentes una vez finalizada su especialización. Además, se desarrollará la gestión clínica, de manera que en 2015 se aprobarán las primeras unidades y anualmente se irán incorporando nuevos equipos. Asimismo, se estudiará introducir medidas de eficiencia con las que se incentive el cumplimiento de los objetivos institucionales y el esfuerzo de los profesionales y se diseñará un proyecto de reconocimiento a las unidades y profesionales que alcancen buenos resultados en calidad y seguridad. En 2016 se aprobará la Estrategia de Prevención de riesgos Laborales 2016-2020.

En esta vía se promoverán alianzas estratégicas entre dispositivos asistenciales, es decir, se establecerá un funcionamiento en red gracias al cual se aportará más valor al proceso asistencial, se evitarán duplicidades y se logrará dar mejores respuestas a necesidades concretas. Está previsto que en 2017 se constituya la primera red de servicios interhospitalarios dirigida por un especialista propuesto por los profesionales.

Además, a lo largo de la legislatura se consolidarán la Red del Código Infarto y la Red del Código Ictus, que incluyen servicios interhospitalarios y extrahospitalarios, con la inclusión de las unidades de Emergencias Sanitarias y Atención Primaria. También se realizará una nueva regulación del funcionamiento de los centros sanitarios en la que se asignará a los consejos de gestión de atención primaria y las juntas técnico-asistenciales de los hospitales nuevas funciones en el gobierno de los centros sanitarios.

Se adoptarán además medidas para promover la profesionalización de los directivos sanitarios y para evaluar de forma periódica el desempeño de los jefes de servicio de los hospitales, con indicadores objetivos que permitan medir, analizar y comparar las distintas facetas de su trabajo.

Cambios organizativos

Reforzar el carácter público del sistema y lograr la máxima eficiencia requiere de una serie de medidas que se pueden concretar en cinco puntos. El primero de ellos, avanzar hacia una progresiva continuidad asistencial e integración entre la atención primaria y la hospitalaria, lo que supone, en primer lugar, desarrollar un Plan de Mejora de Atención Primaria consensuado con los profesionales y las sociedades científicas; también se debe facilitar una mayor capacidad de resolución a la atención primaria, por lo que se promoverá un mayor tiempo de atención clínica, y se trabajará para que la relación entre niveles sea un acto continuo en el que intervengan todos los profesionales que participan en el proceso asistencial. Al finalizar la legislatura habrá un sistema de citación y de programación de consultas único entre primaria y hospitalaria, y los profesionales dispondrán de guías asistenciales compartidas que permitan registrar en la Historia Electrónica del Paciente todas las actuaciones. En 2016 se crearán las primeras Gerencias Integradas en 6 de las 11 Áreas de Salud.

En segundo lugar, se continuará con el desarrollo de la Estrategia de Atención al Paciente Crónico, facilitando nuevos instrumentos de información a los profesionales y mejorando, también en este ámbito, la integración asistencial. Para ello se constituirán equipos multifuncionales con profesionales de atención primaria y de los hospitales y se definirán de forma más concreta las competencias avanzadas de los profesionales de enfermería.

El tercer punto, muy vinculado con el anterior, es la ampliación de la atención sociosanitaria con la extensión de las Unidades de Convalecencia Sociosanitaria en todas las áreas de salud y la puesta en marcha del proceso de atención integrada a los pacientes crónicos y dependientes en su domicilio, que contará con los servicios sanitarios y los servicios sociales. Además, se llevará a cabo un proyecto de integración asistencial en residencias de carácter social y se avanzará en la conexión de la historia clínica y la historia social a nuevos centros residenciales. Asimismo, se ampliará a nuevos centros residenciales el modelo de atención farmacéutica sociosanitaria.

La gestión clínica y las alianzas entre servicios y dispositivos asistenciales son la cuarta medida englobada en los cambios organizativos. Se establecerán sistemas de incentivación para los profesionales de las unidades de gestión y de otras unidades vinculadas al cumplimiento de los objetivos que los propios profesionales hayan establecido, referidos sobre todo a la calidad, la eficiencia y los resultados de los procesos.

Dentro de este apartado destaca la aprobación, en 2016, de tres nuevos Decreto: la regulación de la red de trasplantes; la norma que actualice el funcionamiento de la red de hemoterapia y hemodonación, y la actualización del sistema autonómico de unidades, servicios y prestaciones de referencia. También se pondrán en marcha un Plan de Cuidados Paliativos que garantice la equidad en la prestación de estos cuidados en toda la Comunidad y un Plan Estratégico de los Servicios de Urgencia Hospitalarios donde se priorice en función de la gravedad y prestando especial atención a la información a familiares y pacientes durante la urgencia.

Y como quinto y último punto, algunas mejoras vinculadas a la gestión presupuestaria y de material. Se avanzará, en este sentido, en la adecuación y racionalización de las estructuras periféricas y centrales. Se desarrollará el modelo de contabilidad de costes y control de gestión de la Gerencia Regional de Salud, y se potenciará la compra centralizada de bienes y servicios de uso sanitario, estrategia que ha supuesto en los últimos años ahorros del 15 %, estimados en una cifra anual de 20 millones de euros.

Infraestructuras

Una línea de actuación fundamental, tal y como anunció el presidente de la Junta de Castilla y León, será la aprobación del Plan de Inversiones Sociales Prioritarias que, en lo referente a sanidad, impulsará las actuaciones actualmente en marcha y la ejecución de nuevos proyectos, siempre garantizando el mantenimiento y la operatividad de todas las instalaciones y equipos en uso.

Así, respecto de las obras en ejecución los compromisos de inversión son, en primer lugar, la finalización y puesta en servicio del Hospital Clínico Universitario de Salamanca y del Hospital Provincial de Zamora, así como el impulso en la obra de ampliación y reforma del Hospital Clínico Universitario de Valladolid y la ejecución de la fase II del Hospital Santa Bárbara de Soria. En cuanto a las nuevas actuaciones, se construirán o ampliarán al menos 20 centros de salud; se comenzará a construir el nuevo Hospital Universitario de Palencia, cuyo bloque técnico estará en servicio antes de finalizar la legislatura y se construirá el nuevo Hospital de Aranda de Duero.

A lo largo de los próximos cuatro años, además de las inversiones en obra y equipamiento, la Consejería de Sanidad impulsará la dotación del equipamiento tecnológico de los centros, para lo que se implantará una herramienta informática que permitirá planificar y gestionar las necesidades de renovación de tecnología, así como programar las actuaciones de mantenimiento en garantía de su mayor rendimiento y durabilidad. Asimismo, se seguirá colaborando con los ayuntamientos para mejorar la red de consultorios locales y se impulsarán todas las medidas que incidan en la sostenibilidad y eficiencia energética.

Innovación

La investigacióny la innovación ya fueron ejes prioritarios durante la pasada legislatura, en la que se dieron importantes pasos para su desarrollo en Castilla y León. Así, entre otras actuaciones, se logró la acreditación del Instituto Biosanitario de Salamanca (IBSAL) por el Instituto Carlos III, se ha incrementado el apoyo a grupos y centros de investigación mediante la concesión de subvenciones directas y nominativas y se ha potenciado la participación de redes a través de proyectos colaborativos y multicéntricos aprovechando recursos y compartiendo los resultados. Además, se ha creado una línea específica de intensificación de la actividad investigadora en Castilla y León y se ha autorizado el funcionamiento de cinco biobancos.

Para la presenta legislatura se quiere seguir trabajando en esta línea y se otorgará un peso importante a la financiación de los proyectos de investigación. En este sentido, se constituirá una fundación propia y exclusiva para gestionar el IBSAL, cuyo apoyo se reforzará con la formalización de acuerdos con grupos de excelencia en la investigación. Además, se financiarán más de 400 proyectos de investigación en régimen de concurrencia competitiva, y se intensificará a 60 profesionales, liberándolos parcialmente de su actividad asistencial para que dispongan de mayor tiempo para la investigación.

Asimismo se facilitará el apoyo a los siete grupos de excelencia en terapia celular y medicina regenerativa de Castilla y León –IOBA, INCYL, IBGM, Hematología-HUSAL, ICICOR-TECAM, CIC Y Bioforge- y se desarrollará un programa operativo para gestionar proyectos de innovación sanitaria que permita el acceso a los fondos internacionales de apoyo a la I+D. La creación de la primera Unidad de Ensayos Clínicos de Farmacología Humana en Fase I potenciará la realización de ensayos clínicos, facilitando los trámites administrativos y el reclutamiento de pacientes.

En cuanto a los sistemas de información, también son numerosas las iniciativas con las que se pretende mejorar las comunicaciones entre los centros asistenciales y también entre los centros y los ciudadanos. En este sentido, la Consejería de Sanidad seguirá trabajando para lograr la mayor interoperabilidad de los sistemas propios y con el resto de comunidades a través del servidor de terminología clínica, que normaliza todos los catálogos existentes en los centros de Sacyl y que facilitará la evolución al modelo de historia clínica europea.

Otro hito destacado es el despliegue de un repositorio de datos clínicos (CDR) que actuará como contenedor único de toda la información del paciente, con lo que se logrará que esta sea transversal a toda la organización. Se ampliarán también los dispositivos de imagen y se renovará el parque de ordenadores de la Gerencia Regional de Salud para el despliegue de la historia clínica electrónica de hospitales y la receta electrónica.

También comenzará a funcionar una plataforma integrada y continua de la atención urgente y se incrementarán las consultas telemáticas y pruebas diagnósticas en el ámbito de la atención primaria para evitar desplazamientos de los pacientes. El anillo radiológico, disponible ya en los Hospitales, permitirá acceder a más de 15,6 millones de estudios radiológicos digitalizados a todos los médicos de familia.

Nueva relación con pacientes y ciudadanos

Ciudadanos y pacientes aspiran a una sanidad accesible, rápida y de calidad, y para ello la Consejería va a trabajar en torno a tres ejes: accesibilidad, información y participación. En relación a la accesibilidad, se mantendrán los recursos de atención primaria -247 centros de salud y 3.652 consultorios locales que hacen que sea la más accesible del Sistema Nacional de Salud- y se avanzará en el acceso a la atención hospitalaria, donde se gestionará la demanda en función de criterios clínicos vinculados a la gravedad y a sus consecuencias. Así se ha organizado en los últimos años la demandad e intervenciones quirúrgicas –logrando que casi la totalidad de los casos graves sean operados en menos de 30 días- y por ello en esta legislatura se presentará anualmente un plan de reducción de demoras orientado a reducir el tiempo de espera y ordenar el acceso a las prestaciones diagnósticas y terapéuticas.

Para que la información se más accesible a todos los ciudadanos, el 60 % de las camas hospitalarias dispondrán de sistemas multimedia multifunción. Además, se adaptará la historia clínica y los sistemas de cita para posibilitar las consultas no presenciales así como los sistemas de control, seguimiento y adhesión a tratamientos en el domicilio. Se desplegará en todos los hospitales el sistema de recordatorio de citas a través de sms y correo electrónico.

Dentro del proyecto SACYL-CONECTA, se completará la información clínica y administrativa de la carpeta del paciente y se creará una plataforma de participación para la asociaciones de pacientes, familiares y ciudadanos. Asimismo, se incrementarán los contenidos del Portal de Salud y en especial del Aula de Pacientes. Finalmente, se pondrá en marcha un sistema de citación para consultas externas que aúne la atención primaria y especializada.

Por último, para mejorar laparticipación de los pacientes, se potenciará el funcionamiento del Consejo Castellano y Leonés de Salud y de los Consejos de salud de Área y se impulsará y ampliará la colaboración de la Consejería de Sanidad con las asociaciones de pacientes.

Las 84 medidas avanzadas este viernes por el consejero pueden consultarse también aquí o en el archivo que se acompaña a esta información.

comments powered by Disqus
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información