Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Youtube
Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
La Junta abate un perro que venía perseguiendo al ganado en varias ocasiones

La Junta abate un perro que venía perseguiendo al ganado en varias ocasiones

SORIA RURAL
Actualizado 03/02/2017 17:40

Ante la imposibilidad de capturar vivo el animal, y al objeto de evitar nuevos daños a las reses, se optaba por esta medida amparada en la legislación vigente.

Ante las informaciones aparecidas en diversos medios de comunicación, respecto al abatimiento de un perro de caza por un celador del Servicio Territorial de Medio Ambiente en terrenos de la Reserva Regional de Urbión, en el término municipal de Vadillo, la Delegación Territorial de la Junta manifiesta su total apoyo al trabajo que tanto los celadores como los agentes medioambientales desarrollan en la provincia.

Respecto al asunto en cuestión, y ante las dudas que hayan podido surgir en cuanto al procedimiento desarrollado, la Delegación Territorial ha informa de los detalles y antecedentes que llevaron a tomar la decisión de abatir al animal ante la imposibilidad de llevar a cabo otro tipo de medidas alternativas. A la vista del informe emitido, tanto el Servicio Territorial de Medio Ambiente como la Delegación Territorial consideran la actuación desarrollada profesionalmente correcta, con el objeto de evitar nuevos daños a la ganadería, una vez comprobado que el animal abatido era el mismo que llevaba días errando por el entorno de la explotación.

Antecedentes

Durante el último mes y medio se habían registrado diversos ataques sucesivos al ganado vacuno en una explotación ganadera situada en la localidad de Casarejos, en terrenos incluidos en la Reserva Regional de Caza de Urbión, gestionada por la Junta de Castilla y León.

Los celadores del Servicio Territorial de Medio Ambiente destinados en esta Reserva, alertados por el propietario de la explotación, procedieron a realizar la correspondiente inspección y el posterior informe de daños por muerte de dos terneros, los días 23 de diciembre de 2016 y 3 de enero de 2017.

Inicialmente, cabía la posibilidad que dichos sucesos hubieran sido provocados por lobo, pero una vez inspeccionados los restos de los animales y oída la versión del ganadero se apreció que el causante era previsiblemente perro. Para confirmar la sospecha, al igual que en otros sucesos de ataques denunciados en otros puntos de la provincia, se instalaron cámaras de fototrampeo, mediante cuya utilización pudo identificarse claramente a tres perros errantes que frecuentaban la explotación ganadera. Dos de estos perros, de pequeño tamaño, fueron capturados con posterioridad, pudiendo identificarse a través del microchip a sus propietarios, a quienes se les dio el aviso pertinente de controlar los perros. El tercer perro, de raza podenco, además de aparecer en las imágenes de las cámaras, fue visto con posterioridad en varias ocasiones corriendo detrás del ganado, sin que fuese posible su captura.

El 21 de enero de 2017 se localizó un nuevo ternero muerto, persistiendo las denuncias del propietario de la explotación ganadera. Una vez más, se vuelve a ver al perro podenco en el entorno del ganado.

Finalmente, el día 24 de enero, en colaboración con miembros de la Guardia Civil, un celador del Servicio Territorial de Medio Ambiente intenta capturar al perro sin éxito. Es por ello que, para evitar más daños al ganado ovino y ante la imposibilidad de su captura, se toma la decisión de su abatimiento, acción esta amparada en el Decreto 32/2015, de 30 de abril, por el que se regula la conservación de las especies cinegéticas de Castilla y León, su aprovechamiento sostenible y el control poblacional de la fauna silvestre (art. 20. 3.- En los terrenos de gestión cinegética pública los agentes de la autoridad definidos en la Ley 4/1996, de 12 de julio, podrán realizar acciones de control poblacional sobre animales domésticos asilvestrados, previa autorización de la Dirección General competente en materia de caza), y en la Resolución de 14 de enero de 2016 de la Dirección General del Medio Natural, por la que se aprueba el Plan de Caza de la Reserva Regional de Urbión para la temporada 2016-2017 (norma en la que se recogen esas autorizaciones).

A través del microchip del perro se pudo identificar a su dueño, a quien se le informó por parte de la Guardia Civil del suceso. En ese momento, según consta en el propio informe, el propietario del perro, además de manifestar su desprecio por el animal, profirió amenazas hacia el ganadero y el celador medioambiental.

Según ha conocido el Servicio Territorial de Medio Ambiente, la Guardia Civil ha cursado una denuncia contra el propietario del perro por infringir una serie de preceptos del Decreto 134/1999, de 24 de junio, por el que se aprueba el Reglamento de la Ley 5/1997, de 24 de abril, de Protección de los animales de compañía, como son mantener a los animales en los lugares en los que no pueda ejercerse sobre los mismos la adecuada vigilancia; falta de custodia y protección; y no censarle en el ayuntamiento de residencia.

Comentarios...
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información