Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Google+
Compartir:

SORIA RURAL

Plantar tuya y aligustre ayuda a reducir la virulencia del fuego forestal en áreas semipobladas

Actualizado 09/03/2017 12:35:26

Un estudio de la Universidad de Córdoba determina cuáles son las mejores especies para evitar que las llamas alcancen las viviendas en los incendios que afectan a urbanizaciones y zonas rurales en mitad de la montaña.

Veinticuatro meses de trabajo y dos veranos a más de 40 grados han pasado los integrantes del equipo de investigación AGR 221 Silvopacicultura de la Universidad de Córdoba (UCO) para probar cuáles son las especies más adecuadas para reducir la virulencia con la que los incendios forestales amenazan a las zonas de viviendas repartidas por el monte. Esas urbanizaciones, que a menudo ocupan los titulares cuando sus habitantes se ven obligados a ser evacuados, han sido estudiadas con minuciosidad por los ingenieros e investigadores de la UCO, que sin la espectacularidad de los bomberos, trabajan en la extinción de las llamas a base de matemáticas y ciencia.

Concretamente, los profesores de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica y de Montes (ETSIAM) de la esta universidad andaluza Juan Ramón Molina, Francisco Rodríguez y Silva y Miguel Ángel Herrera y el investigador Teodoro Martín han calculado cuánto tardan en empezar a arder y cuánto tiempo mantienen la llama las 18 especies más utilizadas en el paisajismo de las urbanizaciones. Las han comparado y han llegado a la conclusión de que son la tuya y el aligustre las plantas que cualquier persona propietaria debería emplear en los setos de sus viviendas si quiere mitigar los impactos de las llamas sobre sus viviendas.

Los resultados obtenidos por los investigadores de la Universidad de Córdoba son trasladables a todo el área mediterránea donde el diseño de jardines es bastante similar, según ha explicado Molina, quien advertía que dado el protocolo de actuación en la extinción, que prioriza las viviendas sobre el monte, así como el incremento de la virulencia de incendios relacionado con el cambio global, la prevención en los entornos urbanizados es fundamental para conseguir que una vez que suenen las sirenas y lleguen los bomberos a la zona, se puedan dedicar todos los recursos posibles a salvar la vegetación natural y no sólo la que adorna las casas.

El equipo de la UCO trabaja codo con codo con el US Forest Service, el organismo del gobierno estadounidense que agrupa a la comunidad científica, a las administraciones estatales y locales y a la empresa privada para proteger su patrimonio forestal de los incendios o de los ladrones de picnics como 'Yogui' -¿quién no recuerda la diligencia del guardabosques de Jellystone?-. Ficciones aparte, para los expertos de la UCO, el modelo americano de gestión es al que se debería caminar en España, de forma que la transferencia del conocimiento generado en los laboratorios llegase de manera automática a los técnicos que se ocupan de la prevención y extinción.

Sobre estos asuntos debatían a finales de febero más de un centenar de investigadores dentro del seminario 'Paisajes e incendios forestales. Diagnóstico y supresión', impartido por el profesor Francisco Rodríguez Silva, de la UCO, y dos de los investigadores de mayor reconocimiento en este campo: los estadounidenses Dave Calkin y Matt Thompson, de la Rocky Mountain Station, uno de los centros científicos del US Forest Service.

comments powered by Disqus
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información