Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Youtube
Compartir:

ESPECIALES

Qué hay que tener en cuenta en la compra de un colchón

Actualizado 25/07/2017 15:50:34

Factores que nos ayudarán en la elección de nuestro futuro colchón

Si al despertar nota entumecimiento en los músculos, amanece con dolores, o tiene la sensación de no haber descansado son claros síntomas de que el colchón que utiliza necesita una renovación.

En España, se tarda de media 2,5 años más en cambiar el colchón que utilizamos por uno nuevo, obteniendo como resultado estos desajustes en nuestro tiempo de sueño. Dormir, es una de las necesidades básicas del ser humano y por ello debemos ser responsables con nuestro descanso. Pero ¿qué debo tener en cuenta para elegirlo adecuadamente?

No existe el colchón perfecto

Cada persona es diferente. La postura en la que duerme, su temperatura corporal, su peso… son matices que afectan a la hora de elegir un buen colchón. No existe uno que sea mejor para todo el mundo, puesto que según los factores citados anteriormente es probable que la persona duerma mejor en un colchón determinado por ciertas características, que pueden ser también colchones un tanto fuera de lo común, a valorar consultando colchones de agua en opinionescolchones.com.

Durante algún tiempo se propagaba la idea de que los colchones eran mejores según su grado de firmeza, siendo los más duros mejores. Sin embargo, se ha llegado a la conclusión de que no es así, y que depende del individuo que lo utilice. Además, también será importante el material del que esté hecho, pues puede afectar a la temperatura y otros valores, así como la utilización de un buen cojín.

Tener un buen colchón nos ayudará a que las horas de descanso sean más eficaces. / Foto: Findingmastery.net

Materiales y tipos de colchones

El tipo de colchón será una de las características más importantes a la hora de elegir un nuevo colchón. Aunque existen muchos modelos con diferentes materiales, a continuación, se encuentran los más generales:

El clásico colchón de muelles, recomendable para aquellas personas calurosas o que sudan mucho debido a su gran nivel de transpiración. Aunque es muy elástico – característica positiva especialmente para personas cuyo peso es elevado –, este tipo de colchones tienden a deformarse por la zona central, por lo que su vida no es especialmente larga.

Luego se encuentra el látex, que se caracterizan por ser transpirables, antialérgicos y combinar elasticidad y firmeza. Pueden estar formados por látex natural o sintético, o ambos a la vez, y suelen representar una buena opción por su buen envejecimiento.

El colchón de espuma resulta una optativa económica pero no muy recomendable para un colchón de diario. La firmeza de estos dependerá del tipo de espuma utilizada, normalmente la base es poliuretano sintético.

Por otro lado, la espuma viscoelástica se define por su firmeza y capacidad de adaptación a las curvas del cuerpo. Los colchones viscoelásticos, antes exclusivamente terapéuticos, dan ahora el salto a los hogares convirtiéndose en otra de las opciones.

Para finalizar, los colchones de agua representan una opción buena para aquellas personas que no se mueven mucho en la noche pues se adaptan bien al cuerpo, pero pueden resultar incómodos si se duerme boca abajo. Quizás representan una de las opciones más complicadas por las que determinarse debido a su conservación, sin embargo, siempre se puede visitar alguna página especializada donde ver las características y opiniones, así como comparar los diferentes tipos.

comments powered by Disqus
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información