Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Youtube
Compartir:

OPINIóN

De cómo las imágenes ayudan a ocultar o visibilizar una tragedia

Actualizado 21/08/2017 13:50:59

Tribuna de opinión de Sergio García, director de Soria Noticias.

El pasado jueves Cataluña sufría los peores ataques terroristas perpetrados en nuestro país desde el 11-M. Ante la barbarie solo queda el acompañamiento a las víctimas y el reconocimiento y apoyo sin fisuras hacia quienes a diario lucha para evitar - y muchas veces conseguir - que esto suceda.

Paralelamente al atentado surgieron los debates políticos de siempre, en un país con tanta miseria moral ni una tragedia se queda sin ser usada para intentar sacarle rédito. Vayan desde estas líneas mi más absoluto desprecio para quienes usaron los atentados para intentar arrimar el ascua a su sardina, sea esta cual sea. Pero hay un debate, que se escapa de lo político para meterse en lo sociológico del que si me gustaría opinar, el debate de las fotos.

Primero porque nos permite ver qué tipo de sociedad estamos construyendo, segundo porque afecta profesionalmente a nuestro sector y, tercero, porque en pequeña escala lo vivimos en nuestra provincia cada vez un suceso trágico sacude nuestra tranquila cotidianidad. ¿Se deben publicar imágenes dolorosas en los medios de comunicación? Yo creo que sí. ¿De un atentado? Ahí lo tengo más seguro; por supuesto.

Nada más producirse el atentado en las Ramblas, el primer mensaje fue el de evitar publicar imágenes de la tragedia. Tanto fue así que esa fue la recomendación que lanzó la Policía Nacional en Twitter. Evidentemente hay imágenes e imágenes. Dos son los límites, el primero es que no se pueda identificar claramente a ninguna víctima, el segundo evitar imágenes desagradables, morbosas, primeros planos.

Las fotografías han servido a lo largo de décadas para cambiar el mundo. Si nos ayudan a sensibilizar contra el hambre en África, a entender el drama de los refugiados o las atrocidades cometidas durante la Segunda Guerra Mundial ¿Por qué no van a ayudar a sensibilizar contra la sinrazón yihadista?¿Por qué no nos van a ayudar a entender qué es lo que estamos padeciendo? Las imágenes nos ayudan a contar la realidad, y su ausencia nos ayuda a esconderla, a dulcificarla, a manipularla. En la sociedad de lo audiovisual, las imágenes nos ayudan a transmitir.

Dolor, personas asesinadas, cuerpos desmembrados, niños muertos, sangre, desesperación, lágrimas, impotencia. Duele leerlo, sí, y duele escribirlo, créanme, y debe doler mucho más verlo y vivirlo pero esa es la realidad de lo acontecido en Barcelona. Los diseños bonitos están muy bien para cuando nos deja un artista o un deportista pero la actualidad requiere de otras herramientas para ser contada.

Por eso la foto de los atentados, la que eligieron periódicos de medio mundo para su portada, es la que debe ser publicada. Esa foto remueve las tripas de una sociedad adormecida y buenista, esa foto muestra el horror en su más macabra expresión, nos enseña a lo que nos enfrentamos, lo que nos podemos encontrar cualquier día paseando por la calle. Y por eso debe ser publicada.

Lecciones de periodismo y el paternalismo con la sociedad los justos. El periodista es un profesional que cuando otros huyen, el acude. El periodista no está allí (allí puede ser un atentado, un accidente de tráfico o una catástrofe natural) por gusto, ni por morbo, ni tan siquiera “por un puñado de clics”. El periodista está allí haciendo su trabajo, como el bombero, el policía o el médico. Y su trabajo es contar la realidad. Y esas fotos muestran la crueldad, el sufrimiento, el dolor del momento; la realidad. Y por eso deben ser publicadas.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información