Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Youtube
Compartir:

CAPITAL

La Junta difunde en Soria la ‘Historia del monacato’

Actualizado 12/09/2017 17:33:05

La muestra es una breve síntesis de la exposición virtual permanente que se encuentra en el convento de San Francisco, en Santo Domingo de Silos (Burgos).

La Junta de Castilla y León, a través de la Consejería de Cultura y Turismo, y la Fundación Silos, organizan ‘Historia del monacato’, una exposición que pretende acercar al espectador la relevancia que el monacato tuvo, y aún tiene, en la historia y la cultura occidentales.

La muestra se centra en la historia del monacato cristiano, abarcando desde sus orígenes en el siglo III hasta finales de la Edad Media. A través de varias imágenes se repasa su evolución histórica y geográfica, sus características distintivas, sus personajes más ilustres, los enclaves más relevantes y las principales manifestaciones de este fenómeno, representadas tanto por las comunidades monásticas de Oriente como por las de Occidente, en sus numerosas variantes.

En su devenir histórico, los monasterios y los conventos fueron, además de recintos de espiritualidad, centros vivos de pensamiento. Los monjes y monjas, máximos exponentes de esta opción de vida religiosa, han contribuido al progreso y desarrollo de la humanidad durante casi veinte siglos.

‘Historia del monacato’ se podrá visitar hasta el 30 de septiembre en la sala de exposiciones del Servicio Territorial de Cultura de Soria (c/Campo, 5), de lunes a jueves, de 9.00 a 18.30 horas, y viernes, de 9.00 a 15.00 horas. La entrada es gratuita.

La exposición forma parte del programa itinerante ‘Exposiciones Alacarta’ que promueve la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León en colaboración con diferentes instituciones de la región. El principal objetivo de este programa es recuperar y difundir el patrimonio fotográfico castellano y leonés y promocionar el arte visual.

‘Historia del monacato’

Aunque existen precedentes en otras religiones, el monacato es un fenómeno típicamente cristiano que nace a raíz de las persecuciones de los emperadores romanos durante la segunda mitad del siglo III. Para evitarlas, muchos cristianos optaron por refugiarse en el desierto y vivir en lugares apartados.

En esta exposición, el espectador podrá conocer las dos variantes del monacato, el anacoretismo y el cenobitismo, que se desarrollaron con fuerza en Egipto. Desde ahí, el monacato se difundió a Palestina y Siria, donde adoptó una variante singular: la ‘laura’.

Más tarde, surgieron las primeras divergencias teológicas entre las iglesias de Oriente y Occidente, que intentaron subsanarse mediante numerosos concilios. La muestra realiza un recorrido en torno al origen del monacato en las iglesias orientales, a través de los nestorianos y monofisitas, y el modelo de las ‘lauras’ palestinas, que dio lugar al monacato ortodoxo, en especial en los numerosos cenobios griegos. En el caso del monacato en los pueblos eslavos, se desarrolló como consecuencia de la evangelización e influencia religiosa ejercida por el Imperio Bizantino.

También se realizan referencias a las primeras reglas monásticas en el Occidente europeo y cómo se expandió el monacato en las Islas Británicas gracias al influjo de los monasterios de Whithorn (Escocia) y Saint David (Gales).

Otro de los temas clave es la regla benedictina del ‘ora et labora’ (‘reza y trabaja’) para alcanzar la perfección y el ideal religioso. La regla de San Benito se extendió por varios monasterios europeos aunque sufrió una reforma con San Benito de Aniano, que promovió la unificación del monaquismo occidental y la uniformidad litúrgica.

En el año 909 se fundó el monasterio benedictino más importante del medievo: el monasterio de Cluny, ejemplo de la vida monacal que llegó a decaer, dando paso de nuevo a la primigenia austeridad monacal en los siglos XI y XII.

Una de las órdenes reformadoras más célebres fue la de los cistercienses, que propugnaban la pobreza y la sobriedad. En Castilla y León destacan varios monasterios de este estilo como el de Santa María de Huerta (Soria), Santa María de Moreruela (Zamora), Santa María Real de Sacramenia (Segovia) o San Andrés de Arroyo (Palencia), entre otros.

La exposición termina en los siglos XIII y XIV, que serán críticos en la historia del monacato, obligado a emprender una fuerte renovación para lograr salir de la crisis.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información