Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Youtube
Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
Stalingrado

Stalingrado

OPINIóN
Actualizado 16/02/2018 10:53
Sergio García

La carta del director de Soria Noticias, Sergio García.

Decía en estas mismas páginas el gran Carlos Castro el pasado número que hay “sobredosis de sorianismo” últimamente. Y aunque los problemas de la provincia son apremiantes creo que no le falta razón. “Nos cocemos en nuestra propia salsa de despoblación, frio, torreznos y fiestas de San Juan” bromeaba con mi agricultor favorito. Por eso en este artículo quiero hablarles de algo muy diferente.

Este febrero se han cumplido 75 años del final de la batalla más sangrienta de la Segunda Guerra Mundial. La que supuso el principio del fin de aquella guerra en la que la humanidad lucho contra sus peores demonios. Y la batalla que frenó la expansión del nazismo por Europa. Stalingrado convirtió durante casi medio año las orillas del Volga en el infierno en la tierra.

Allí, la URSS venció la superioridad técnica y mecánica alemana a base de vidas humanas. Murieron 2 millones de personas. La importancia estratégica (la ciudad era la puerta a los campos de petróleo rusos) y simbólica (llevaba el nombre del líder comunista) de la ciudad hizo que allí cobrase el máximo significado la orden con la que la Unión Soviética se enfrentó a la Alemania de Hitler; “ni un paso atrás”. Solo había dos opciones; derrotar al nazismo o morir en el intento. El ejército y el pueblo soviético fueron los máximos responsables de la caída de la Alemania Nazi. No en vano fue la URSS la quien conquistó Berlín en mayo de 1945 provocando la caída del Tercer Reich y el suicido de Hitler.

75 años después poco queda de aquello. Un estudio realizado en Francia en 1945 señalaba que el 57% de la población consideraba que la URSS había sido el país que más había contribuido a acabar con Hitler. Solo un 20% respondía Estados Unidos 70 años después el 54% respondía Estados Unidos y solo un 23% la Unión Soviética.

Ahí se ve el papel de la narrativa, la importancia del recurso y de cómo se construye el relato. Porque la historia no cambia, pero la percepción de la misma sí.

Comentarios...
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información