Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Youtube
Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
El grito de Pandora Soria

El grito de Pandora Soria

REPORTAJES
Actualizado 07/03/2018 12:00
Bernat Díez

Un movimiento feminista y social, “es nuestra lucha”, defienden, para “dar guerra” al sistema patriarcal, con latidos fuertes en Soria y España. El colectivo juvenil, una vez realizada la carta de presentación, va a actuar: "Organizar actividades, formar y moverse".

Las reivindicaciones, los pasos de una minoría sobre un cemento social adoquinado por el dictamen del hombre y las actividades formativas en relación a la igualdad, o equidad, de género siguen forzando la apertura definitiva de la caja de Pandora en Soria. Distintas mujeres curiosas, la impronta que dejó Hefesto en ellas, tientan a la suerte y pretenden verter el machismo, la misoginia, el sexismo o la brecha salarial (algunos de los males de la humanidad) que residen en ese objeto. Cuando la realidad supera al mito helénico: Pandora es salvadora y no castigadora. He aquí el grito de una fémina que sana. Mujeres jóvenes sorianas, entre 14 y 30 años, en pie.

Pandora Soria, un colectivo juvenil y feminista, es pionera al huracán que generó el #MeeToo, denuncias en tromba, generadas en octubre de 2017, contra la agresión y el abuso sexual en el Planeta. La estructura soriana, compuesta entre 12 y 20 féminas, se avanzó a los tiempos actuales. Incluso a otra Caja de Pandora, el movimiento español de 2018, gobernado por unas 3.000 mujeres vinculadas a la cultura y al arte español. Pandora Soria, con un año de historia, ya había alzado la voz antes. “Somos un colectivo no mixto precisamente porque, al igual que como jóvenes queremos tener voz, como mujeres también queremos tener voz”, presenta Sara Carro, una de las integrantes de la asociación ya registrada en Soria. “Nuestro campo de trabajo está enfocado al sector estudiantil, un rango de edad entre los 14 y los 30 años. La mayor parte de personas que pertenecen a la organización son estudiantes”, prosigue en la presentación oficial. Un movimiento social, a la vez que feminista:

“El poder decisivo lo tenemos las mujeres”, sentencia Carro al respecto de unas posibles ayudas externas, como el contenido audiovisual, que sí pueden ser masculinas en Pandora Soria, vertebrada con asambleas una vez al mes, como mínimo, y que se financia con donaciones voluntarias. “Es nuestra lucha”, define en tono claramente femenino. Había una necesidad que explica el porqué Pandora Soria se lanzó a la calle. “La idea de de crear Pandora Soria fue porque consideramos necesario que haya un espacio feminista juvenil. A parte de que vivamos en una sociedad patriarcal, la figura masculina está por encima de la femenina, también existe una jerarquía por edades. Parece que se tiende más a escuchar la voz de personas más mayores”, consideran desde el colectivo feminista, que tenían la “necesidad de tener un espacio propio”.

No tienen miedo a volar por los aires la caja de Pandora. “Pandora Soria surgió hace un año. Tuvo gran acogida. Elegimos el nombre de Pandora, la caja que abre el caos o la maldad, porque en muchas figuras culturales, la mujer era la encarnación del mal. Abrimos la Caja de Pandora”, destapan. Cierran casi ya el capítulo de las presentaciones. La intención es empezar a actuar ya, sin más preámbulos. “Hasta el momento nos habíamos organizado. Hemos decidido hacia donde enfocar el colectivo o cómo contribuir a la sociedad en materia feminista, formativas sobre todo”. Darán “guerra” para que el grito violeta no muera en un intento de ser. “Organizar actividades, formar y moverse. Sacar adelante todo lo posible”, promueven eufóricamente. Pero, “en Soria, el poder de convocatoria de los colectivos es muy bajo. La gente no se moviliza. Avanzamos como podemos. Es una crítica que van a hacer desde cualquier colectivo soriano”. Crudo hándicap. A lidiarlo se ha dicho…

Actividades, propuestas y… Puertas cerradas

“Tenemos programada la realización teatral sobre violencia obstétrica (procedimientos que se puedan realizar a una paciente sin su consentimiento). No tener en cuenta las necesidades del paciente”, explica Sara Asensio, otra de las féminas partícipe en Pandora Soria. La formación feminista piensa en “una serie de formaciones temáticas que las realizaremos a lo largo del tiempo, según la disponibilidad” para seguir avanzando.

“Habíamos pensado en traer a Pamela Palenciano para que narre el monólogo ‘No solo duelen los golpes’. Era una actividad programada para alumnos de cuarto de la ESO. La queríamos haber lanzado este curso”, apunta Carro. Presentaron la propuesta al Ayuntamiento de Soria “para que nos la financiaran. Tuvimos su incondicional apoyo”. Jesús Bárez, concejal de Cultura en el Ayuntamiento de Soria, y Ana Alegre, concejala de Igualdad en el consistorio capitalino, respaldaron de primeras el proyecto. “En el momento en el que presentamos la propuesta a la Dirección Provincial de Educación en Soria, la rechazaron. Alegaron que ya había otras campañas contra la violencia de género. No querían saturar al alumnado, ya tenían programada la campaña micológica y el Otoño Musical Soriano”, ironiza Carro. “No quisieron negociar. No fue una conversación fluida”, corrobora Asensio. Remitirán la propuesta, directamente, a la Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León. “Volveremos a la carga el próximo año. Estamos en ello”, puntualiza Asensio.

Cifras fantasma

Según los datos del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno de España, 49 víctimas mortales en 2017 a causa de las violencias machistas, 3 en lo que va de 2018; 2 mujeres asesinadas en Soria desde 2003; 96 denuncias en Soria contra la violencia de género en 2017. Cifras que “no son reales”, señalan las dos féminas de Pandora Soria. “En la página del Gobierno hay un problema legal: las violencias machistas solo se consideran cuando hay establecida una relación de pareja que vive bajo el mismo techo. Hay muchas mujeres que son víctimas de violencia de género y no están contabilizadas. Muchas más muertes que no están visibilizadas”, denuncia Carro.

“Hay mucho miedo a denunciar. Hay mucho miedo a hablar. Incuso hay mucho apoyo al maltratador y poco apoyo a la víctima. Estos colectivos sirven para protegernos entre nosotras y para empoderarnos. Hay que proteger la vida de la mujer”, refuerza Asensio sobre la existencia de colectivos como Pandora Soria. ’Ni una más, ni una menos. Nos queremos vivas’. “Queda claro, pero no se lleva a cabo. ¿Por qué? Porque lo ven así: “Sí, sí. Estoy muy de acuerdo”. Pero ese mismo que te ha dicho que está de acuerdo es el que llega a casa y golpea a su mujer. Respeto, por encima de todo”, solicita Asensio.

El pasado 27 de diciembre se aprobó en las Cortes el Pacto de Estado contra la Violencia de Género, que priorizaba 26 medidas para llevarlas a la práctica de manera inmediata. Con un compromiso de 200 millones de euros para impulsar un Pacto que está pendiente de la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado. “Para mí, el pacto de Estado ha sido un espectáculo de apoyo. ¡Mira qué bonita queda la foto! No destinan presupuestos y no se hace nada, realmente. Si esto (el Pacto) es un mínimo y no se lleva a cabo… No se cumple ni con el mínimo de lo acordado”, valora Carro. Asensio, por su parte, “¿suficiente? Se puede hacer más. ¿Viable? Esperemos. Hay una falta de compromiso para llevarlo a cabo”.

La situación de la mujer en España

El colectivo feminista de Soria cuestiona, mediante sus juicios, el Estado del bienestar, ese que debe ser social y de derecho. “Las mujeres nos seguimos encontrando en una situación de opresión e inferioridad. Siguen existiendo los techos de cristal. Vivimos en una sociedad patriarcal, en la que la figura masculina es la autoridad. Lo femenino se sigue relacionando con la debilidad o la vulnerabilidad. Se ha avanzado en muchos sentidos, pero queda mucho trabajo por hacer”, resalta Carro.

Como en una democracia constituida a finales de los 70 en España, ¿transición del patriarcado al matriarcado? “No se puede hablar de matriarcado. En ninguna sociedad, la mujer goza de toda la superioridad (empoderamiento, derechos) respecto al hombre. En ningún caso buscamos ser superior al hombre. De lo que se trata es de que no haya una diferenciación entre géneros”, sintetiza Carro, a quien le parece mucho más justo hablar de “equidad” antes que igualdad. Pues, “no se trata de equiparar la mujer al hombre. Somos personas y merecemos recibir en base a nuestras necesidades. Mis necesidades pueden ser distintas a las tuyas”.

Prevención y sensibilización

La partida de ajedrez promete alargarse hasta la saciedad. Larga. “Queda mucho por hacer”, suspiran. Fallan las medidas, la prevención y la sensibilización, adoptadas por el sistema español, según Pandora Soria. “Queda demostrado que las medidas, para formar en materia de igualdad de género por ejemplo, son insuficientes. No están consiguiendo el objetivo, frenar las violencias machistas. Hace falta formación”, exclaman. Para Carro, “el nivel formativo es importante. Especialmente en edades en las que se configura la personalidad (adolescencia y pre adolescencia). Ésta marcará cómo mantendrá relaciones sociales o cómo entienda la vida. En esas etapas hay que incidir, sobre todo. Eres vulnerable a lo que recibes en ese periodo”. “Sensibilización, a través de actividades que fomenten la formación y la creación de una conciencia”, remata.

La brecha salarial, por Mariano Rajoy

Islandia se convirtió a principios de año en un país pionero en suprimir la brecha salarial entre hombres y mujeres en el campo laboral. “¿No nos metamos ahora en esto?, ¿Y cuándo nos metemos?”, se preguntaba Asensio, haciendo referencia a las declaraciones de Mariano Rajoy, presidente de España, cuando obvió la pregunta de la brecha salarial en el territorio nacional. “Por ley, no puede existir esa brecha salarial por géneros. Dentro del mismo puesto, dos personas que realicen el mismo trabajo deben cobrar lo mismo. Es un asunto de sentido común y justicia. Si fuese Rajoy me avergonzaría de hacer esas declaraciones”, reacciona Carro.

Entender la huelga del 8M

“Nos sumamos a la iniciativa. Una convocatoria a nivel soriano. La asamblea para constituir esa huelga (laboral, estudiantil, de cuidados y de consumo) fue muy bien. Hubo bastante participación ciudadana. Debe ser una huelga de 24 horas”, subrayan en Pandora Soria sobre la huelga femenina que prepara el país el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer. “Desde la asamblea queremos trabajar para que se secunde esa huelga: ¿cómo conseguirlo? Para que se secunde hay que entender por qué se hace”, conminaba Carro.

La presidenta de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, no se muestra partidaria a secundar tal parón femenino de forma generalizada, según sus últimas declaraciones en los medios de comunicación. “Ya de entrada aseguraba que no se había leído los motivos de la huelga. Pienso que estas personas deberían leerse los objetivos que se pretenden alcanzar con esta huelga para entenderlo. Dijo algo que no tenía sentido. Si no entiendes el concepto, no los vas a apoyar, obviamente”, finalizaba Carro.

Comentarios...
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información