Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Youtube
Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
Manu Salvador: “Si no arriesgamos, el CV Teruel nos pasará por encima”

Manu Salvador: “Si no arriesgamos, el CV Teruel nos pasará por encima”

DEPORTES
Actualizado 01/04/2018 20:37
Bernat Díez

Las revelaciones del ‘2’ celeste una semana antes de jugarse el CV Teruel-Río Duero, semifinales de la Superliga, refuerzan el concepto de ‘con los pies en el suelo’. Aunque, desde su “experiencia”, por sus innumerables presencias en los play-off, manda a los celestes a una guerra deportiva que él jamás dará por perdida. “Cabe la palabra campanada” contra el líder y vigente campeón de la Copa. "¿Por qué no?"

Como el judaísmo siguió una vez a un emblema bíblico, que Soria siga al Moisés del Río Duero. Él es el que debe guiarles, que de esto sabe un rato, por esas tierras prometidas, impensables en el arranque de la temporada 2017-18: los play-off por el título de la Superliga. Si Manu Salvador, con un apellido redundante, dice ‘por aquí’, habrá que ir por allí.

Muy lejos de Egipto, “un bloque soriano” parte desde la “tierra del voleibol”, cómo se encargan de recordar siempre que pueden las altas esferas del Consistorio soriano, hacia El Torico (Teruel). En esa fuente turolense manan aguas que deberá separar Manu Salvador, instruyendo a los suyos. El camino es largo y “el CV Teruel es el favorito”. Sin embargo, las series de los play-off, también “largas”, que se ha ganado el Río Duero con una segunda vuelta ejemplar, se desarrollarán al mejor de cinco partidos. CV Teruel-Río Duero en semifinales. Hay mucha tela por cortar.

Desde la “experiencia”, un gurú hace sonar su bastón, tallado de “garra”, contra el suelo: jugar la finalísima de la Superliga “no es una utopía”.

Soria Noticias: ¿Qué nota le pone a la temporada del Río Duero?

Manu Salvador: La temporada del Río Duero ha estado muy bien, a pesar de tener ciertos altibajos en el mes de noviembre, sobre todo. Quizás, nos costó encontrar un equipo homogéneo. Hicimos muchos cambios, muchas probaturas. Pero una vez que el equipo se asentó…

SN: A la vera del verso de Machado. ‘Caminante, se hace camino al andar’. Una segunda vuelta celeste para enmarcar.

MS: La segunda vuelta ha sido espectacular. Creo que es la mejor vuelta que hemos hecho bajo el nombre de Río Duero. Ahí está la clave. En diciembre, el cuarto y el quinto (FC Barcelona y Ushuaïa Ibiza) nos sacaban tres partidos y medio de diferencia. Hemos acabado cuartos. La temporada, un auténtico éxito.

SN: ¿Le pone algún pero a la campaña del Río Duero?

MS: Esa primera parte de la temporada… No conseguimos rendir bien en casa contra Ibiza y Barcelona. Perdimos los dos partidos en tres semanas. Realmente, haciendo un juego bastante malo. Ese es el mayor pero. Estábamos ‘tocados’. No nos salían las cosas bien. Supimos remontar la situación; cambiar la mentalidad del equipo.

SN: Autocrítica. A Manu Salvador no le gusta perder ni jugando a las canicas.

MS: (Se ríe) Claro que no, porque la pretemporada ya era ilusionante. Por primera vez, siendo Río Duero, contábamos con una plantilla suficientemente larga -14 jugadores- y me supo mal no rendir cómo yo pensaba que el equipo podía hacerlo. Los entrenamientos eran de un nivel altísimo. No conseguimos plasmarlo sobre la pista, quitando el primer partido de la Superliga contra el CV Teruel. No era lo que esperábamos…

SN: Hablando del vigente campeón de la Copa del Rey, ¿cree qué hay tanta diferencia entre los ‘grandes’ y los ‘pequeños’ equipos en la élite española de voleibol?

MS: Menos que en años anteriores, pero sí, hay diferencias. Por ejemplo, Palma el año pasado estaba a un nivel inalcanzable, como para pelear en ligas mejores que la española. Este año, la situación no ha sido la misma. Nosotros contra Teruel tuvimos posibilidades (3-1 y 2-3) de ganar aquellos partidos. Sin embargo, ahora el CV Teruel, con el fichaje de Andrés Villena, ha dado un salto de calidad importante.

SN: Andrés Villena, ¿palabras mayores?

MS: En el caso del Teruel, sí. Se da la circunstancia de que es un gran gran jugador y de que en la posición en la que juega estaba siendo el punto débil del CV Teruel. Esa posición débil, ahora se ha convertido en una de las más fuertes con el fichaje de Villena. Es muy determinante.

SN: Dos años después, el Río Duero regresa a unos play-off por el título de Liga. ¿Cómo lo vive?

MS: ¡Estoy muy ilusionado!

SN: No es para menos…

MS: Hemos alcanzado un nivel de juego alto, realmente. Es verdad que no tenemos nada que perder. Para nosotros, entrar en los play-off es un triunfo. Lo afrontamos sin ninguna obligación y con la ilusión de poder llenar otra vez el Pabellón Los Pajaritos, para que la gente tenga la posibilidad de ver a un equipo que pelea y lucha. Y, ¿por qué no? A ver si forzamos partidos y logramos ganar la eliminatoria.

SN: Entonces, habrá que rozar la perfección en esas semifinales.

MS: El Río Duero no va a reservarse absolutamente nada. Habrá que arriesgar mucho. Con el saque, arriesgaremos mucho. Y ya sé que el público se toma mal ese aspecto… Es posible que, por momentos, se vean bastantes errores. Pero la gente debe ser consciente de que para poder ganar a Teruel debemos arriesgar muchísimo. Si hacemos un saque conservador, nos van a pasar por encima.

SN: Ya ha comentado que el Río Duero no tiene nada que perder.

MS: Jugar con mucho descaro. Insisto, no nos vamos a guardar nada. En cada jugada, arriesgar. Intentaremos que nos salgan buenas tardes y que se den todos los condicionantes para realizar buenos partidos.

SN: Si se iluminan y eliminan al CV Teruel en semifinales, la lían ‘parda’.

MS: Para mí, el CV Teruel es el rival a batir. Sin ninguna duda. Es el más fuerte de la Superliga. Cuenta con los dos mejores jugadores de la Liga, Thomas Ereu y Andrés Villena. Pienso que están por encima del Almería y del Palma. Si conseguimos pasar la eliminatoria contra el Teruel, podríamos llevárnosla (la Liga) perfectamente, ya sea contra Almería o Palma.

SN: ¿Cabe la palabra campanada en la antesala de la finalísima?

MS: Sí, por supuesto que sí. Otros años, veía que podíamos pelear mucho y hacer buenos partidos, pero la diferencia de nivel, respecto a otros equipos, era muy grande. Ahora pienso en la campanada. Hay diferencia, no nos vamos a engañar, pero el Río Duero ha crecido muchísimo. Tenemos de todo.

SN: ¿Echa de menos algún cromo para la colección celeste?

MS: Quizás nos falte ese jugador que sí tienen Almería, Teruel o Palma. Ese que marca las diferencias. Económicamente, nosotros no nos lo podemos permitir. Pero, no es inalcanzable pensar en llevarnos la eliminatoria.

SN: ¿Recomendaría apostar por un 3-0 favorable al CV Teruel en las semifinales?

MS: No creo que vaya a ser así. Evidentemente, el Teruel es el favorito. Bastante favorito. Pero nosotros tenemos armas muy buenas.

SN: Es decir, ¿pronostica guerra celeste?

MS: Tenemos a Gerard Osorio. Para mí, el mejor atacante de la temporada. Analizándolo fríamente, otros años ninguno de nuestros jugadores podía ser titular en un equipo como el Teruel. Se puede pelear. No es una utopía. Arriesgar y fallar poco. La serie es larga. Pueden pasar muchas cosas… Hay margen para pelear y arriesgar. A ver qué tal sale.

SN: ¿A quién cree que teme, de los suyos, el CV Teruel para esta eliminatoria?

MS: Creo que ellos intentarán bloquear y condicionarán su juego hacia nuestro principal atacante, que es Gerard Osorio. Ellos seguro que no han estudiado muchísimo. Por el centro tenemos buenos atacantes, ya sea Igor Silva, Albert Graells o Alberto Salas. Los tres están en forma. Por zona cuatro, Manolo Sevillano, Alejandro Vinuesa y yo mismo, jugadores experimentados. Entre todos intentaremos sumar nuestro granito de arena.

SN: A la conclusión de su participación en la Copa, dijo que al Río Duero le faltaba “un poquito” para estar junto a los ‘grandes’ de la Superliga. ¿A qué se refería?

MS: Ese ‘poquito’ va en referencia al club. Lo he vivido: entrenar solo en un tercio del Pabellón… No entrenábamos todos los días porque el club no podía permitirse pagarse las pistas. Media plantilla trabajaba y estudiaba, y no podía venir todos los días. Esto ahora ha cambiado. Este año sí que es verdad que hemos crecido mucho.

SN: ¿Cómo?

MS: Este año, todos los días entrenábamos 14 jugadores en sesiones de un nivel altísimo. Al nivel de cuando nos llamábamos Numancia. Ahora bien, el siguiente paso sería seguir manteniendo una plantilla amplia y tener a un par de jugadores de nivel. Jugadores extranjeros, por ejemplo.

SN: Ya, porque el ‘patio’ del Río Duero es particular, ¿verdad?

MS: Nosotros nos dotamos de un bloque soriano, en el que me incluyo. ¡Tenemos esa suerte! Ningún equipo de la Liga puede decir lo mismo. Antes de que empiece cualquier temporada, estamos cinco jugadores ahí (años tras año) y el club no debe ir a buscarlos fuera. Ni ficharlos. Repito, eso no lo tiene ningún otro equipo de la Liga. Ni siquiera, el CV Teruel.

SN: Sigamos deambulando por ese patio de Los Pajaritos. ¿Soria, tierra del voleibol?

MS: Sí. En la Copa (trofeo que albergó Soria en la vigente edición) quedó clarísimo, con el Pabellón lleno los tres días. El estadio se quedó pequeño, aun con gradas supletorias. Eso quiere decir que el voleibol sigue siendo uno de los motores deportivos de esta ciudad. Es un deporte por el que se puede apostar. No requiere un esfuerzo económico tan importante como el fútbol.

SN: En la Superliga no hay jeques.

MS: Las empresas se sorprenderían si decidiesen apostar por el voleibol (se ríe). A lo mejor piensan que tienen que poner un millón de euros como en el fútbol. ¡No! A un patrocinador le sale rentable poner un poco de dinero. A nosotros (Río Duero), eso (alguna inversión extra) nos cambiaría como del día a la noche.

SN: ¿Ayuda estar alejados del foco mediático?

MS: En la semana de la Copa tuvimos mucho protagonismo. No estamos acostumbrados. Salir en la prensa, el montaje en el Pabellón… Por momentos, nos presionamos demasiado. Pienso que no nos salió un buen partido -derrota en los cuartos contra Ibiza- porque estábamos muy pendientes de devolver todo el cariño recibido. Nos pilló desacostumbrados. No hicimos un buen partido. Fue decepcionante no entrar en las semifinales de la Copa.

SN: Después de aquello, el voleibol les debía una.

MS: La plantilla cree que el voleibol nos ha compensando con los play-off. Eso también compensa a la gente que nos ha venido a ver durante todo el año.

SN: Con su rostro se empapeló toda la capital para promocional la Copa. ¿El Río Duero sigue precisando sus servicios?

MS: Ya son muchos años los que llevo en la Liga. 14 temporadas en Soria. Lo que puedo aportar ahora es experiencia. He podido jugar un montón de play-off. El poder jugar partidos importantes a buen nivel, me motiva.

SN: Y motiva a los demás. Algún día se dejará el pecho en la pista, de lo fuerte que se lo golpea cuando el Río Duero logra un punto…

(A carcajada limpia) Por mis características de toda la vida, soy un jugador con mucha garra. Sé que en muchos momentos puedo tirar del equipo. Gritando, haciendo un punto y subiendo el ambiente del Pabellón.

SN: Es decir, sigue teniendo cuerda.

MS: El año pasado estaba mucho peor, físicamente. Me costó meses quitarme los dolores que me había dejado la operación. Este año, mucho mejor. Esto me hace pensar que todavía puedo estar aquí unos años más.

Comentarios...
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información