Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Youtube
Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
Detrás de San Juan

Detrás de San Juan

REPORTAJES
Actualizado 19/06/2018 10:43
Encarna Muñoz

Trabajan mientras tú te diviertes. Cientos de personas lo hacen para hacer posibles estas fiestas. Conocemos los trabajos de limpieza, seguridad, vallado...

En la sombra de todo evento se encuentran los que lo hacen posible. De la misma forma sucede con San Juan, pero multiplicado de forma exponencial por el alcance de las mismas.

“¡Que son cinco días!” reza la sanjuanera, pero en realidad son muchas más las jornadas de intenso trabajo para todos aquellos que están detrás de la fiesta. El disfrute de muchos está en juego, y nada puede quedar en manos de la improvisación.

Desde el Catapán se ponen en marcha diversos operativos especiales que ahora, en la cuenta atrás de los previos en Valonsadero, se refuerzan en efectivos y, como no, en horas laborables.

Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (Policía Nacional, Guardia Civil y Policía Local), bomberos, limpieza, Almacén Municipal y la Banda de Música protagonizan este reportaje, pero el homenaje se extiende a muchos más.

Aquel que cada año se encarga de velar por el bienestar de los novillos en el monte Valonsadero, el que decide subirse a un caballo para guiarlos hasta la ‘Chata’, y el que vigila cualquier incidente para, en el caso que sea necesario, suturar una herida. También el que pasa decenas de horas detrás de una barra para servirte la cerveza más fresca y alegrarte la tarde, o el que, ayudado por un teclado o una cámara, se encarga de recopilarlo todo para servir de ojos a los que no tienen la suerte de poder disfrutar de la fiesta en primera persona.

Bomberos

35 bomberos velarán por la seguridad de los sanjuaneros. Su presencia en las calles se incrementará “con servicios extraordinarios de prevención adicionales a los efectivos rutinarios”, explica José Javier Gómez, jefe del Parque de Bomberos de Soria. “Al aumentarse la población lo hace también la probabilidad de un accidente. Además, la ingesta de alcohol también hace que muchas personas asuman riesgos innecesarios que pueden salir caros”, señala el jefe de los bomberos sorianos, que hace un llamamiento a la prudencia.

Su labor se centra en los festejos que tienen lugar en Valonsadero y también los previos a las fiestas de San Juan, pues “no es raro que se produzca algún conato de incendio causado por las barbacoas”. También están durante las quemas de fuegos artificiales, porque “controlamos que la empresa cumpla todas las medidas de seguridad respecto a las distancias”. Y cuando las fiestas van llegando a su fin, el Lunes de Bailas, es cuando los bomberos echan el resto. “Montamos servicio en el río con la colaboración de la Guardia Civil, que nos presta la barca del Seprona y preparamos una dotación de bomberos para socorrismo acuático. Aparte, se añade una dotación con un vehículo ligero contra incendios”. “Ese día es duro por las imprudencias”, por eso, explica José Javier Gómez, “pedimos a todos que lo pasen muy bien pero que piensen que la mejor forma de evitar un accidente es teniendo cabeza”.

Almacén Municipal

La actividad diaria de los integrantes del Almacén Municipal permite no solo el mantenimiento de instalaciones, aceras, jardines, etc., sino también la celebración de eventos. El más importante, sin duda, es San Juan y comienzan a trabajar esde ya. , explica que las labores se intensifican a partir del Lavalenguas. “Durante estos festejos previos en Valonsadero trabaja una cuadrilla, es decir, 5 personas y 1 chófer, con dedicación exclusiva. Ya en San Juan son dos cuadrillas, se dobla el esfuerzo”.

Para los trabajadores, el día más complicado es el Jueves La Saca. “Nosotros tenemos que controlar todo el vallado, algo que en el interior de la ciudad supone mucho esfuerzo porque no puedes tener todo cortado, tienes que correr”. Bravo hace hincapié en la zona de la variante, y pide a las personas que hacen el recorrido a pie que “tengan paciencia”. El Viernes de Toros se relaja un poco la labor para volver a recrudecerse el sábado. “Con los agés nos toca también recoger vallas y más vallas, y colocarlas en la Dehesa para los fuegos artificiales”. El Domingo hay que “tener todo listo para las cuadrillas, todas las parcelitas, las mesas..., y luego recogerlo, claro”. Y el Lunes llega el último empujón, “cortando el tráfico para la Pleitesía, las mesas para los santos en la Soledad, las vallas de los fuegos artificiales y el Adiós adiós San Juan”. Trabajo duro pero con respiros pues, bromea Bravo, “después de las 8 horas cada uno disfruta como puede”.

Banda de Música

En este repaso a los que están detrás de la fiesta no se podía obviar a los integrantes de la Banda Municipal de Música. La agrupación encargada de poner los acordes a San Juan es todo un símbolo, que se ha ganado el respeto de la inmensa mayoría de la sociedad. “Nos emociona ver cómo nos quiere la gente. Nos paran por la calle y nos felicitan. Es increíble”, cuenta Sonia Ruiz acompañada de una amplia sonrisa.

Después de 32 años viviendo San Juan desde dentro de la Banda, la encargada de dar vida a su saxofón tenor sigue guardando un cariño especial al Lunes de Bailas. “Es un día que nos permite estar más cerca de la gente. Durante nuestra actuación junto al río tienes una visión completamente distinta de la tarde, ves todo lleno de gente y la emoción te invade”. Los 80 miembros de la agrupación musical soriana soportan, en compañía, el cansancio acumulado después de tantas horas de música en riguroso directo. “Como nos llevamos tan bien entre nosotros nos vamos dando fuerzas, gastamos bromas y el ánimo es estupendo”.

Sonia Ruiz es de las veteranas, pero las fuerzas no flaquean. Hace memoria y explica que “entré en la Banda con 12 años, siendo una niña que estaba deseando que hubiese un concierto. Ahora me doy cuenta de que no he vivido unas fiestas normales, pero siempre tienes un momento para disfrutar. Además, la música y las caras de los sorianos nos dan de beber”, ríe para concluir con buen humor.

Limpieza

La limpieza es, quizás, la gran desconocida de las fiestas de San Juan. Una labor que la mayoría de los mortales no ven, pues cuando se acuestan la fiesta inunda cada rincón, y a la mañana siguiente la ciudad amanece resplandeciente como si nada hubiese ocurrido. Fernando Baena es el jefe de servicio de la empresa Valoriza, adjudicataria de la limpieza de la capital, y lleva trabajando en fiestas desde el año 2009.

“Con el Desencajonamiento comienza todo”. Se doblan los efectivos llegando a la cifra de “53 personas en trabajo de campo, el doble que un día normal” en un Plan Especial de Limpieza que se extiende hasta treinta días después del Martes a Escuela. “Hay que limpiar todas las calles centímetro a centímetro. Nuestra labor es que no quede ni rastro de San Juan”, bromea el jefe de servicio de Valoriza.

El día más duro de las fiestas comienza el sábado a las 06:00 horas de la mañana. “Todos los días se acumula suciedad en los mismos puntos, pero el viernes y su maratón de bebida en torno a la plaza de toros es alucinante”. A esa hora comienza la contrarreloj que culmina 3 horas después, con toda la zona peatonal impoluta, “algo que los vecinos valoran”.

“Hay que agradecer a nuestros trabajadores todo lo que hacen. Ellos se sienten importantes dentro de las fiestas, pero sí es verdad que la profesión no está todo lo dignificada que debería. Una palmadita en la espalda nunca viene mal”. Y es que es cierto que muchos reconocen el esfuerzo (“sobre todo en las cuadrillas más céntricas”), pero Baena insiste en que “si se utilizarían más los contenedores que se instalan en los puntos críticos, el trabajo que realizan los que tienen que limpiar Soria sería más sencillo”.

Policía Local

El trabajo para los agentes de Policía Local, con motivo de las fiestas de San Juan, también ha empezado. Ahora toca romperse la cabeza organizando lo difícil, contar con el equipo humano necesario para cubrir todas las horas del día. “En San Juan es complicado porque, por ejemplo, en la Saca trabajan 23 agentes por la mañana, 11 por la tarde y 9 por la noche, y efectivos totales somos 40, por lo que, si echas la cuenta, ves que hay que doblar turnos”, cuenta el subinspector Jesús Delgado. Él se muestra tranquilo y aclara el por qué, añadiendo que “en fiestas ya viene todo rodado, además, la mayoría de efectivos tienen una antigüedad superior a los 8 años y controlan el trabajo”.

“Para nosotros, el día más complicado es el Viernes de Toros; aunque también lo es el Lunes de Bailas, porque necesitamos bastante personal en la zona del río”, explica Delgado, respecto a la labor de la plantilla en general. Pero hay un día también intenso si toca una función específica. “Los subinspectores tenemos que hacer de delegados de autoridad en la Saca y todo se complica con las motos. El año pasado me tocó a mi y es casi imposible detenerlas, porque la gente no está concienciada”. Después de la queja viene la petición del subinspector, que pone el foco en quienes hacen el recorrido a pie: “deberían colaborar y abuchear a las motos. Sólo sirven para estorbar y estropear la belleza del festejo”. Son inconvenientes del cargo que, aún así, Delgado asegura que son puntuales. “Los jóvenes de ahora respetan muchísimo a los que tenemos que trabajar durante esos días”, pero (otro tirón de orejas) “lo de cumplir las normas todavía nos sigue costando y el civismo también, sigue habiendo mucha gente que teniendo un baño al lado prefieren usar una pared”.

Comentarios...
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información