Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Youtube
Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
Los castellanoleoneses, entre los españoles menos preparados para actuar ante una parada cardíaca

Los castellanoleoneses, entre los españoles menos preparados para actuar ante una parada cardíaca

CASTILLA Y LEóN
Actualizado 16/10/2018 20:00

También se encuentran entre los ciudadanos que menos claro tienen que el número único europeo de emergencias es el 112 (44,4%).

Tan solo 2 de cada 10 castellano-leoneses (27,8 por ciento) reconoce sentirse preparado para prestar primeros auxilios en caso de parada cardíaca y solo 4 de cada 10 (44 por ciento) se siente capaz de usar un desfibrilador semiautomático, un dispositivo que permite recuperar el latido cardíaco en caso de parada, según un informe de Fundación Mapfre.

En la actualidad, los castellano-leoneses también se encuentran entre los ciudadanos que menos claro tienen que el número único europeo de emergencias es el 112 (44,4%), un porcentaje similar al de personas que en esta comunidad reconoce haber recibido formación en materia de primeros auxilios en algún momento de su vida (41,8%) y que considera que podría tener problemas legales en caso de actuar sin conocimientos suficientes ante una parada cardiaca (41,6%).

En España se producen anualmente cerca de 30.000 paros cardíacos fuera del hospital. La tasa de supervivencia de este tipo de situaciones, que surgen de forma repentina, es baja, en torno a un 10%. Esta cifra podría incrementarse entre 2 y 4 veces si el nivel de sensibilización y formación en maniobras de reanimación, soporte vital y primeros auxilios fuera mayor.

Pero los últimos datos no ayudan. Según el último estudio sobre conocimiento en resucitación cardiopulmonar en la población española, elaborado por Fundación Mapfre en colaboración con la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES), sólo 4 de cada 10 adultos se siente capacitado para responder ante este tipo de emergencias, un porcentaje similar al número de ciudadanos (41,3%) que en caso de necesidad declara que sabría utilizar un desfibrilador automático. Solo el 54,1% de los encuestados sabe que el número único de emergencias europeo es el 112.

Insuficiente información

El informe pone de manifiesto otros datos de interés en relación a la atención inmediata que se ofrece a una persona antes de que pueda ser atendida por personal sanitario. Siete de cada 10 encuestados, considera "insuficiente" o "muy insuficiente" la formación que poseen los españoles en relación a primeros auxilios, un dato relevante si se tiene en cuenta que casi 4 de cada 10 ha tenido que prestar alguna vez primeros auxilios a una persona que lo necesitaba.

La situación a la que más se han tenido que enfrentar los ciudadanos es el desvanecimiento (63,5%), atragantamiento (43,8%), hemorragia abundante (35,6%) y parada cardiaca (18,4%).

Antonio Guzmán, director de Promoción de la Salud de Fundación MAPFRE, que ha participado hoy en un acto con expertos del Consejo Español de Resucitación Cardiopulmonar (CERCP), se ha referido a la importancia de la formación en primeros auxilios, clave para prevenir consecuencias fatales.

"Es algo que demanda gran parte de la sociedad, que considera que en nuestro país no se hace todo lo posible para que los ciudadanos tengan una formación adecuada en primeros auxilios, algo que para muchos es sin duda una asignatura pendiente, a la que se debería poner solución en el aula, en concreto en las primeras etapas educativas".

En este sentido, el doctor Frutos del Nogal, vocal del Consejo Español de Resucitación Cardiopulmonar (CERCP), que ha participado en el acto, ha hecho hincapié en que "los ciudadanos deben actuar con rapidez cuando una persona se cae al suelo, está inconsciente y no respira con normalidad, circunstancias en las que se debe llamar a los servicios de emergencia (112), hacer las maniobras básicas de resucitación cardiopulmonar (RCP)".

Ervigio Corral, Coordinador del Comité Científico del CERCP, ha destacado que la utilización de los desfibriladores externos automáticos (DEA) incrementan las posibilidades de supervivencia en un 90% si se utiliza en los dos primeros minutos tras la parada.

Se trata, según ha indicado, de "un equipo diseñado para ser empleado por cualquier persona, aunque no tenga formación sanitaria" y que resulta especialmente útil en lugares con gran afluencia de personas, como estadios de futbol, aeropuertos, gimnasios y establecimientos hoteleros, entre otros.

Comentarios...
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información