Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Youtube
Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
Incertidumbre micológica

Incertidumbre micológica

REPORTAJES
Actualizado 21/11/2018 13:43

“Uno de los temas que más interesa y más expectativas genera en el mundo, que más se demanda, es lo relativo a las setas. Muy por encima de muchos asuntos de actualidad y de política”. Unas palabras del investigador micológico Juan Andrés Oria que ayudan a entender la “explosión por la pasión micológica”.

Aunque diferentes voces protagonistas del debate sobre el futuro micológico de Soria se mueven -con diferentes matices- entre un optimismo y un pesimismo moderados, todas coinciden en que se están creando más expectativas de las reales, que las producciones son cíclicas y, lo más importante, que hay que revisar la manera de gestionar los montes y el recurso micológico en la provincia.

El cambio climático que, poco a poco, parece que se va confirmando, no es lo que más preocupa a visiones tan diferentes, como la del director de la Cátedra de Micología de la Universidad de Valladolid, Juan Andrés Oria; a un gran conocedor de la climatología y de los montes de Pinares, Agustín Sandoval; y a un recolector y comercializador de hongos, Héctor Marcos. Para los tres, resulta evidente que, en los últimos años, las lluvias de septiembre se han retrasado, y que el verano se ha alargado más allá de octubre. Una circunstancia que se ha repetido, que parece asentarse, pero de la que aún no se puede decir que es una consecuencia clara del cambio climático. Es muy aventurado afirmar que ese retraso del otoño y de las lluvias ha venido para quedarse, según apunta Juan Andrés Oria, responsable de la Cátedra de Micología en la Escuela Universitaria de Agrarias de Palencia, que lleva desde al año 1983 la evolución de la producción micológica de Pinares. Una visión que comparte el ‘meteorólogo de Pinares’, Agustín Sandoval, que lleva años comprobando y midiendo sobre el terreno las condiciones climatológicas de la comarca.

Oria señala que en meteorología los ciclos se repiten, y que a finales de la década de 1940, por ejemplo, hay constancia de otoños muy secos en la provincia.

Ligado al tiempo está la productividad micológica, que también es cíclica: “un año bueno por otros malos”, indica el profesor universitario e investigador. Destaca los años 1983 (cuando él comenzó a investigar) y 2014 como dos años ‘récord’ en producción de hongos en Pinares, en torno al centenar de kilos por hectárea, gracias a las abundantes precipitaciones caídas al final del verano.

Expectativas

Más allá de los vaivenes de la producción, a Sandoval le inquieta las “expectativas que hemos creado”, que no se corresponde con la realidad. Las sierras sorianas “dan lo que dan, tienen sus limitaciones”, insiste. La “explosión por la pasión micológica” (define Oria) ha llenado los montes de miles de personas ávidas de encontrar hongos y setas, lo que genera una demanda que no pueden satisfacer los montes. Una situación animada por las promociones y estrategias turísticas, subraya Sandoval, sobre las que hay que reflexionar, “que generan frustración en unos visitantes urbanos que desconocen el comportamiento de la naturaleza y del monte”.

Para el recolector y comercial Héctor Marcos, la presión humana obstaculiza la producción, porque el suelo del monte se pisa constantemente, lo que dificulta que la seta y el hongo aflore y crezca. Sin ser pesimista, cree que la producción irá a menos porque los ecosistemas son muy sensibles cuando se les agrede, que es lo que está ocurriendo.

Las experiencias y los estudios realizados, muy avanzados ya, hacen prever que la producción o cultuvo controlado de boletus puede llegar con resultados positivos en breve. Se están ultimando las técnicas de micorrización y de regadío en espacios boscosos acotados.

Gestión del monte

Los tres insisten en que hay que mejorar la gestión de los bosques y del recurso micológico, adaptándolo a las amenazas del cambio climático, a la sostenibilidad medioambiental, o a las renovadas demandas económicas y de ocio del hombre. Un equilibrio complicado pero que se puede sacar adelante, recordando el profesor Oria que los problemas de los montes sorianos y de su micología son similares a los que tienen otros espacios forestales de otros muchos países de diferentes zonas del mundo.

Recuperar la humedad natural de los pinares, alterados por la moda -hace años- de la creación de zanjas de drenaje que los ha desecado; potenciar la actividad ganadera, que es buena para la micología; reforzar la sostenibilidad del ecosistema; o seguir investigando la evolución del bosque y sus recursos, son algunas de las recetas que plantea este investigador.

Comentarios...
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información