Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Youtube
Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
Galería de imágenes: Multitudinaria presentación del libro ‘Las buenas y malas noches de Vicente Marín' de Javier Narbaiza.

Galería de imágenes: Multitudinaria presentación del libro ‘Las buenas y malas noches de Vicente Marín' de Javier Narbaiza.

CAPITAL
Actualizado 15/12/2018 09:50

Ya podemos conocer la vida del sorprendente, heterodoxo, apasionado, impredecible y…, esencialmente buena persona, Vicente Marín, el “apócrifo marqués de Tierras Altas”. Con el “alma serena” y 82 años, y tras pasar desde sus gazuzas de jovenzano al roce con la glamurosa vida de la aristocracia madrileña del frenesí y del artisteo, ha creado su Fundación Vicente Marín y José Miguel López Díaz de Tuesta, poniéndola al servicio de todos los sorianos.

En una sala del Aula Tirso de Molina completamente llena, se presentó en la tarde del viernes 14 de diciembre la presentación del libro ‘Las buenas y malas noches de Vicente Marín', del escritor, periodista y abogado Javier Narbaiza. El acto contó con una variadísima representación de toda la sociedad soriana, entre los que destacaban Jesús Posada; el delegado territorial de la Junta, Manuel López; el concejal de Cultural del Ayuntamiento de Soria, Jesú Bárez; la presidenta del PP de Soria, Yolanda de Gregorio; o el expresidente de la Diputación, Efrén Martínez, entre otros representantes políticos. Del ámbito cultural también hubo destacadas figuras, como Carlos de la Casa, José Antonio Martín de Marco o José María Martínez Laseca. También estuvo el presidente de la Caja Rural de Soria, Carlos Martínez, y también numerosos amigos y representantes municipales de la comarca de Tierras Altas, sin que faltaran los miembros del Patronato de la Fundación Vicente Marín.

Y no es para menos, tanta expectación, dada la excepcional vida y singular personalidad de Vicente Marín, que hace unos años dejó la alta sociedad madrileña, hasta la que había ascendido, para regresar a Bretún, trayendo consigo un importante patriomonio cultural y artístico, que ahora se puede ver en Bretún, convertido en un pueblo-museo.

El autor de la obra ‘Las buenas y malas noches de Vicente Marín', el escritor soriano Javier Narbaiza, contó como fue el proceso de elaboración del relato biográfico de Vicente Marín, y cómo esta figura le atrapó desde el primer momento de conocerlo. El expresidente de la Diputación Provincial, Antonio Pardo, que mantuvo y mantiene una estrecha relación con Marín, también resaltó la figura de un hombre "único" que ha decidido apostar e invertir en Bretún y en Tierras Altas, animando a otros sorianos de la diáspora a hacer lo mismo. Por su parte, Pilar de Gregorio Álvarez de Toledo dedicó su intervención a recordar la figura de José Miguel López Díaz de Tuesta, conde de Atarés, que también es protagonista de este acto, porque compartió con Vicente Marin una relación personal y profesional de décadas, y ahora su importante patrimonio artístico puede verse en Bretún, porque lo dejó en herencia a Marín. El encargado de guiar la presentación del libro fue el crítico literario César Millán, que destaco la frescura y lo divertido del relato escrito por Narbaiza, que va a despertar mucho interés, curiosidad y, por que no, también morbo, al descubrir la polifacética personalidad de Marín, así como su azarosa y sorprendente vida, que llevará al lector a preguntarse si eso que se dice puede ser verdad. Finalmente, el propio Vicente Marín agradeció la presencia de todos los asistentes, que tanto cariño transmitían hacia su persona.

La pincelada que Narbaiza deja en la contraportada del libro, perfila de manera muy breve y certera lo que ofrece el libro:

“Vicente Marín hace recuento de años de travesías, vicios y oficios; y sin contención ni excesivo pudor desgrana diversos capítulos en los que muestra su decantación sexual de amplio espectro, su perfil de pícaro lúcido y picaflor impenitente, en el que se avienen múltiples registros desde la etapa en la que quiso verse como obispo elegante, después mayordomo de nobles casas, camarero de coctelería fina en Mallorca y Londres, gestor hotelero de éxito y hoy, habida cuenta del roce con tantos personajes glamurosos y buenas maneras aprendidas [tuvo sus devaneos nada más y nada menos que con Ava Gardner], viene a ejercer de apócrifo marqués de las Tierras Altas de Soria”.

En su penúltima etapa vital, el ‘flechazo’ personal y profesional con José Miguel López Díaz de Tuesta, XV Conde de Atarés, le llevó a dirigir durante cuatro décadas el hotel Galiano, propiedad del conde. Cuando este falleció a los 92 años, y al no tener hijos, decidió que sus bienes pasasen a Vicente Marín, destacando un espectacular patrimonio artístico y cultural, que trasladó a Bretún y que ahora se puede visitar, ya que forma parte de la Fundación Vicente Marín y José Miguel López Díaz de Tuesta, creada recientemente para salvaguardar que todo ese legado quede para disfrute de todos, y para impulsar el desarrollo de la localidad de Bretún y de Tierras Altas.

COMPROMISO

Javier Narbaiza considera que Vicente Marín ha vivido tantas ‘vidas’ como capítulos tiene el libro (18), que no tienen nada que ver una con otra, acoplándose a las circunstancias. Eso sí, sin olvidarse de su pueblo, Bretún, y soñando con sacarlo de la España vacía. “Podría haber vivido comodísimamente, con todo lo que tiene y su gran ascenso social”, recalca Narbaiza, “pero ha preferido volver a su pueblo, y comprometerse con el futuro de Bretún, de Tierras Altas y de la provincia”.

Vicente Marín nació en 1937 en el seno de una humilde familia, falleciendo su padre joven, y dejando a su madre viuda con 47 años y 9 hijos. Sus hermanos mayores tuvieron que ir a Madrid a buscar el sustento; y Vicente -gracias a la intervención del párroco- fue a estudiar a una congregación de salesianos, pasando por centros en Pamplona, Barcelona y Gerona.

Abandonó esta congregación, y vivió un tiempo de trabajo muy duro llegando a dormir en el suelo y a comer en la Cocina Económica de Logroño para pobres y necesitados, hasta que se reenganchó en otra congregación religiosa, los Misioneros del Verbo Divino, donde permaneció cuatro años, dos de ellos como novicio. Antes de hacer los votos, la congregación ‘animó’ a Vicente a dejar la orden por entender que la vida religiosa no era lo suyo.

A partir de este momento inicia un periplo vital increíble. Después de hacer la mili trabaja en una empresa de construcción, pero la oficina tampoco era lo suyo, y vuela a Mallorca para dedicarse a la hostelería.

Regresa a Madrid y en 1962 empieza a trabajar como mayordomo en el Castillo de Higares en Mocejón (Toledo), con la familia Gandarias de Urquijo. En esta etapa conoce a grandes personajes del cine como Ava Gardner, Audrey Hepburn o John Wayne; y a grandes toreros y artistas españoles.

HOTEL GALIANO

Vuelve a Madrid, y tras trabajar y regentar restaurantes y locales de moda, en 1970 empezó a dirigir el Hotel Galiano, propiedad de José Miguel López Díaz de Tuesta, conde de Atarés, al que ya conoció en la década de 1960. Aquí volvió a relacionarse con los personajes carismáticos del mundo aristócrata, cultural y artístico, llegando a ser algunos verdaderos amigos, como Luis Escobar, el marqués de las Marismas, el compositor Fernando Moraleda, el conde de Romanones, Príncipe Pio, el pintor César Manrique, Pepe Dámaso...

Vicente Marín continuó 40 años gestionando el hotel, hasta que murió el conde -a los 92 años-, para regresar a su Bretún natal y crear la Fundación, en memoria del conde y para impulsar el desarrollo de Tierras Altas.

Comentarios...