Volver Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
La residencia de Berlanga celebra los cien años de Anastasia Martínez

La residencia de Berlanga celebra los cien años de Anastasia Martínez

PROVINCIA
Actualizado 22/12/2018 18:10

Un buen entrañable regalo navideño para los jubilados que moran el centro y también para familia y allegados.

Este mediodía de sábado, la residencia Nuestra Señora del Mercado, gestionada por el Grupo Latorre en Berlanga de Duero, recibía un regalo muy especial, y más concretamente Anastasia Martínez Antón, que cumplía en esta jornada sus cien años de vida.

Ante este aniversario, el centro asistencial vivía una jornada especial, donde la homenajeada recibía flores así como una placa conmemorativa de la fecha, junto a las copias en pergamino de su partidas de nacimiento y bautismo cumplimentadas hace ahora un siglo.

Familiares, allegados, empleados, amigos y compañeros de morada se sumaban al cumpleaños con una eucaristía a la que seguía un vino español antes de una comida con menú especial para la ocasión. También asistieron el diputado Martín Navas, la alcaldesa Reyes Oliva,el director de la residencia Eugenio Latorre,y los ceas de Diputación. Por la tarde una suculenta chocolatada hacía las delicias de los presentes.

La centenaria nació en Bayubas de Abajo, fruto del matrimonio compuesto por Gregorio y Simona. Contrajo matrimonio con Julián Gamarra Izquierdo, ya fallecido, en una unión que fructificó con dos hijas, Rosario y Victorina, y se continuó con cuatro nietos y cinco biznietos (además de otro que está en camino).

Al contraer nupcias pasó a vivir en la localidad berlanguesa, lugar de nacimiento de su marido, donde se dedicó a las labores domésticas y también a faenas agrarias y a la ganadería de ovino, fuentes de ingresos de la familia.

En la actualidad, Anastasia, que lleva viviendo en la residencia casi nueve años, cuenta con un buen estado de salud, aunque requiere ayuda para su movilidad y tiene algo mermado el sentido de la vista. Cosas que no suponen obstáculo para que pueda mantener las conversaciones habituales del día a día, en las que en muchas ocasiones recuerda afanes pasados, como sus buenas maneras con el hilo y la aguja -confeccionaba ella misma los vestidos de sus hijas antaño- y también el juego de cartas, una de sus aficiones que no oculta.

Comentarios...