Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Youtube
Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
Cuestión de espaldas, y Milena se las cubre al CD San José femenino

Cuestión de espaldas, y Milena se las cubre al CD San José femenino

DEPORTES
Actualizado 02/01/2019 22:50
Bernat Díez

Corazón, musculo y contundencia. El cerrojo de este “pionero” bloque colegial lleva la firma de una almeriense que lleva media vida en San Leonardo. La ‘4’, siendo el cinturón de la zaga, cicatriza las brechas que pueda mostrar esta “familia” soriana. Porque “saber defenderse nunca viene mal”.

Espaldarazo de Milena Cruz Salinas (07/02/1996, Almería) al Club Deportivo San José femenino en la DobleG de Castilla y León. Lo de esta central almeriense –pero que lleva toda la vida en San Leonardo– es una cuestión de espaldas, la virtud fisiológica que la caracteriza. Ella, de 22 años, se las cubre al bloque femenino y colegial, mostrándose prácticamente impecable en las coberturas, en las anticipaciones y en los cortes. Va noble y contundente al corte. Sin embargo, “me sacan amarilla sin tocar a la gente. Juro que el día que dé una patada, me van a sacar la roja. Porque si no las toco, me sacan amarilla…”, exagera la leona –su pelo rizado la delata– del San José, una escuadra “pionera” que ha apostado “a ciegas por el fútbol femenino”. Antes de la eclosión balompédica y femenina en Garray, Soria sufría “un atraso”.

Es “humilde, trabajadora, disciplinada y meticulosa”. Acumula cuatro amarillas y no pasa desapercibida de la vigilancia a la que le someten los colegiados. Aunque, la central también vigila a todo el mundo desde la retaguardia. ¡Qué no les engañe la corpulenta complexión de esta gigantona! Milena es mucho más que una central al uso. Supera el prototipo de la zaguera pura y dura, avanzándose a Carles Puyol –tal como la llamaban (por el pelo rizado y por la complexión fisiológica) “cuando jugaba con los chicos en el Norma Club de Fútbol” – y se acerca al gusto con el balón que se apodera de Marta Torrejón. Milena tiene una salida de balón limpia y veloz. “Con la tontería de los ricitos, la posición de central y la contundencia física ya tenía la broma asegurada: la Puyol del Norma”, ríe la zaguera.

No es capitana, por ahora, de este CD San José, que ha debutado este año en el fútbol femenino. Pero, tiempo al tiempo. Todo se andará. En estos tiempos que corren, se conforma con liderar y capitanear el eje de la zaga colegial. Intenta llegar donde no llegan sus parejas de baile (las otras centrales sorianas), mostrando una de sus mejores versiones cuando se habla de coberturas y permutas. Lo tiene más claro que el agua, que es tan cristalina como ella: “Tengo que proteger a mis compañeras y a la portería”, describe. Intenta mantener “junto” a un equipo cuyas jugadoras no se “conocían”.

Soria Noticias le muestra sus estadísticas: 1.067 minutos jugados, 12 partidos completados desde la titularidad (tan sólo se perdió el final del CD San José-San Pío X por una contusión) y dos goles. El primero, después de un saque de esquina (fue la primera central en marcar en la reciente historia de este pionero equipo femenino. En San Juan de Garray, cuando hay un córner a favor, le gritan: “¡Venga, Milena, de cabeza!”. Su segunda diana, de bella factura, llegó en Ávila ante el CD Milagrosa (0-10), y desde más allá del centro del campo. Puras estadísticas, pero, “¿en estas no pone todo lo que corro y tajo, verdad?”, ríe la pieza central de la defensa del CD San José.

Confía en un ascenso desde la DobleG; “deciros que no, sería mentir”, manifiesta. Sin embargo, “el ascenso es totalmente secundario, por otra parte. Lo que queremos es pasarlo bien, disfrutar jugando y que en el campo se vea que fuera somos una familia. No nos tenemos que obcecar en el ascenso. Debemos obcecarnos en que jugando al balón somos felices. Eso es lo fundamental”, puntualiza la central.

En defensa de una central que, sin “chillar”, aboga por “hablar”

Corazón, musculo y contundencia. El cerrojo de este San José lleva la firma de Milena, la ‘Cruz’ de las delanteras adversarias. Achica agua, despejando el peligro ofensivo de las contrarias, y defiende a las suyas con pasión: “Si cuando ganamos estoy orgullosa de mi equipo, cuando perdemos lo estoy más”, se sincera. Asimismo, “mirando por los demás”, la ‘4’ intenta que las de su alrededor estén “cómodas”. Es la adalid moral de una zaga que depende mucho de que Milena esté bien enchufada, físicamente y anímicamente. Le echa horas extras a sus labores defensivas como ángel de la guarda de este San José. Porque Milena casi siempre llega a tiempo para sacar las castañas del fuego. Lucha por su sueño y por el de “las más pequeñas”, quienes la reconocen “por la calle” y tienen la posibilidad de “crecer” con el CD San José.

La defensa que ejerce Milena la ‘carga’ el diablo. Ella, a quien le es favorable su robusta armadura llamada cuerpo, tira de su portento físico para desarmar las incursiones de aquellas que pocas veces logran hacerle cosquillas. Hombro con hombro, brazo con brazo y fémina al suelo, pero casi nunca se señala falta en esa acción. Milena se ayuda de sus limpias cargas para cortar las progresiones de sus rivales, y por mucho que la grada contraria jaleé: su acción defensiva es tan lícita como efectiva. Es una oda para los sentidos ver cómo la central blanquiverde recula fugazmente a por el balón que conduce una jugadora rival. ¡Estampida! Si sólo con ver cómo va en carrera ya asusta. Según la almeriense de San Leonardo, “en el apartado defensivo saco mi versión más burra”, apunta. Pero que esa versión no les lleve a la confusión, pues "ni me gusta la violencia ni chillar. Abogo por hablar”. Demuestra tener “carácter” y “en el campo de fútbol hay que sacarlo”. La visión de Milena es contundente, ya que “o pasa el balón o la jugadora; las dos, no. Si hay que ser torete, pues se es torete. No hay más. Al final, hay que sacar la garra, siempre sin hacer daño, claro”, analiza.

Una ‘4’ muy marcial

“Cada una pone su semillita. El conjunto de esas semillas hace el tronco y el árbol del CD San José femenino”. Poesía futbolística de una Milena que tiene ases escondidos dentro de la goma que le sujeta su singular moño. Cuando ya no pudo jugar más a fútbol 7 con el Norma –por motivos de sexo- se pasó al fútbol sala y, cómo no, desempeñaba sus funciones de cierre. Allí estuvo “hasta el año pasado (2017)”. No había jugado “nunca” al fútbol 11, aunque si le preguntan a Milena, quien tenía “miedo” al inicio (provocado por el drástico cambio), “cuál ha sido una de las decisiones más importantes que he tomado”, la central no titubea: “Entrar a formar parte del CD San José”, admite.

No se conformaba con la ‘vía futsal’ y decidió empezar a dar ‘cera’. Este CD San José femenino tiene entre sus filas a una central que tanto le corta una acción ofensiva como le regala una llave de taekwondo. De la Puyol del Norma CF a la Ibrahimovic del CD San José. “Siempre me han gustado las artes marciales y hace un añito y medio decidí probar suerte en el taekwondo. Saber defenderse nunca viene mal”, alega una Milena que reconoce sufrir “dolores de cabeza para “compatibilizarlo todo”: estudios, fútbol y la disciplina marcial. Dejó claro a la directiva colegial que “no iba a dejar el taekwondo” aun y formando parte del CD San José. Se le escapa la risa al asegurar que cuando transfiere los movimientos marciales al verde, “levantado demasiado la pierna”, los árbitros le muestran alguna cartulina amarilla. Gajes de sus oficios. Milena asusta a las enemigas y tranquiliza a las suyas. El CD San José se ha sacado un seguro de vida.

Comentarios...