Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Youtube
Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
Tras un encuentro de infarto, el Balonmano Ágreda roza el título de Liga (27-21)

Tras un encuentro de infarto, el Balonmano Ágreda roza el título de Liga (27-21)

DEPORTES
Actualizado 10/02/2019 00:13
Bernat Díez

En unos 60 minutos molto longos en el Polideportivo Municipal, el bloque Sénior, que puso la directa al final del encuentro, superó al Balonmano Colores en la Villa de las Tres Culturas. Sudando sangre celeste, las de Vera dan un paso que puede acabar siendo el definitivo en la 1ª Nacional Femenina de Aragón.

Quien quiera peces, que se moje el culo. Esta Primera Nacional Femenina de Aragón parece seguir a rajatabla ese popular refrán. Si el Sénior femenino del Balonmano Ágreda quiere ganar esta Liga –la que tiene en las yemas de los dedos–, deberá sudar tinta china, como lo ha hecho durante la tarde-noche de hoy ante el Balonmano Colores (27-21). Las zaragozanas, con varias jugadoras de ‘plata’ entre sus filas, no regalaron absolutamente nada y las sorianas tuvieron que sufrir y apretar los dientes para acabar consumando el liderato, desde el que ven por el retrovisor un título de Liga que se acerca con luces despampanantes.

El de la decimotercera jornada fue un encuentro de infarto. Toma y daca; idas y vueltas vertiginosas. Primera de las tres “finales” que las agredeñas tenían por delante antes de aproximarse a su primera Liga como bloque Sénior. Estaban listas para hacer historia, pero ese cuento no sería de hadas precisamente. Sufrieron lo que no está escrito; después, glorioso final, eso sí.

En la Villa de las Tres Culturas, el equipo femenino del pueblo tuvo que tirar de casta para darle la vuelta al luminoso en contadas ocasiones. Lejos de ser un caramelo, el Balonmano Colores no dio fácilmente su brazo a torcer. Carraspera al inicio: el BM Ágreda falló el primer ataque del que dispuso. De hecho, tardó más de cinco minutos en perforar las mallas defendidas por una grandullona portera maña.

Nerviosas, dubitativas, contemplativas, expectantes. Así se podrían resumir los primeros 10 minutos que realizó el cuadro soriano, muy impreciso en los primeros lances del juego. Hasta el minuto 5, un peligroso 0-1 se reflejaba en el marcador. Juan Carlos Vera, míster del BM Ágreda, sustituía a Ashley Barona y la sentaba en el banquillo. “¡Espabila!”, le espetaba. La gigantona mulata se activaría mucho después, cuando las celestes la necesitaron.

Comandando la ofensiva celeste, Isabel Chueca remontó parcialmente la partida (2-1) en sendos uno contra uno. Sin embrago, las sorianas seguían envueltas en un preocupante bloqueo. Noqueadas y apagadas. Rápidamente, dos minutos más tarde (sobre el 10), el BM Colores establecía el 2-3, antes de que Laura clavase por la izquierda el 3-3. Guiadas por las manos sedosas de una inconmensurable Isabel, pues la ‘9’ dio tranquilidad con el 6-4, el Balonmano Ágreda se quedaría, mediado el minuto 12, sin Sara, quien tenía que ocupar resignadamente un hueco en el banquillo tras sufrir un doloroso golpe en el hombro.

Los gritos y las broncas de Vera no auguraban nada bueno. Estaban lejos las sorianas de su mejor nivel. Desde el banquillo agredeño se pedía “defensa” y desde la grada, vestida y poblada de azul, se interpretaba el ‘A por ellas’ con la trompeta. Primer tiempo muerto (7-4) y Vera corroboraba lo que se demandaba desde los bancos deportivos, “defensa”. Además, le añadía el término “contraataque”. Defensa y contragolpes, el ser o no ser de este Sénior femenino de color celeste.

No atendieron las Guerreras del Moncayo a la charla de Vera en el tiempo técnico; las zaragozanas colocaban, metiéndose otra vez en el encuentro, el 8-7 en el minuto 20. Se activaba el BM Colores, aunque Isabel volvió a aplicar pomada a la herida (10-7) un minuto más tarde. Tras el 11-8, Barona daba síntomas de una ligera recuperación: suyo fue un soberbio latigazo que hacía subir el 12-8 en el luminoso. Nuevo mano a mano de Isabel para el 13-9 y al descanso, 13-10. Sonó la campana cuando el BM Ágreda empezaba a mostrarse más estable.

Se reafirmaría ese equilibrio a los 30 segundos del segundo tiempo: nueva definición de Isabel Chueca (14-10) y la renta de las agredeñas ascendía a los cuatro de diferencia. Tal como vino, se fue; al Balonmano Ágreda, a continuación, le volvieron a entrar las severas dudas. Tembló nuevamente. Ni los paradones de Paula Cacho, abocada a recoger los balones de la red, más que de costumbre, salvaron una nueva y estruendosa reacción del BM Colores (14-14 y 17-17 en el minuto 42). Ashley mandaba el balón al larguero con el 15-15.

Tres sotas, tres reinas: Cacho, Chueca y Barona

Se hizo la luz. La dupla que junta una ce y una hache, Cacho-Chueca, resucitó al BM Ágreda. Fogonazo, contraataque, pase de la arquera, definición de Isabel y remontada completada, 18-17. Jugada marca de la casa. Otra simbiosis de esas permitió el 20-18. Mientras tanto, a ese castillo de naipes le faltaba otra sota: iba y venía el estado físico y emocional de Barona hasta que ella solita pudo echarse el equipo a las espaldas (21-19 y 22-19, obras suyas). Levantó a la grada y al cuerpo técnico con el vigésimo segundo gol: misil directo a la escuadra.

Después de 25 minutos de infarto, se vino arriba el Balonmano Ágreda en los compases finales. Se desmelenaron las Guerreras para decidir que las crisis pasajeras que les habían perseguido durante todo el encuentro habían finalizado. 24-20, Ashley hacía, desde el punto de penalti, el 25-21 y la sentencia la ejecutaba (26-21) una verdugo que lo había sido durante los 60 minutos, doña Isabel Chueca.

El 27-21 final desencadenaba una comunión entre la plantilla y la grada; las Guerreras del Moncayo se despedían a lo Islandia en el Mundial de Rusia. Victoria santificada, quien sabe si determinante, por la Virgen de los Milagros, la que ya le va dejando un espacio en su altar para que quepa una Liga tan merecida como sufrida. Restan dos finales más.

Comentarios...