Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Youtube
Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
Los sorianos, ante las elecciones del 28A

Los sorianos, ante las elecciones del 28A

REPORTAJES
Actualizado 07/04/2019 12:52
Patxi Veramendi

La grave despoblación que sufre Soria, y la frustración ciudadana -tras más de 40 años de democracia- por la pasividad de los principales partidos nacionales, para tomar decisiones contundentes y valientes que reviertan la situación demográfica de la provincia, está llevando a la sociedad soriana a considerar la conveniencia de tener una voz política propia. El debate está en la calle ante las elecciones del 28A.

No es la primera vez que la sociedad soriana, como está ocurriendo ahora, se revuelve contra sus representantes políticos en las instituciones nacionales de gobierno (a lo que ahora hay que añadir las Cortes regionales, tras la creación de las autonomías). Ni es la primera vez que los sorianos se sienten defraudados y cabreados por la pasividad de los gobiernos y responsables políticos, por considerar que no están defendiendo suficientemente el desarrollo de la provincia.

Ocurrió ya en el último cuarto del siglo XIX y primero del XX, durante el periodo de la Restauración, cuando la abolición del Honrado Concejo de la Mesta precipitó la decadencia económica de una provincia agraria como Soria, y que se quedó -o la dejaron- fuera del nuevo desarrollo industrial y social.

Los campesinos sorianos, cansados de los diputados y senadores cuneros (parlamentarios por los distritos electorales de Soria que ni eran sorianos ni nada tenían que ver con la provincia), apoyaron un movimiento agrarista para elegir a paisanos locales.

Pero la iniciativa, según el historiador Carmelo Romero, no salió bien porque -al final- esos cargos de representación conseguidos fueron ocupados por el viejo caciquismo de siempre y la oligarquía ligada a la nobleza, como Ramón Benito Aceña, el marqués de Vadillo, el duque de Medinaceli o el vizconde de Eza, que defendieron más sus propios intereses patrimoniales, y no la modernización real de una provincia agraria, que se enfrentaba a un siglo XX de grandes transformaciones.

Romero considera que un movimiento localista soriano que lleve sus exigencias al Congreso y al Senado no garantiza la solución para resolver los problemas de Soria. Cree que hay que intensificar y reforzar la acción democrática en el ámbito político nacional; y advierte que pueden repetirse experiencias ya vividas, con la vuelta de cierta ‘oligarquía’ política soriana.

Caja de resonancia

También el político José María Martínez Laseca, diputado socialista en el Congreso por Soria durante tres legislaturas (de 1993 a 2004), lo tiene muy claro: “Las experiencias con representantes políticos independientes en el inicio de la democracia acabaron en la incorporación a partidos nacionales”, que tienen más fuerza y son los que articulan la acción política de las grandes decisiones.

Una afirmación que se ha evidenciado muy especialmente en el Senado, donde los candidatos independientes solo aguantaron las dos primeras legislaturas (tres senadores independientes en la primera y uno en la segunda). A partir de la tercera, todos se integraron en partidos nacionales. Es el caso de José María García Royo y Ramiro Cercós (el último candidato independiente), que acabaron incorporados al PP y PSOE, respectivamente.

Para Martínez Laseca, es compatible la acción política desde un partido nacional, con el “trato desigual a los desiguales”, en alusión a la cohesión territorial de España.

Sí advierte del peligro de caer en el victimismo y populismo fácil. “Toda la sociedad está implicada, tiene que hacer de caja de resonancia ante el Estado, que es el Ejecutivo y toda su estructura administrativa” -central y autonómica-, desde el subdelegado del Gobierno o el delegado territorial de la Junta, a los técnicos de las diferentes áreas, que son las orejas y los ojos de los sorianos, valora Martínez Laseca.

“Hacen falta iniciativas, proyectos, emprendimiento... Hay que adelantarse y aportar. Despotricar no es suficiente. Hay que tener capacidad de autocrítica para exigir. ¿Qué hacemos nosotros? Los políticos son los transmisores de una responsabilidad compartida y ciudadana”, recalca el ex diputado socialista.

¿Reto político?

No obstante, es cierto que nunca un partido provincial o sorianista ha obtenido representación en el Congreso o en las Cortes autonómicas en los últimos 40 años. Una circunstancia que solo podrá valorarse políticamente si se produce. Curiosamente, han sido ex representantes y ex líderes del PP, incorporados ahora a la plataforma política PPSO, los que, en estos últimos meses y semanas, han alzado la voz contra los partidos nacionales tradicionales, asegurando que han demostrado que no son capaces de resolver los problemas de Soria, e instando a una representación política propia. Una de estas últimas voces ha sido la de María Jesús Ruiz, diputada en el Congreso, vicepresidenta de la Junta de Castilla y León y presidenta de la Diputación Provincial de Soria. Son muchos los sorianos que comparten esta opinión, pero que temen una utilización política del malestar social.

Soria reclama unos ‘fueros’ del siglo XXI para repoblarse de nuevo

Soria apela a la cohesión territorial, para reclamar unas acciones políticas al Gobierno que permitan parar la despoblación, mejorar las infraestructuras y facilitar el desarrollo económico y social de la provincia. Y lo cierto es que Soria no ha sido atendida con seriedad por los sucesivos gobiernos, desde que en el siglo XIX quedó abandonada a su suerte tras la abolición de la Mesta, sin ninguna medida compensatoria para que se enganchara a la modernización del siglo XX. El ferrocarril llega a la provincia tarde y mal. Soria se queda fuera de los polos industriales del Franquismo; prometidos planes agrarios nunca han llegado a ver la luz; y otros planes de desarrollo se apagaron como simples fuegos artificiales (PAES). Por no hablar de las autovías que no se acaban. Soria fue ‘tierra de nadie’ en la Edad Media, y lo sigue siendo. Pero ahora pide unos nuevos ‘fueros’ bien planteados para el siglo XXI, que propicien una nueva ‘repoblación’.

El sorianismo busca un partido político que le defienda en Madrid

El partido provincial Iniciativa por el Desarrollo de Soria (Ides) sí afrontó el reto de acudir a unas elecciones generales, sin mucho éxito. Pero, sin embargo, su negociación con el PP para apoyarle en la Alcaldía de la capital soriana, sí facilitó un acuerdo político que desbloqueó el inicio de las obras del tramo de autovía entre Soria y Almazán, entre otras cuestiones. Es una de las escasas experiencias de negociación política entre un partido de ámbito provincial soriano y el entorno político de un Gobierno.

Ante la próxima convocatoria del 28 de abril, la plataforma política soriana PPSO sí se va a presentar a las Elecciones Generales, pero solo los resultados reflejarán si habrá sido capaz de aglutinar la unidad que una parte de los sorianos demandan, para apoyar un partido común que lleve a Madrid -y también a Valladolid- las exigencias del sorianismo con una sola voz.

Comentarios...