Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Youtube
Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
Crónica de una desconfianza

Crónica de una desconfianza

PROVINCIA
Actualizado 15/06/2019 13:51
Sergio García

Las negociaciones entre PP y la PPSO que incluían pactos para la alcaldía de El Burgo y la Diputación se rompieron ayer a última hora. PP y PSOE gobernarán dos años cada uno la villa episcopal. Si no hay sorpresas, los socialistas seguirán al frente de la Diputación

La política soriana deja a Borgen y a House of Cards a la altura del betún. Si la previa de los comicios municipales estuvo marcada por las sorpresas la segunda temporada, la de los pactos, no podía ser menos. Una temporada que ha guardado, como los buenos dramas, toda la traca para el capítulo final. El PSOE gana, el PP prefiere morir de pie que vivir de rodillas y la PPSO queda abocada al ostracismo más absoluto y, quien sabe, si a una inminente implosión.

El relato comienza como si de una parábola bíblica se tratase con la vuelta del hijo pródigo. José Antonio de Miguel y Antonio Pardo volvían al PP de manera más o menos explícita con un acuerdo global con los de Yolanda de Gregorio. El acuerdo entre la PPSO y los populares incluía un quid pro quo en todos los ayuntamientos donde entre ambos pudieran sumar mayoría y abría la puerta a que el Partido Popular presidiera la Diputación Provincial gracias a la condición de “socio preferente” con la que le tiene etiquetado Ciudadanos.

Unas negociaciones que daban poder en Diputación a José Antonio de Miguel, descabalgado en su pueblo, que hacían lo propio con Antonio Pardo a quien además convertían de nuevo en alcalde de El Burgo de Osma durante 4 años y daban a los populares la Diputación en forma de contrapeso al poder de Carlos Martínez en la capital. Todos ganaban con ese pacto. Demasiado lógico para esta serie que va de la comedia al drama y que se ha dado en llamar “Pactar en tiempos revueltos”.

Una noticia (esta) recorría ayer por la tarde el pacto como un rayo atraviesa a un ciclista, el concejal de la PPSO en la Covaleda hacía caso omiso a las órdenes del partido y se decía a dar la alcaldía de su pueblo al PSOE negándose a ser “moneda de cambio”. La Plataforma del Pueblo Soriano probaba así de su propia medicina y en el Partido Popular saltaban todas las alarmas.

Yolanda de Gregorio solicitaba a la PPSO que el acuerdo se rubricase por escrito. De Miguel aceptaba, pero Antonio Pardo se negaba a firmar su compromiso a apoyar a la popular en la Diputación. Pardo considera que la alcaldía de El Burgo es legítimamente suya como ganador de las elecciones y no da su brazo a torcer. Entonces en el PP piensan algo así como “estos ya me la han jugado hace 4 años y ahora me la van a volver a jugar”.

El Partido Popular se niega a apoyar a Pardo si este no compromete su apoyo para que los populares se hagan con la Diputación y todo salta por los aires. Se activa entonces el plan B de los populares que era defendido por algunos parlamentarios nacionales desde la misma noche de los resultados: Hacer que la PPSO desaparezca del mapa provincial. Pasar 4 años de “travesía del desierto” para llegar a las próximas elecciones con un rival menos en su espectro político.

Pero para ello había que darle una vuelta de tuerca más al argumento. Si el PP se abstiene o incluso si vota a su propio candidato en El Burgo, Pardo se convierte en alcalde como la lista más votada. Para que eso no suceda el PP necesita un pacto con el PSOE. Si, PP y PSOE compartiendo al alimón la alcaldía del tercer municipio más grande la provincia. El pacto, que no convence a los socialistas, sale adelante pues de alguna forma garantiza que Luis Rey seguirá otros 4 años siendo presidente de la Diputación.

Pero eso lo dejamos para la tercera temporada de “Pactar en tiempos revueltos”. Una tercera temporada que para inri vivirá su capítulo final en plan fiestas de San Juan y para la cual aún quedan algunas dudas y la posibilidad de sorpresas imprevisibles. ¿Cómo logrará Luis Rey la abstención que le falta para repetir mandato? ¿Logrará Ciudadanos que su diputado provincial sea Saturnino de Gregorio? ¿Qué votará Antonio Pardo? ¿En que se plasmará la sintonía De Miguel – PSOE que hemos visto esta legislatura? ¿Seguirá existiendo la PPSO o comenzaremos legislatura ya con 3 diputados provinciales independientes? Recuerden que todo puede pasar en “Pactar en tiempos revueltos”. Continuará…

Comentarios...