Volver Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
Las Olimpiadas, según San Mateo

Las Olimpiadas, según San Mateo

DEPORTES
Actualizado 02/11/2019 10:53
Bernat Díez

Las circunstancias han querido (el mismo fondista las ha ido a buscar, yendo a por ellas) que Soria siga estando representada en unos JJOO por segunda vez consecutiva (Río de Janeiro’16 y Tokio’20, Estela Navascués y Dani Mateo). Dos puntos geográficos explican la evolución de este atleta adnamantino: Róterdam y Doha, donde se convirtió en el décimo mejor maratoniano del mundo.

Creer, ese sentimiento tan poderoso. Creer en los Reyes Magos, en el Ratoncito Pérez, en las hadas, en las ninfas o en Peter Pan. ¿Cosa de niños? "Esto es correr, jugar. Parece que esto sea el final del mundo". A partir de ahora (porque ya lo ha hecho dos veces), las zancadas de la maratón nacional se encomiendan a Dani Mateo, la nueva religión y creencia del atletismo español.

Porque la ecuación es pura y perfecta. Dani Mateo+Doha es igual a X, a los Juegos Olímpicos de 2020 en Japón, que equivale a poder despejar esa incógnita. ¿Incógnita? Dani ya no lo es; se convierte en una grata realidad en el marco de las maratones.

Actualmente, es el décimo mejor maratoniano del mundo (2:12:15). Culminó su proceso evolutivo de noche, momento del día en el que entrenaba (en Soria) para cogerle el truco a lo que le depararía el circuito monótono y circular del paseo marítimo de Doha. Su décima posición en el Mundial de atletismo 2019 le lleva a Tokio’20.

Mantuvo en vilo a Soria y Almazán hasta altas horas de la madrugada, puso en jaque a todos esos atletas que se quedaron detrás de él y acalló a los comentaristas de TDP, encargados de radiar la prueba que tuvo lugar la noche del 5 de octubre. "Toda España estuvo pendiente", comenta el fondista. Mateo era el único representante nacional en la maratón catarí. A pesar de que sea un "novato" en esto de las maratones, Dani no necesita reivindicarse, pues “llevo siendo internacional muchos años. No sé... Parece que me tenga que estar reivindicando todos los días. Si digo que estoy bien, es que estoy bien”, manifiesta. Solamente se ha reinventado.

Lo de Dani ya no es casualidad. Se ha acoplado perfectamente a la distancia más larga e insufrible (para él, no) del atletismo. Y lo ha hecho en tan solo un año, 2019, el ejercicio que determina un punto de inflexión en su carrera atlética. En Doha, subió dos minutos, aproximadamente, su anterior y primer registro profesional en Róterdam (2:10:53), donde fue noveno. Cambios mínimos en cuanto a pequeños 'bailes' de cifras; no en cuanto a la humedad de Doha, donde el bochorno fue más insalubre que los 42 kilómetros.

Paralelamente, Mateo, inmerso en un proceso aún de aprendizaje, ha aprendido a tolerar el dolor causado en las maratones. Se encontraba “bien”, no le dolía “nada” y “tenía mucha gasolina” en Doha.

Trasnochando por Dani

Ya en frío, a Dani no le cabe la menor duda. Está “feliz y satisfecho”. Para eso corre. Se muestra “muy orgulloso del sentimiento que hay detrás”. Es decir, “hay mujeres que me han parado por la calle y me han dado dos besos sin conocerme de nada”, se sorprende. Subraya que “al final, es lo más bonito”, ya que “cuando corres, pasas un mal rato”. Por él, “hay mucha gente que se sacrifica”. Por ejemplo, sus padres, quienes conciben lo de su hijo como “una ilusión”, el proyecto de Dani, del cual “no comemos”. Habla en plural porque “el día a día y el sacrificio son de mucha gente”, aunque “el mal rato me lo pego yo”.

Un séquito relevante trasnochó por él. No se acostaron hasta que no vieron atravesar la línea de meta a Dani Mateo, quien realiza una crítica constructiva sobre las instituciones de Almazán: “Ya era hora de que se acordasen de mí. En Soria me han brindado el apoyo desde el primer día”. A la gente, le agradece “que haya estado”. Además, “me han trasmitido que pasaron un buen rato”.

Desafiando las reglas. El etíope Desisa, vencedor de la prueba, se marcó un baile justo al entrar. Después de nueve nombres más, Dani, que no estaba extremadamente fundido, pasó por la meta. “Tiraba del grupo porque me apetecía. Controlaba la carrera, haciendo lo que convenía: no entrar en la guerra de los atletas negros”. Les tuvo cerca, a minuto y medio. Mateo iba a su “rollo”. El soriano da su clave: “En el 35, pasé por el lado donde estaba Enrique (Pascual Oliva)”. Le preguntó y el míster accedió: Mateo se la “jugó”, pegó un “cambio muy fuerte y me maté a mi mismo. Estallé”, valora. Iba octavo. Sin embargo, “a nivel táctico estuve concentrado y perfecto”, analiza. Se vio sexto.

Imperio del sol naciente

Si Estela Navascués no dicta lo contrario, Dani Mateo la relevará en los próximos Juegos Olímpícos. Pase lo que pase con Estela, quien va a ‘trabajar’ para estar en Tokio’20, Soria se ha asegurado otra representación maratoniana en dos JJOO consecutivos.

En la previa de Doha, Mateo pretendía “acercarme a Tokio” con un resultado favorable. No solo se ha aproximado, sino que volará hasta allí. Garantizado. "Las Olimpiadas lo son todo, todo por lo que estoy corriendo. Lo veía imposible. Hasta que no me vea ahí...", revela Dani, quien ha conquistado ese “algo” tan “hipotético”. La Real Federación Española de Atletismo deberá empezar a contar con Mateo, capacitado para responder en el ruedo.

La crítica de Dani Mateo a un posible traslado de la maratón olímpica a Spporo, a 800Km de la Villa Olímpica

Comentarios...