Volver Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
Ruta por Cebollera; un mirador natural sorprendente

Ruta por Cebollera; un mirador natural sorprendente

RUTAS
Actualizado 20/12/2019 09:09

La ermita de Nuestra Señora del Castillo, en la localidad de El Royo, a los pies de la Sierra Cebollera, es uno de los rincones más sugerentes e íntimos de Soria que hay que conocer. Además, es uno de los mejores miradores que ofrece la provincia, sobre las masas boscosas de robledal y pinar, entre manchas verdosas de los pastos, entre las comarcas de El Valle y Pinares. Al fondo, se puede ver el Pico Frentes o el pantano de la Cuerda del Pozo.

La ermita de Nuestra Señora del Castillo es un sorprendente y bellísimo paraje, casi mágico, que se encuentra a 25 kilómetros de la capital soriana, en la localidad de El Royo, al que se llega por la carretera SO-800, que se coge desde la N-234, antes de llegar a Toledillo desde Soria.

Es un trazado sereno y sinuoso, entre robledales y pastos, que tropieza con el río Duero, en su camino hacia la ciudad de Soria. Para llegar a El Royo se pasa antes por Hinojosa de la Sierra, pueblo con castillo, palacio y una laguna desecada, que recupera el agua cuando abundan las lluvias. También se cruzará Langosto y Derroñadas, este con soberbias casonas.

Pero ya en El Royo, el visitante encuentra un pueblo señorial y de blasón, de grandes ganaderos trashumantes e indianos que regresaron de las américas tras hacer fortuna. Es cruce de caminos. Así, literalmente, porque una cruz de piedra señala el cruce que lleva hacia Vinuesa (Pinares), hacia Sotillo del Rincón (El Valle) y hacia Soria. El Royo, situado en la vega del Cintora, es pueblo de arraigo ganadero, y de punto de partida de la trama de las vías pecuarias que conforman la Cañada Galiana.

Por si puede confundir, El Royo no tiene rollo medieval. Al parecer, el nombre podría tener que ver con una derivación aragonesista de ‘rojo’. Y algo tendrá que ver ese aspecto rojizo de la piedra del caserío, que conserva casas solariegas con escudo y, algunas, con puertas de arco.

Merece la pena recorrer las calles del pueblo, que conserva un interesante retablo barroco de 1618 de Francisco del Río, en su iglesia parroquial. Y hay que conocer el bello entorno natural de El Royo, como el paraje de El Chorrón, o el motivo de esta ruta, la ermita del Castillo, ubicada en la cumbre de un monte que no deja indiferente. Se accede por una pista forestal en la que pueden circular los coches, que se coge a la salida del pueblo, en dirección a Sotillo.

Puntos claves

Castro. En la cima del monte en el que se ha construido la ermita del Castillo, hubo un castro celtíbero de la época de la Edad de Hierro. Su muralla tuvo 18 metros de anchura y dos de altura. Aún puede verse el rastro de esa muralla y de las numerosas piedras con las que se levantó.

Ermita. El templo de Nuestra Señora del Castillo es de estilo gótico tardío, y se puede subir hasta la espadaña por una escalera de caracol. Sobra decir que hay que ascender con cuidado, y ser muy respetuoso cuando se llega arriba. Las vistas merecen la pena.

Paraje espectacular. Cuenta la tradición que la ermita se levantó en este lugar, para que los pastores escucharan las campanas desde toda la comarca. Y así será, porque la panorámica que se ve, por encima de la Vega del Cintora es increíble. Y más en estas fechas de otoño, con los colores amarillos y verdes de los bosques. El segundo sábado de julio se celebra la romería de El Voto, a la que acuden los vecinos de El Royo y del entorno, en una participativa fiesta de convivencia.

Comentarios...