Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Youtube
Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
Respuesta a Antonio Pardo sobre la privatización de las residencias

Respuesta a Antonio Pardo sobre la privatización de las residencias

OPINIóN
Actualizado 07/12/2012

Antonio Pardo vuelve a decir que su intención es reducir el déficit, no ?quitarse del medio? las residencias, y apunta que está abierto a otras alternativas que supongan reducir ese ?déficit?. (Esperamos que haga lo mismo e intente privatizar todos los servicios públicos deficitarios: educación, sanidad, su propio ayuntamiento, la propia Diputación, etc. etc.)

Pues bien, le presentamos una alternativa clara y contundente: siempre se ha quejado de que la Junta de Castilla y León no colabora en el mantenimiento de las plazas de discapacitados psíquicos y enfermos mentales crónicos que alberga y asiste San José, pero resulta que ahora, con la nueva Ley de Ordenación del Territorio la Junta reconoce a aquellas Diputaciones que tienen centros sociales con discapacitados psíquicos y enfermos mentales (San José) y les da por este concepto un total de 4,1 millones de euros en 2013 para todas las provincias, siendo para Soria la abultada cantidad de 710.854 euros, que deberían destinarse al único centro social con discapacitados y enfermos mentales: San José de El Burgo de Osma. Es más, esta cantidad se verá incrementada un 10% en 2014 y otro 10% en 2015.

Con esta cantidad, que la Diputación hasta ahora no recibía en este concepto, ya tendría la alternativa que busca para, por lo menos, no privatizar San José, si es que tuviera buena voluntad y buena fe.Pero sabemos que no lo tendrá en cuenta, porque los verdaderos motivos que le llevan a la externalización (recordemos que la Diputación de Soria tiene un remanente de 15 millones de euros repartidos en diferentes plazos y fondos de inversión) no son por tanto los económicos.

Los verdaderos motivos son de índole personal, de odio y rencor hacia determinados trabajadores, de una ceguedad enfermiza por el dinero (que por otro lado no es suyo) y de una animadversión general e innata hacia aquellas personas que no controla que le lleva a tener problemas con todo aquello que maneja (véase el parque de bomberos, el aeródromo de Garray, la antigua residencia de Sor María de Jesús, el caso Revuelto, despidos de personal, etc. etc.).

Aprovechándose de la situación de poder que ostenta, dejará a la deriva a los trabajadores de las residencias en manos de una empresa privada con afán de lucro, y que se servirá del dinero e infraestructuras públicas para su personal beneficio. Y lo más grave de todo es que este beneficio será exclusivamente a costa de un grupo segregado de trabajadores de la Diputación de Soria, segregados, excluidos y chantajeados por su presidente. O si no juzguen Uds. lo siguiente: Cuando el propio Antonio Pardo advirtió al Comité de empresa que si se bajaban el sueldo los trabajadores no se les privatizaría. Chantaje en toda regla. El Comité le respondió que si no había dinero (aunque en realidad lo hay, y mucho) debería ser un recorte para todos los trabajadores de la Diputación y de los propios políticos (quienes, por cierto, son los que más cobran y los menos cualificados, especialmente Antonio Pardo), a lo que el presidente respondió con una carcajada y cerró la sesión. Se ve claramente una persecución a los trabajadores de residencias que habrá que analizar a fondo.

Estos trabajadores, a pesar de lo injusto de su situación, han llegado a aceptar una rebaja salarial negociada que pase, como se ha dicho, por la rebaja salarial del resto de trabajadores y de los propios políticos, pero éstos se han negado.

¿No les parece sospechoso? Esperen, una vez más, su parda respuesta.

Antonio Pardo vuelve a decir que su intención es reducir el déficit, no ?quitarse del medio? las residencias, y apunta que está abierto a otras alternativas que supongan reducir ese ?déficit?. (Esperamos que haga lo mismo e intente privatizar todos los servicios públicos deficitarios: educación, sanidad, su propio ayuntamiento, la propia Diputación, etc. etc.)

Pues bien, le presentamos una alternativa clara y contundente: siempre se ha quejado de que la Junta de Castilla y León no colabora en el mantenimiento de las plazas de discapacitados psíquicos y enfermos mentales crónicos que alberga y asiste San José, pero resulta que ahora, con la nueva Ley de Ordenación del Territorio la Junta reconoce a aquellas Diputaciones que tienen centros sociales con discapacitados psíquicos y enfermos mentales (San José) y les da por este concepto un total de 4,1 millones de euros en 2013 para todas las provincias, siendo para Soria la abultada cantidad de 710.854 euros, que deberían destinarse al único centro social con discapacitados y enfermos mentales: San José de El Burgo de Osma. Es más, esta cantidad se verá incrementada un 10% en 2014 y otro 10% en 2015.

Con esta cantidad, que la Diputación hasta ahora no recibía en este concepto, ya tendría la alternativa que busca para, por lo menos, no privatizar San José, si es que tuviera buena voluntad y buena fe.Pero sabemos que no lo tendrá en cuenta, porque los verdaderos motivos que le llevan a la externalización (recordemos que la Diputación de Soria tiene un remanente de 15 millones de euros repartidos en diferentes plazos y fondos de inversión) no son por tanto los económicos.

Los verdaderos motivos son de índole personal, de odio y rencor hacia determinados trabajadores, de una ceguedad enfermiza por el dinero (que por otro lado no es suyo) y de una animadversión general e innata hacia aquellas personas que no controla que le lleva a tener problemas con todo aquello que maneja (véase el parque de bomberos, el aeródromo de Garray, la antigua residencia de Sor María de Jesús, el caso Revuelto, despidos de personal, etc. etc.).

Aprovechándose de la situación de poder que ostenta, dejará a la deriva a los trabajadores de las residencias en manos de una empresa privada con afán de lucro, y que se servirá del dinero e infraestructuras públicas para su personal beneficio. Y lo más grave de todo es que este beneficio será exclusivamente a costa de un grupo segregado de trabajadores de la Diputación de Soria, segregados, excluidos y chantajeados por su presidente. O si no juzguen Uds. lo siguiente: Cuando el propio Antonio Pardo advirtió al Comité de empresa que si se bajaban el sueldo los trabajadores no se les privatizaría. Chantaje en toda regla. El Comité le respondió que si no había dinero (aunque en realidad lo hay, y mucho) debería ser un recorte para todos los trabajadores de la Diputación y de los propios políticos (quienes, por cierto, son los que más cobran y los menos cualificados, especialmente Antonio Pardo), a lo que el presidente respondió con una carcajada y cerró la sesión. Se ve claramente una persecución a los trabajadores de residencias que habrá que analizar a fondo.

Estos trabajadores, a pesar de lo injusto de su situación, han llegado a aceptar una rebaja salarial negociada que pase, como se ha dicho, por la rebaja salarial del resto de trabajadores y de los propios políticos, pero éstos se han negado.

¿No les parece sospechoso? Esperen, una vez más, su parda respuesta.

Comentarios...