Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Youtube
Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
Explicaciones al Rey

Explicaciones al Rey

OPINIóN
Actualizado 18/01/2013

Qué gran expectación que ha creado la entrada de este 2013. En ocasiones anteriores se solía desear al personal cosas como ¡féliz y próspero año!, pero prácticamente se daban por hechos esos anhelos. Sin embargo en este fin de año esas felicitaciones sí que han sonado a verdadera súplica, pues estaban cargadas de dudas. Pero por si fuera poca la incertidumbre reinante en el ambiente en los días de reyes, bien ha puesto la sorpesa al roscón informativo su otra majestad el Rey Don Juan Carlos. Vaya lío que se ha montado con la entrevista con Hermida, yo no la ví, pero las críticas son abundantes. Se le censura principalmente que no hablase de su yerno y de Cataluña, sin embargo don Juan Carlos no es alguién bisoño en estas lides, a mi entender su experiencia bien le ha debido de aconsejar en ese sentido. Si nos pusiésemos en su lugar cualquiera de nosotros, ¿qué habría dicho?; ¡que mi yerno tiene más cara que Mas y Artur tiene más cuentas que mi yerno!, o tal vez, que Mas es a España lo que Urdangarín es a la Corona. Hay que reconocer que el asunto es complejo, y que en base a ello, don Juan Carlos no quiso ni tan siquiera pasarlos de soslayo sino directamente no hablar. Lo cierto es que el paralelismo entre estos dos personajes como son Urdangarín y Mas no es baladí, pues son dos tipos retorcidos por razón de su personalidad y dos individuos disgregadores por razón de la materia, monetaria ésta. Sin embargo sus hechos están creando para La Zarzuela la que podríamos denominar la ?paradoja de la Monarquía?, y que no es otra que ?si hablo de Mas de Urdangarín, Cataluña y la Reina se separan?. Pero pongamos ahora sí ya un poco más de sentido común y algo menos del de humor. La figura del Rey en una Monarquía Parlamentaria como es España, está en la práctica más enfocada para representar al País extra muros del Reino (art. 56 de la Constitución), que para asegurar la unidad nacional de la que sólo es símbolo, con su lógico corolario de que el Rey no se meta en los asuntos de los españoles. En consecuencia no se le pueden pedir explicaciones al Monarca, a su libre albedrío quedaba poder decir la vergüenza que siente por Iñaki y la pena que le da Artur Mas. En cualquier caso creo que todos sabemos que siente eso, aunque no lo haya dicho, menos los de la prensa rosa que a veces padecen de simpleza.

Qué gran expectación que ha creado la entrada de este 2013. En ocasiones anteriores se solía desear al personal cosas como ¡féliz y próspero año!, pero prácticamente se daban por hechos esos anhelos. Sin embargo en este fin de año esas felicitaciones sí que han sonado a verdadera súplica, pues estaban cargadas de dudas. Pero por si fuera poca la incertidumbre reinante en el ambiente en los días de reyes, bien ha puesto la sorpesa al roscón informativo su otra majestad el Rey Don Juan Carlos. Vaya lío que se ha montado con la entrevista con Hermida, yo no la ví, pero las críticas son abundantes. Se le censura principalmente que no hablase de su yerno y de Cataluña, sin embargo don Juan Carlos no es alguién bisoño en estas lides, a mi entender su experiencia bien le ha debido de aconsejar en ese sentido. Si nos pusiésemos en su lugar cualquiera de nosotros, ¿qué habría dicho?; ¡que mi yerno tiene más cara que Mas y Artur tiene más cuentas que mi yerno!, o tal vez, que Mas es a España lo que Urdangarín es a la Corona. Hay que reconocer que el asunto es complejo, y que en base a ello, don Juan Carlos no quiso ni tan siquiera pasarlos de soslayo sino directamente no hablar. Lo cierto es que el paralelismo entre estos dos personajes como son Urdangarín y Mas no es baladí, pues son dos tipos retorcidos por razón de su personalidad y dos individuos disgregadores por razón de la materia, monetaria ésta. Sin embargo sus hechos están creando para La Zarzuela la que podríamos denominar la ?paradoja de la Monarquía?, y que no es otra que ?si hablo de Mas de Urdangarín, Cataluña y la Reina se separan?. Pero pongamos ahora sí ya un poco más de sentido común y algo menos del de humor. La figura del Rey en una Monarquía Parlamentaria como es España, está en la práctica más enfocada para representar al País extra muros del Reino (art. 56 de la Constitución), que para asegurar la unidad nacional de la que sólo es símbolo, con su lógico corolario de que el Rey no se meta en los asuntos de los españoles. En consecuencia no se le pueden pedir explicaciones al Monarca, a su libre albedrío quedaba poder decir la vergüenza que siente por Iñaki y la pena que le da Artur Mas. En cualquier caso creo que todos sabemos que siente eso, aunque no lo haya dicho, menos los de la prensa rosa que a veces padecen de simpleza.

Comentarios...