Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Google+
Compartir:

CAPITAL

CSI-F afirma que no ha apoyado el 14N por responsabilidad social y porque tenía un carácter político

Actualizado 15/11/2012

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F) de Soria lamenta las acusaciones, pintadas, carteles y agresiones verbales que ha sufrido esta organización, como consecuencia de ejercer su derecho legítimo a decidir desde la responsabilidad, no secundar la convocatoria de huelga del 14N, por considerar desde una meditada reflexión-, que no era ni el momento ni el instrumento más idóneo para defender los intereses de los trabajadores; y por tener un carácter marcadamente político.

La huelga, ligada a la petición de un referéndum, ha sido utilizada, sorprendentemente, por partidos responsables de la actual situación económica, que no tienen autoridad política para abanderar la crítica y denuncia ante el grave deterioro social y económico que sufrimos los españoles, recuerda la presidenta de CSI-F Soria, Reyes Martínez.

Nuestra organización viene demostrando desde hace tiempo su compromiso en la defensa de los derechos e intereses de los empleados públicos y del conjunto de los trabajadores, desde la responsabilidad, la coherencia y la independencia. Tenemos el derecho y la obligación de ejercer nuestra independencia, un valor muy necesario en la sociedad española y soriana; y no podemos la seguir la estela de ningún interés político ajeno a nuestras reivindicaciones laborales y de servicio público, añade Reyes Martínez.

Las actuaciones de algunos políticos que curiosamente ahora se rajan las vestimentas y animan huelgas generales, cuando su partido ha estado en el Gobierno ocho años y es responsable de la situación actual- y los efectos de una severa crisis económica, nos ha colocado a los trabajadores públicos y privados en una situación muy difícil, sin que los responsables políticos hasta ahora- hayan estado a la altura para resolver los problemas económicos y financieros, porque han pensado más en sus propios intereses y en el poder, que en el conjunto de la sociedad, señala la organización independiente.

En este contexto, insiste en que la decisión de no apoyar la convocatoria de huelga es consecuencia de un serio y profundo debate en CSI-F. No nos hemos dejado llevar por lo políticamente correcto, a ojos de un determinado sector de opinión, ni por las inercias de otros sindicatos, afirma Reyes Martínez.

Ahora bien, que nadie piense que la decisión de no convocar la huelga suponga una carta blanca al Gobierno de Rajoy. Todo lo contrario. Vamos a seguir defendiendo los intereses de los trabajadores, con las medidas de presión que consideremos oportunas. Y seguiremos estando en la calle y donde haga falta, para denunciar la pérdida de la sociedad del bienestar y de los derechos laborales.

Sí se pueden mantener las pensiones y servicios como la sanidad, la educación o la justicia, a costa de los bolsillos y la dignidad de los ciudadanos. Pero lo que no se puede hacer es mantener los privilegios de los políticos, los aeropuertos en los que no despegan aviones, decenas de miles de supuestos asesores, los ERE fraudulentos, las embajadas autonómicas en el extranjero, las duplicidades administrativas, los derroches en el gasto público, o el saqueo de unas entidades bancarias que ahora hay que rescatar. Los trabajadores no somos los culpables de la crisis, indica la presidente de CSI-F Soria.

Tres son los motivos fundamentales por los que la organización sindical independiente no ha convocado la huelga del 14N: una postura responsable ante la complicada situación económica y social de España; la apertura de negociaciones con el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, que se han comprometido ante CSI-F, UGT y CCOO a abrir mesas de negociación sobre las condiciones laborales de los trabajadores, que llevan meses bloqueadas; y preservar los principios de un sindicato independiente como CSI-F, ante una huelga que tiene un componente político muy claro.

Reyes Martínez insiste en que CSI-F no ha dicho nada estos días por respeto a los sindicatos convocantes de la huelga, y a los propios afiliados y simpatizantes del sindicato independiente, que había dado libertad para participar o no en la huelga a título individual, puesto que nadie puede dudar, a estas alturas, de nuestro rechazo a la reforma laboral y a los recortes del Gobierno. Pero hay que ser serios, y parar la producción del país en este momento, no aporta nada positivo. Lo que no impide que sigamos llevando a cabo movilizaciones, que las seguiremos haciendo.

La presidenta de CSI-F Soria, en rueda de prensa, se mostró especialmente indignada por la aparición, en la jornada de ayer de la huelga, de carteles y pintadas en diferentes lugares contra el CSI-F. Es una vergüenza que compañeros sindicales, con los que podemos tener diferencias, pero con los que estamos en la misma batalla de la defensa de los derechos laborales y del estado del bienestar, hagan cosas así, desde actitudes irrespetuosas y antidemocráticas. Es una pena, cuando además nadie puede darnos lecciones de coherencia. Y si no, que se lo pregunten a los sindicatos que son capaces de hacer un ERE aplicando la reforma laboral que tanto rechazan, y contra la que convocan huelgas. En CSI-F no somos así. Hay más de una manera de hacer sindicalismo, no sólo la de los sindicatos de clase, como así se denominan.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información