Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Google+
Compartir:

CAPITAL

CSI-F exige a la Junta la negociación de los calendarios tras aplicarse la jornada de 37,5 horas

Actualizado 02/04/2012

La decisión de ampliar en 2,5 horas semanales la jornada de los empleados públicos, tomada por el Gobierno y ha comenzado a aplicarse este lunes 2 de abril, no cuenta con el apoyo de los sindicatos, que creen que traerá más desempleo, no resolverá los problemas de la administración, y tampoco ayudará a aliviar las dificultades financieras que ha generado la crisis.

El sindicato CSI-F exige a la Junta de Castilla y León la negociación de los convenios laborales, una vez que se ha aplicado la jornada laboral de 37,5 horas. La organización sindical independientes recuerda que se opuso a la ampliación de la jornada laboral desde el primer momento que lo planteó la Junta de Castilla y León, a instancias del Gobierno central, que exigió una serie de medidas de contención de gasto a las autonomías.

CSI-F entiende que la medida va a traer más desempleo, "como ya lo empezamos a constatar en Soria y en el resto de las provincias de Castilla y León, sin que esto vaya a propiciar un ahorro de gasto significativo", explica Mariano Prieto, responsable del sector de Administración del CSI-F en Castilla y León.

Dicho esto, y a la vista de la imposición del nuevo horario, CSI-F ha solicitado una entrevista urgente con el director general de la Función Pública, para negociar los calendarios laborales de los trabajadores afectados por el cambio, muy especialmente los que trabajan con turnos, es decir, el personal laboral.

En estos trabajadores, la inclusión de la solapación del horario del turno es la principal reivindicación en el incremento del horario, según Mariano Prieto, para que se reconozca algo que se viene haciendo de manera voluntaria, es decir, acudir al puesto un poco antes para conocer las incidencias que se han producido en el turno.

En el caso de los funcionarios, se apuesta por el horario continuo, buscando un sistema la que está extendido en Europa. Es decir, que la jornada comience a las 7.30 horas y pueda terminar de manera seguida, sin cerrarse el centro, hasta las 19.00 horas. De esta manera, el funcionario puede sumar al horario obligatorio de 9.00 a 14.00 horas, el resto del tiempo que necesite para cubrir la jornada antes o después de esa franja obligatoria. Ahora, los centros se cierran una hora al mediodía, lo que obliga a regresar luego al funcionario, si necesita completar horas de trabajo.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información