Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Google+
Compartir:

CAPITAL

Intenso calor, 81 atendidos en Cruz Roja, ningún herido por asta de toro y novillos mansos, balance de La Compra

Actualizado 16/06/2013

Finalizó el festejo de La Compra, con unos novillos dando sensación de mansedumbre; una hora y cuarto para la 'comprilla', altas temperaturas y afortunadamente, ningún herido en toda la jornada por asta de toro. Las cuadrillas ya conocen a sus novillos de cara a las fiestas de San Juan y los animales, cambiaron el parecer de los aficionados al comportarse de distintan forma a lo visto en el Lavalenguas.

En relación a los atendidos en el puesto de Cruz Roja, su coordinador Rodolfo Alonso, manifestó a SORIANOTICIAS.COM, que el total de personas atendidas en el monte fueron de 81. Tan sólo se realizaron dos traslados a Soria, una por un traumatismo en el tobillo, y otra por una crisi convulsiva, si bien, al término de la jornada, las asistencias atendieron a una mujer en el merendero de autoridades por un leve desmayo.

El número de 81 personas atendidas está "dentro de la media de estas jornadas" aseguró Rodolfo.

En lo que respecta a los novillos, sin querer guerra en ningún momento, todos ellos enfilaron Cañada Honda abajo según salían de los corrales. Mostrando así su mansedumbre pero, en La Saca ya veremos, que eso es otra historia.

Ya por la mañana fallaron los presagios que estimaban una 'comprilla' rápida, tras ver la pasada mañana del Lavanlenguas. Con similar número de caballistas, esta vez, encerrar los 12 novillos se tardó más de lo esperado, hora y cuarto, para subirlos a los corrales de Cañada Honda. Los bueyes y vacas saben su trabajo....a medias, suben a corrales pero después, por gente, por los propios caballistas o por falta de entrenamiento, se despistan, provocando que los novillos se den la vuelta.

Y eso que en el primer intento no iba mal la cosa. Los caballistas arroparon al ganado, por detras y por los laterales, en formación de abanico, pero una vez. El resto de intentos fueron comom el ejército de Pancho Villa, con la misma idea de encerrar los novillos pero cada uno a su guerra particular, dividiendo incluso la manada.

Finalmente, y como se decía, gracias a los mozos a pie, se lograron encerrar los doce toros que esta tarde, serán soltados nuevamente uno a uno.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información