Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Google+
Compartir:

CAPITAL

Las obras de la tubería del Castillo prosiguen con el control arqueológico

Vía medieval
Vía medieval
Actualizado 29/02/2012

Las obras junto a los depósitos del Castillo de la capital para sustituir la tubería y modernizar la red de saneamiento de la ciudad prosiguen con su calendario, aunque el programa de las mismas está condicionado por los laboriosos trabajos que se deben llevar a cabo para complementar la obra con la extracción de los restos arqueológicos, de forma manual, para su posterior control, documentación y estudio. Tras el hallazgo de una calzada, analizada y tapada para su conservación, Patrimonio ha dado su visto bueno a la continuación de las obras causando la menor alteración posible y aceptando la alternativa municipal de excavar junto al depósito aprovechando el movimiento de tierras que ya se hizo en su momento. Ahora el control arqueológico que se está llevando a cabo en el cerro del Castillo se centra, en la revisión de la apertura de las zanjas para la disposición de las nuevas tuberías.

El trabajo se inicia con la retirada mecánica (pala retroexcavadora) de todos aquellos sedimentos de época contemporánea vinculados con la construcción del vial de acceso al parador. A partir de los niveles en los que se aprecia la aparición de restos arqueológicos, la intervención se realiza con peonaje, extrayendo las tierras de forma manual hasta alcanzar la cota de obra necesaria para la correcta disposición de la nueva tubería, de acuerdo con las necesidades del proyecto.

Actualmente se están excavando niveles arqueológicos caracterizados por la presencia en ellos de restos cerámicos fragmentados, realizados a torno, cuyo repertorio tipológico responde, fundamentalmente, con elementos utilizados para el servicio de mesa (platos, tazas, cuencos, jarras), o en la cocina (ollas, tapaderas, cántaros).

Estos restos se recogen en depósitos sedimentarios constituidos por una mezcolanza de tierra, tejas, pequeños mampuestos, ceniza, carbones, huesos de animales y otros elementos constructivos (adobes) cuya cronología deberá ser precisada una vez tratado el material cerámico recuperado.

Por el momento no se han localizado muros ni otros elementos constructivos similares a los documentados en las fases precedentes. Sí se ha podido confirmar la continuidad de la muralla medieval que delimitaría el recinto exterior del Castillo. Se trata de un elemento defensivo, de dos metros de anchura, construido mediante dos caras cuyo espacio interior se rellena con piedras irregulares trabadas con una argamasa de cal y canto de buena calidad que aporta gran solidez a toda la estructura.

La obra de la tubería del Castillo ha supuesto una intervención de gran complejidad, dada su vinculación con toda la red de suministro de agua de la capital que ha implicado el desarrollo de trabajos simultáneos en cinco puntos de la ciudad, y también su ubicación, ahora ya ejecutándose los últimos 200 metros con un importante desnivel. Esta obra se incluye dentro del dinero de la prórroga de Acciona con una inversión de 600.000 euros y ejecutada por la empresa Aljama y era una obra prioritaria para el equipo de Gobierno al asegurar el abastecimiento de agua de toda la ciudad con una tubería moderna, de función y que permite una actuación rápida y eficaz en caso de avería.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información