Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Google+
Compartir:

CAPITAL

Se reabre la carretera de Valonsadero para volverse a cerrar la próxima semana por las podas

Actualizado 16/11/2012

La carretera de entrada a Valonsadero ha quedado abierta en la tarde de este viernes 16 de noviembre y permanecerá albergando circulación normal todo el fin de semana para el acceso a la Casa del Guarda y, por supuesto, a la prueba de atletismo que se desarrollará el domingo en este paraje.

Tras la disputa del Cross Internacional, se retomarán el lunes los trabajos de tala de chopos en mal estado. Esta labor aconseja, por seguridad, volver a cerrar la entrada principal al monte, pero se habilitará, si las condiciones meteorológicas lo permiten, un acceso desde el vivero para poder llegar al recinto hostelero.

Desde el Ayuntamiento han indicado que los trabajos siguen a buen ritmo, pero su extensión en el tiempo dependerá también de la climatología.

Los chopos que se están eliminando, que se sustituirán con los trabajos de repoblación, son aquellos ya dañados por los años y que conllevan riesgo de caída, especialmente en situaciones de temporal. Los informes técnicos aprueban cuatro talas diseminadas en los próximos 20 años. Esto es, una tala cada cinco años para renovar la masa forestal.

La carretera de entrada a Valonsadero ha quedado abierta en la tarde de este viernes 16 de noviembre y permanecerá albergando circulación normal todo el fin de semana para el acceso a la Casa del Guarda y, por supuesto, a la prueba de atletismo que se desarrollará el domingo en este paraje.

Tras la disputa del Cross Internacional, se retomarán el lunes los trabajos de tala de chopos en mal estado. Esta labor aconseja, por seguridad, volver a cerrar la entrada principal al monte, pero se habilitará, si las condiciones meteorológicas lo permiten, un acceso desde el vivero para poder llegar al recinto hostelero.

Desde el Ayuntamiento han indicado que los trabajos siguen a buen ritmo, pero su extensión en el tiempo dependerá también de la climatología.

Los chopos que se están eliminando, que se sustituirán con los trabajos de repoblación, son aquellos ya dañados por los años y que conllevan riesgo de caída, especialmente en situaciones de temporal. Los informes técnicos aprueban cuatro talas diseminadas en los próximos 20 años. Esto es, una tala cada cinco años para renovar la masa forestal.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información