Volver Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
San Juan y los problemas del primer mundo

San Juan y los problemas del primer mundo

OPINIóN
Actualizado 31/05/2022 19:33
Sergio García

Carta de Sergio García, director de Soria Noticias.

Suena el timbre de casa. Ya sé quiénes son porque he escuchado como anteriormente llamaban a varios pisos por el telefonillo. Un par de mujeres muy amables me informan que son “de la cuadrilla” y me preguntan si quiero entrar en fiestas. Doy cumplida respuesta a su pregunta y les lanzo la mía: “¿Cómo va la cosa?”. Me dicen que mal, que hay mucha gente que no entra e incluso personas que no les abren la puerta a pesar de que es evidente que están en casa.

Las Fiestas de San Juan ya están aquí y resulta reconfortante volver a encontrarte, de nuevo, con eso que bien podríamos llamar ‘problemas del primer mundo’. Atrás quedan dos años que, por respeto a usted, querido lector, y a mi salud mental voy a tratar de no describir. Como afortunadamente seguimos siendo primer mundo (ese que no tiene que preocuparse de sí tendrá para comer o le acribillaran a balazos la próxima vez que salga de casa) podemos volver a ocuparnos de esos problemas tan insignificantes, pero tan nuestros. Está claro que cada vez son menos los hogares que entran en fiesta. Un sentimiento constante, igual que ese de ‘se están cargando las fiestas’, y un debate que, tal y como recogemos en la página 5 de este periódico citando a Juan Cascante Cabrerizo, tiene más de 500 años de antigüedad. Pero eso no es óbice para que sea un tema a abordar. Pagar las fiestas a escote entre quienes así lo desean es algo que diferencia totalmente nuestras fiestas a las de cualquier ciudad comparable. Y, aunque cada vez es mayor la cantidad de cosas que paga directamente el Ayuntamiento, es algo bonito y diferente que deberíamos mantener. Desde hace años se trabaja en crear cultura sanjuanera en los colegios, pero un tema que no debemos obviar es la necesidad de incorporar y hacer partícipes de nuestros usos y costumbres a la cada vez mayor población extranjera que reside en nuestra ciudad. Mejorar la integración de los inmigrantes en Soria y, concretamente, en San Juan es uno de los retos que tenemos como ciudad.

Otro es convertir Valonsadero en algo que vaya en consonancia con lo que somos y lo que queremos ser. Es necesario cuidar más el monte, abordar problemas como el exceso de plástico o la falta de agua. Y eso lo debemos hacer de manera que sea compatible con los Chiringuitos, esencia básica de unas peñas que cada vez tienen mayor número de adeptos y que, a día de hoy, son un elemento insustituible de nuestras Fiestas de San Juan. “Que Valonsadero no se convierta en una fiesta de la cerveza”, decía a este medio el alcalde. Ni en un macrobotellón ni en una rave, añado yo.

Porque, y aquí enlazamos con el comienzo, San Juan es diferente. Y mantenerlo así es nuestra responsabilidad como sanjuaneros. Hagamos que, en un mundo cada vez más globalizado y donde todo cada día es más parecido, nuestras fiestas de San Juan mantengan esa esencia que las hace única. O, como dice Quique García, “que las Fiestas cambien pero que no las cambiemos”.

Comentarios...