Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Youtube
Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
Algo peor que el Ébola

Algo peor que el Ébola

OPINIóN
Actualizado 12/08/2014 10:58

No es otra cosa que la sin razón de aquellas personas que no han tardado ni cinco minutos en salir a criticar al Gobierno de España tras esta actuación humanitaria.

El traslado a España desde el continente africano del religioso español afectado por el Ébola, ha sacado durante los últimos días lo mejor y lo peor de la raza humana en España.

Por un lado, ha provocado la más absoluta solidaridad por parte del gobierno de España hacia un compatriota infectado por el virus, ordenando su repatriación inmediata para tratar así de dar algo de esperanza a una vida que pende de un hilo y que ahora más que nunca, está en manos de los médicos y de Dios; por otro lado, esta circunstancia ha provocado también, ver cómo hay algo aún peor que el Ébola, y que no es otra cosa que la sin razón de aquellas personas que no han tardado ni cinco minutos en salir a criticar al Gobierno de España tras esta actuación humanitaria.

Casualidades de la vida, han hecho que haya sido desde las filas de la izquierda española de las que hayan salido esas muestras de ataque al Gobierno, aduciendo que la rapidez del traslado del español infectado tenían su raíz en su condición de sacerdote católico.

De vergonzosas y deleznables podemos calificar solamente este tipo de manifestaciones que algunos lanzan sin ningún pudor a pesar de llevar siempre en su pecho, ?grabado a fuego?, eso de paz y justicia social para todos. La hipocresía de algunos integrantes de la izquierda más radical y que utilizan la condición de religioso para deslegitimar la vida humana ya las hemos visto en el pasado. De hecho, ya no sorprenden a nadie, pero sí causan sonrojo.

Ante un drama que mantiene en vilo al mundo entero, manifestaciones de este tipo sólo reflejan la verdadera esencia con olor a putrefacción que a algunos y algunas les corre por las venas.

Para el Ébola, todavía no tenemos cura. Para los mal nacidos, desgraciadamente tampoco.

Comentarios...