Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Google+
Compartir:

CAPITAL

Soria dejó de percibir 170.000 € en 2014 por no marcar la X solidaria en el IRPF

Heras (dcha.), Casado, Ligero y Ballando cruzan los brazos en señal de la X solidaria. / SN
Heras (dcha.), Casado, Ligero y Ballano cruzan los brazos en señal de la X solidaria. / SN
Actualizado 12/05/2015 23:36:12

Agrupaciones asistenciales sorianas invitan a efectuar este gesto en la declaración de la renta para sumar fondos a las labores que llevan a cabo en la provincia. Insisten en que no perjudica a la Iglesia Católica y que no supone incrementar las aportaciones fiscales no tampoco recibir menos en la devolución, en su caso.

Las organizaciones FADISO, Cruz Roja Soria, Asamblea Española Contra el Cáncer (AECC) en Soria y ASAMIS han expuesto este martes las razones por las que los contribuyentes pueden marcar la X solidaria en la casilla de ‘Fines sociales’ en la declaración de la renta. Un gesto que se traducirá en “un momento feliz” para el declarante y que no afecta en ningún modo a las percepciones que recibe la Iglesia Católica ya que ambas son compatibles.

Así, los representantes de estas cuatro organizaciones no gubernamentales (ONG) han destacado que de este modo se da un destino solidario a los impuestos en una acción que revertirá directamente la provincia. De lo contrario, tal y como ocurrió el año pasado, 169.419 euros irán a parar a las arcas del Estado para fines sociales y que serán repartidos para todo el territorio nacional.

Así lo ha remarcado Ana María Casado, de FADISO, quien ha insistido en que muchos de los programas que se habían previsto desarrollar en capital y provincia “no han sido concedidos” ya que la distribución de los fondos no revierte directamente a Soria en el caso en que no se marque la casilla indicada.

Por su parte, Carmen Heras, de Cruz Roja Soria, ha explicado que las aportaciones provenientes del IRPF se incrementaron hace ya 25 años, si bien, los programas específicos que ahora han de llevar a cabo en la Asamblea local llevan a incrementar los gastos. También ha indicado que el 22% del presupuesto procede de este impuesto, con lo que es preciso aumentar la dotación, sobre todo en estos tiempos de crisis. Las labores asistenciales pasan por ámbitos como la atención económica a 80 familias para gastos de farmacia, alimentación, educación, etc. y otros muchos, como drogodependencias; piso de emancipación para jóvenes en riesgo de exclusión; inmigrantes; mujeres maltratadas, e incluso la atención para reclusos, por citar algunos ejemplos. En total son 45 profesionales (no todos dedicados a jornada completa) los que se ocupan de estas y de otras tareas asistenciales, ayudados por la labor desinteresada de 325 voluntarios.

En la Asamblea de Soria de la AECC, Fernando Ligero ha descrito que en muchos casos el declarante no es preguntado por el gestor sobre la elección solidaria, por lo que la casilla queda vacía, con la consiguiente pérdida del porcentaje para la provincia. También ha indicado que el dinero sobrante va a parar a ayuda internacional “cuando el Estado ya tiene presupuesto para ello”. Ligero ha lamentado también que la agrupación que encabeza ha de hacer un gran esfuerzo a la hora de apoyar a los familiares de niños con enfermedades oncológicas, que se ven obligados a un tratamiento en otras ciudades, por lo que la AECC costea pisos de alquiler para alojar a estas familias. “En Soria no hay unidad oncológica infantil”, ha explicado, al igual que tampoco existe una unidad de paliativos, aunque España tiene una de las mejores calificaciones en la materia a nivel mundial. Añadir también que la asociación también asiste psicológicamente a familiares y a personas con este tipo de dolencias, para lo que es preciso disponer de fondos.

Por último, Mario Ballano, en representación de ASAMIS (integrada en la agrupación de familiares de personas con discapacidad intelectual), ha señalado que pese a que su organización “es más modesta” que las otras tres, ha referido el dato por el que el 22,17% de los contribuyentes no hacen ninguna intención de marcar la X en ninguna de las casillas en el IRPF, mientras que el 23,9% sólo lo hacen para la Iglesia Católica, haciendo una llamada de atención en lo que es “un acto voluntario y que no es obligatorio” tanto para los primeros como para los segundos. Ha insistido además en que este gesto es “libre y no supone ningún coste económico” para el contribuyente y que “lleva a una satisfacción personal porque ayuda a otras personas”.

Con este gesto, las personas físicas no verán aumentar su carga fiscal ni tampoco les llevará a ver reducida la devolución en su caso.

comments powered by Disqus
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información