Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Google+
Compartir:

REPORTAJES

Gonzalo de Miguel, el soriano que subió al Kilimanjaro

Imagen de una de sus expediciones/ GONZALO DE MIGUEL
Imagen de una de sus expediciones/ GONZALO DE MIGUEL
Actualizado 22/01/2017 16:50:27

Este empresario que vive en Zaragoza, encuentra la paz en la montaña y no hay fin de semana que no se acerque a alguna a practicar. Continuamente está poniéndose retos y disfruta de cada uno de ellos un poco más, aunque siempre sabiendo decir que no cuando ve peligro o que sus fuerzas no llegan a más. Como él mismo reconoce, decir "no" no es un fracaso, al contrario; "puede salvarte la vida"

Gonzalo de Miguel es un aficionado a la montaña. Un montañero no profesional que ha subido, entre otras, al Kilimanjaro y deja de ponerse objetivos porque para él, la montaña “es un desafío contra sí mismo”. Empezó a practicar montañismo cuando, por lesiones, tuvo que retirarse de ‘la pelota’, el deporte que hasta entonces practicaba. Y en la montaña “encontró la verdad”. Como él mismo cuenta, cuando está estresado del trabajo –tiene una empresa de 72 trabajadores-, coge la furgoneta y se va a la montaña. Porque así practica, tiene una furgoneta preparada con camas donde establece su ‘campamento base’ y, desde allí sube a la montaña que tenga delante y que suele ser, a menudo, Los Pirineos, el Moncayo y el Pico Urbión. Este soriano no se olvida de su tierra cuando corona una cumbre, pero tampoco cuando entrena. Nacido en Monteagudo se trasladó hace años a vivir a Zaragoza y se enorgullece de ser una de las últimas personas nacidas con el médico del pueblo, no en Soria. Y reconoce que para él, Monteagudo lo ha sido todo porque “si te olvidas de dónde vienes no sabes a dónde vas”. Sobre su expedición al Kilimanjaro, la más reciente, recuerda la emoción que iba sintiendo al bajar porque “cuando llegas a la cumbre, casi no eres consciente de lo que has logrado. Fue un día muy duro el que hicimos cumbre. Comenzamos a ascender a la 1 de la madrugada y llegamos a las 6:15 de la mañana. Y tras la foto de rigor, comenzamos el descenso. Llegamos a las cinco de la tarde porque hay que bajar despacio”, el mal de altura no perdona ni al subir ni al bajar. Pero De Miguel no sólo es un campeón que ha logrado llegar a la cumbre del Kilimanjaro, sino que además, según la ruta que hizo, lo normal es tardar siete días y él sólo tardó cuatro. Tras este objetivo cumplido sigue pensando en las próximas expediciones “si el cuerpo sigue respondiendo”: en junio tiene un viaje planificado al Mont Blanc “el sueño de cualquier montañero que se precie”, en agosto quiere subir al Elbrús, en Rusia, y llegar al techo de Europa. Y para enero de 2018, tiene prevista una expedición de mínimo 20 días al Aconcagua, el techo de América. Este soriano no quiere dejar un solo techo sin tocar, pero también le gustaría ir a Nepal; aunque esta expedición tiene un tinte más humanitario. Quiere conocer y ver a los sherpas de quienes dice son “los auténticos protagonistas de la montaña”.

comments powered by Disqus
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información