Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Google+
Compartir:

PROVINCIA

La Junta ampliará el servicio de Pediatría en Ólvega, Ágreda, San Leonardo de Yagüe y Camaretas

El centro de salud de San Leonardo de Yagüe. /SN
Actualizado 13/02/2017 17:34:51

Está previsto que esta ampliación se ponga en marcha el próximo 1 de marzo, una vez se organice el servicio en los diferentes centros de salud, manteniendo las actuales consultas en el resto de zonas pediátricas.

La Junta de Castilla y León, a través de la Gerencia de Asistencia Sanitaria de Soria, va a incrementar los días de consulta de los pediatras de área en las zonas básicas de salud de Ágreda, Ólvega, Camaretas y San Leonardo de Yagüe, manteniendo la prestación en el resto de zonas de la provincia. Se incorporará un nuevo profesional y se reorganizará el área para poder atender este incremento. Está previsto que esta reordenación se ponga en marcha, una vez organizada en los diferentes centros de salud, el próximo 1 de marzo.

La nueva organización asegurará que se sigan manteniendo las ventajas asistenciales del modelo de Pediatría de Área y la participación de los médicos y enfermeras de área en la atención sanitaria de los niños, de tal manera que se aporte valor al sistema sin perder ninguna de sus ventajas.

Desde la Gerencia se han iniciado los trámites para poder ofertar una nueva plaza de pediatra de área a cobertura en las próximas oposiciones y concursos de traslados de la especialidad, pasando de diez a once los profesionales que desarrollarán la Pediatría en Atención Primaria en la provincia.

Pediatra de área

La atención sanitaria en el medio rural de los niños menores de 15 años se venía prestando, desde que se pusieron en marcha los centros de salud y se inició la reforma de la Atención Primaria, por el médico y la enfermera de familia. Estos facultativos especialistas estaban perfectamente capacitados, tanto legalmente como por la formación específica de su especialidad, para el desempeño de la atención, y además añadían un valor a la asistencia: la integración de la cobertura de las necesidades asistenciales de los niños con las de su entorno familiar, social y escolar, y la continuidad de la atención en cualquier momento del día y a lo largo de toda la vida de las personas.

Este modelo, acorde con los planteamientos de la Atención Primaria, que no se limita al tratamiento de la enfermedad, sino que trabaja por la salud y la calidad de vida, no pudo implantarse en el entorno urbano porque ya existía una separación previa de la atención a los niños con respecto a los adultos.

Sin embargo, este modelo que aportaba indudables ventajas, tenía también evidentes inconvenientes. El médico de familia acumulaba menos experiencia, no solo en el tratamiento de las enfermedades pediátricas, sino también en los reconocimientos del niño sano y en el diagnóstico precoz de posibles problemas frente al especialista de Pediatría, no por su formación en la especialidad, pero sí por tener cupos muy reducidos de niños y por tanto menos contacto con la formación continuada y los programas de los especialistas de Pediatría. Se daba, además, la paradoja de que este problema se agravaba cuanto más pequeño era el cupo de pacientes asignados al médico.

Por este motivo, hace ya veinte años, se puso en marcha en Castilla y León (al igual que en el resto de España) la figura del ‘pediatra de área’, que trabajando en el medio rural, apoyaba al médico de familia en todos aquellos aspectos de la asistencia donde se precisara la intervención de un especialista con más experiencia, tanto para consulta derivada del médico como solicitada directamente por la familia del paciente, en función de la organización y las necesidades de cada zona. En ese momento, se repartió el territorio provincial para su cobertura por los pediatras existentes en el área, incluyendo todas las zonas básicas de Soria.

Desde entonces, se ha continuado trabajando con este sistema. Así, cuando ha habido problemas para cubrir las vacantes de Pediatría de Área, estas se han ido cubriendo provisionalmente con médicos de familia con formación específica adicional -y que no veían adultos, con lo que la calidad asistencial y la experiencia estaban aseguradas-, siempre integrados a todos los efectos, incluyendo los formativos, en la Unidad de Pediatría del Área. Este problema es común en todo el territorio nacional, incluyendo las grandes capitales, por la reticencia de los especialistas de Pediatría a trabajar en Atención Primaria.

Este sistema, veinte años después, presenta algunas debilidades motivadas por las nuevas prestaciones y demandas asistenciales, pero sobre todo por los cambios demográficos en la provincia. A pesar de que la población infantil sufre un descenso continuado en los últimos diez años, es cierto que esta bajada es muy acusada en algunas zonas y no así en otras, como en la capital y otros núcleos de población con tejido industrial, en las que incluso se están produciendo incrementos importantes.

comments powered by Disqus
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información