Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Youtube
Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
Premios a la investigación, 'made in Soria'

Premios a la investigación, 'made in Soria'

REPORTAJES
Actualizado 24/03/2018 18:19
Encarna Muñoz

12 becas de 1.000 euros y una “extraordinaria” de 3.000. La Cátedra de Innovación del Campus Duques de Soria ha conseguido enlazar de forma óptima empresa privada y universidad. Caja Rural de Soria financia unas actividades entre las que se destaca el impulso a la investigación. El mejor proyecto, el de Sara Pascual, pretende dar una salida rentable y ecológica a los purines.

La Cátedra de Innovación, órgano de la Universidad de Valladolid y financiada al 100% por Caja Rural de Soria, se puso en marcha a finales de 2017 y ya se puede hablar de un primer balance de actividad con la concesión de 13 becas a la investigación y la organización de un amplio abanico de actividades docentes. Se trata de un ejemplo de colaboración entre universidad y empresa privada que la directora de la Cátedra y decana del Campus de Soria, Blanca García, explica como un “intento de impulsar actividades que cambien el foco y lo localicen se directa y principalmente sobre los estudiantes”.

La idea de un órgano así surgió de esta decana, que compatibiliza su cargo con el de consejera de la entidad de crédito soriana. Ella explica que percibió la necesidad “de agrupar todas las aportaciones que hacía la Caja a la universidad bajo un mismo paragüas, consiguiendo además de más fondos, también mayor visibilidad para la entidad”. Al formalizar la idea, nació la Cátedra de Innovación.

Caja Rural de Soria puso sobre la mesa 30.000 euros para que una parte de ellos sirviera para “darles un empujoncito a los estudiantes”. Por eso, además de iniciativas como la ‘Semana de la empresa en el aula’, la ‘Jornada de la empleabilidad’ o la ‘Olimpiada de Economía, se pensó en premiar el talento investigador. “La carrera investigadora siempre es la gran olvidada. Antes era más fácil pero ahora no se puede acceder a la universidad sin una tesis doctoral, algo que, por desconocido, no siempre resulta atractivo. Por eso ofrecemos la posibilidad de saber lo que es y de adquirir cierto recorrido en esta materia antes de la vida profesional”.

Esta primera edición de las becas a la investigación de la Cátedra de Innovación pretende ser sólo el inicio del camino. Blanca García explica que “habrá una nueva dotación económica y esperamos que aumenten los participantes, queremos que se ilusionen y que el talento salga a flote”.

Como resultado de esta convocatoria “12+1” para becas de investigación se han entregado 12 becas de 1.000 euros y una “extraordinaria” dotada con 3.000 euros al mejor proyecto. En total, en esta primera edición, se presentaron 17 propuestas y la selección según Blanca García “fue complicada. No hay duda de que todos los becados son proyectos muy potentes”. La directora de la Cátedra destaca que “hay que agradecer el esfuerzo de los alumnos y también de los tutores”, pues hay nombres como los de Pilar Lisbona, Dafne Hermosilla y Zoraida Verde, reconocidas investigadoras.

Dentro de los campos de estudio la decana destaca que “varias becas están relacionadas con temas de actualidad como las energías renovables. Algunos de los proyectos que se desarrollarán tratan sobre energías fotovoltaicas o biomasa. Pero también hay alguno que se enfoca en Enfermería (para mejorar la calidad de vida en personas de más edad) o Traducción e Interpretación con estudios comparados de inglés-español”.

La mejor entre los mejores

La beca de 3.000 euros, “el premio a la excelencia” según Blanca García, ha recaído en la soriana Sara Pascual por “combinar a la perfección curriculum, planteamiento y desarrollo”. Pilar Lisbona turoriza el mejor proyecto. Su trayectoria de años de investigación avala el proyecto. Ha trabajado en evaluación e integración energética en sistemas de captura de Dióxido de Carbono (CO2) y ha colaborado con empresas como Endesa y Gas Natural. Un respaldo profesional para Sara Pascual.

La estudiante del Máster en Ingeniería de la Bioenergía y Sostenibilidad Energética del Campus Duques de Soria centraba su estudio en la viabilidad termoeconómica de un innovador sistema energético renovable, con emisiones negativas integrado en una planta de tratamiento de residuos ganaderos en Almazán. Esto traducido a un lenguaje menos técnico significa que su objetivo es poder gestionar los residuos procedentes de la actividad ganadera (fundamentalmente purines), de tal forma que se obtenga energía de ellos.

Sara Pascual explica que “actualmente muchos ganaderos extienden los purines en parcelas y la consecuencia directa es la nitrificación de las aguas. Con este nuevo sistema se atacarían dos pájaros de un tiro, pues se les daría a los residuos una segunda vida convirtiéndolos en biogás y se podría obtener, además, bioabono para nutrir los campos. Así se cerraría el ciclo”.

Problema real en Soria

La alumna, consciente de la realidad de la provincia, explica que “las granjas de cerdos se multiplican año tras año y todo indica que en un futuro la macro-vaquería de Noviercas será una realidad con 20.000 vacas generando purines. Los ganaderos necesitan una solución para gestionar esta gran cantidad de residuos sin que, como consecuencia, se ataque ecosistemas y medio ambiente”.

Escuchar hablar a esta alumna brillante, tranquiliza. Ella puntualiza que “esto no es una ocurrencia, es un trabajo en el que tanto yo como mi tutora Pilar Lisbona hemos invertido mucho tiempo”. Y el paso del tiempo parece que le da la razón pues este no es el primer reconocimiento que obtiene. En diciembre fue galardonada con el Premio Nacional al Mejor Proyecto Fin de Grado o Máster en tecnologías de captura, transporte, almacenamiento y usos del CO2 otorgado por la Plataforma Tecnológica Española del CO2. “Recoger este premio en el Ministerio de Economía me dio un impulso tremendo, y ahora esta beca me anima a continuar”.

El futuro

El siguiente paso de este proyecto y en lo que se emplearán los 3.000 euros de esta beca es “analizar el coste económico que supondría implantar este sistema en una planta ganadera. La tecnología de captura del CO2 es todavía muy cara, pero se podría reducir su precio con inversión. Lo importante es hacerlo atractivo para los que lo usarán”.

Dinero que se buscará a nivel nacional pero también fuera de nuestras fronteras, pues parte de estos fondos se dedicarán a exponer el proyecto a nivel internacional. “Lamentablemente, para publicar en revistas científicas y exponer en conferencias es necesario el dinero, pero afortunadamente esta beca me ayudará”, concluye Sara Pascual.

Comentarios...
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información