Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Youtube
Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
El rearme de la Soria Ya

El rearme de la Soria Ya

REPORTAJES
Actualizado 17/05/2018 14:26
Sergio García

Tras años en el ostracismo, la Plataforma recupera el pulso de la mano de una veintena de nuevos miembros que traen ganas, ideas y formas renovadas. Soria Ya aspira a convertirse en un elemento dinamizador de la actualidad política de la provincia “sin entrar en las luchas partidistas”.

“Todos conocemos a la plataforma de siempre, y no podemos permitir que el trabajo de `Los Goyos´ se pierda”. Así resume Fernando Arévalo el sentimiento de los nuevos miembros de la Plataforma Soria Ya. Él, como otra veintena de personas, respondió al llamamiento que realizaron Goyo Alonso y Goyo Sanz en este mismo periódico en noviembre de 2017. “Habíamos hecho el mismo llamamiento en otras ocasiones, pero esta vez tuvo una gran acogida”, señala Sanz. Está esperanzado aunque la voz de la experiencia le hace ser siempre precavido.

Este ‘rearme’ de Soria Ya llegó “en el momento oportuno”. “Cuando me apunté algunos me preguntaban si eso todavía seguía existiendo”, se lamenta Esther López. A las pocas semanas tocó `el gordo´; el Numancia se enfrentaría al Real Madrid en Copa del Rey. “Era una oportunidad que había que aprovechar”, recuerda Carlos Vallejo. Ahí se comenzaron a ver las nuevas ideas de la gente más joven. Todo el campo de Los Pajaritos y también una buena parte del Bernabéu encendieron las linternas de sus móviles, para poner el foco mediático en los problemas de Soria. Fue un `Hola, seguimos aquí´ de Soria, pero también de la Plataforma.

El perfil de los nuevos miembros de la Plataforma es gente que ronda los 40 años, profesionales, nacidos en Soria y que han cursado, en muchos casos, sus estudios fuera de Soria. Algunos “hemos tenido la suerte de poder volver”, asegura Silvia Largo, “otros ayudan desde fuera, desde Logroño, Zaragoza, Barcelona o Madrid”, cuenta Goyo Sanz orgulloso.

Bermúdez de Castro

Revisando los documentos de la Plataforma Soria Ya de hace más de una década, han constatado lo que muchos se temían. “Las cosas no han cambiado mucho. Quitando el Piqueras y cuatro cosas más las reivindicaciones son perfectamente válidas”, señala Vanessa García. “Y las declaraciones de los políticos también, solo habría que cambiar las fotos” indican. Pero Sanz les avisa, “no hay que caer en tentaciones de pesimismo”.

Futuro

Tienen claro que esto es solo el principio. “Ahora mismo todavía estamos organizándonos”, cuentan mientras reconocen que es importante “que cada uno encuentre su sitio”, y “tener claro cuál es el objetivo, que no es otro que luchar por Soria”. Señalan que son un elemento político, “porque al final todo es política”, pero que no van a entrar en la lucha partidista. Son conscientes de que entran en un periodo complejo. Pasado el empuje inicial, ahora toca a la Plataforma marcar y condicionar la agenda pública. A los nuevos no les preocupa, pues “tenemos a los mejores maestros”. “Esto no es una cosa de poco tiempo”, avisa Alonso en referencia al lento ritmo al que avanzan los proyectos.

Sobre las acciones de futuro, Alonso apunta que “tendrán que ser imaginativas”, y apuesta por salir a la calle “sólo por cosas muy gordas y con todo muy bien pensado”. Fernando Arévalo apunta que “aunque parezca que estamos tranquilos estamos trabajando en nuevas acciones”. Su reivindicación más importante ahora pasa por lograr una fiscalidad especial para las zonas despobladas.

“Nuestro objetivo es que la gente tenga la alternativa de quedarse en Soria, que irse fuera sea un opción, no una obligación”, señalan. “Ojalá algún día la Plataforma se disuelva porque no tenga sentido”, concluyen.

Comentarios...
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información