Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Youtube
Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
Ponce, maestro…

Ponce, maestro…

SAN JUAN
Actualizado 01/07/2018 23:38

El valenciano desoreja a sus dos rivales en el coso de San Benito para un cartel donde Román también abre la puerta grande y Cayetano se lleva un apéndice.

Lleno en el coso de San Benito en este Domingo de Calderas de los Sanjuanes 2018 para el único festejo taurino de abono que ha podido celebrarse en esta edición, tras haber sido suspendidas las tardes del Miércoles el Pregón y del Sábado Agés por cuestiones climatológicas.

Y no era para menos. Una tarde en la que las exigencias del fútbol, tras la decepcionante eliminación del combinado español, había cambiado horario, arrancando el paseíllo a la desacostumbrada hora de las siete y cuarto de la tarde.

Sin embargo, el horario no decepcionó. Ponce, Cayetano y Román dieron, cada uno con sus dosis, un buen festejo en la plaza soriana. Cuatro, una y dos orejas, respectivamente para los diestros, fueron los trofeos con los que el respetable salía olvidando cuestiones del balompié.

Sobresaliente Ponce. El valenciano calcaba dos faenas en lo que su dilatada maestría le hacen estar donde está en el escalafón. Buenas maneras, torería y además, ganas con su lote de Torrestrella. En su primero, no dudó brindarlo al tendido, confiado en que podía desorejarlo. Pese a que ‘PocaPrisa’ mugía, fue ahormando su embestida, cuidada ya en los tercios de varas y de banderillas (puyazo y dos pares) tras recibir a su enemigo con el percal con temple y sin exageraciones. Ya con la muleta, buen hacer con las dos manos al negro bragado y meano, que se rendía a molinetes y redondos casi interminables. Con el público en el bolsillo, igualó al cornúpeta plegando el trapo y cobrando un estoconazo hasta los gavilanes, quizá mínimamente caído, pero efectivo. Dos orejas

En su segundo, el de Chiva planteó una labor cuidada, también por falta de fuerzas de 'Buentalante', un cinqueño con querencia al peto y donde el varilarguero no tuvo más remedio que emplearse a fondo para defender su montura. Después, ya con la muleta, Ponce lograba excelentes pases con ambas manos, yéndose a las inmediaciones del 7 donde se clavaba su rodilla para doblegar al castaño. Lo pasaportó de otro estoconazo y se llevó los dos apéndices.

Cayetano no vio claro a ‘Beato’. En su primero prefirió estar correcto y cuajar una faena que no transmitió a los tendidos. El de Torrestrella, pese a su querencia al caballo -entraba al relance- no hizo apenas nada por colaborar, por lo que el madrileño, con ascendencia andaluza, dejó una buena estocada para pasaportar al toro. Palmitas.

En su segundo, lo vio con más claridad. Y ganas. Magníficos lances de capote, hondos y de bella estampa. Pese a que el cinqueño también se manifestó cumpliendo en el caballo, haciendo incluso la romana, el matador levantó al público con su templanza con la muleta, dominando a ‘Gallarreto’. Embroques largos, bajando la mano y con largura, hicieron que la faena fuese de menos a más, logrando con más voluntad una oreja que el respetable dio por buena, tras un golpe de cruceta postrero al estoque.

Román Collado se presentaba por primera vez en Soria. Y lo hacía como un vendaval recibiendo a su primero con tres largas cambiadas, clavando las rodillas bajo el tendido 3. Quizá las ganas de agradar y el arrojo le llevaron a encoger los corazones del público en el tercio de varas, con un traspié a los pies del caballo y después, con un tremendo golpe al citar por navarras en el quite. Algo que el respetable agradeció, ovacionando el quehacer del último tercio que remataba con una buena estocada. Se llevaba las dos orejas de ‘Ternero’, con muchos pies durante toda la lidia y que quizá debió recibir más castigo bajo el peto.

También con voluntad se presentaba ante el que cerraba plaza, aunque en esta ocasión el valenciano no lograba la comunión con el graderío como ya había hecho con su primero. Toreó aseado tanto con el percal como con la muleta, siendo en esta donde más aplausos cosechó, robando pases de pecho a ‘Vanidoso’. Sin embargo, en espadas pintaron bastos. Una media estocada le hacía tomar el descabello, y él en la mano sonaba un aviso. Después de una decena de golpes finaban al de Torrestrella sin más.

Puerta grande para los valencianos en una tarde de esplendor sanjuanero, con un público entregado a la terna y con una feria que el astro no ha dejado completar.

Comentarios...
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información