Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Youtube
Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
Jagoba Arrasate: “Tener a Íñigo Pérez es una ventaja”

Jagoba Arrasate: “Tener a Íñigo Pérez es una ventaja”

DEPORTES
Actualizado 28/09/2018 08:39
Bernat Díez

Después de tres años en un club y en una ciudad, Soria, en la que ha sido "muy feliz" y a la que tiene "muy presente", el técnico vasco y el jugador navarro, defendiendo la elástica de Osasuna, reciben (domingo a las 18:00h) a un bello amor, el Numancia.

¿Qué hay de nuevo, amigo? Dispuesto a ser ahora el malo de la película, el destino del Club Deportivo Numancia y el camino de Jagoba Arrasate (02-04-1978, Berriauta) se entrecruzan nuevamente en El Sadar de Pamplona. Soria siempre podrá contar con Jagoba, menos durante la tarde (18:00 horas) de este próximo domingo. Arrasate, a quien se le hace “raro” analizar a un equipo que dejó al borde de Primera división, quiere liársela a su Numancia desde la grada, pues no podrá sentarse en el banquillo porque arrastra una sanción de dos partidos tras ser expulsado el pasado fin de semana contra el Sporting de Gijón.

Soria Noticias: ¿Cómo le va?, ¿cómo le trata su nueva andadura foral?

Jagoba Arrasate: Bien, bien. Se me está haciendo raro analizar al Numancia. Pero bueno… es lo que toca (ríe)

SN: ¿Y qué analiza de su ‘ex’?

J.A: Como vamos a jugar en El Sadar, nos estamos fijando más en sus tres partidos fuera de casa. Un partido loco en Córdoba, de ida y vuelta, en el que el Numancia es mejor, un partido en Lugo en el que el Numancia tiene problemas y un partido en Gijón en el que el Numancia juega con muchísima personalidad. Fuera de casa, ha hecho las cosas bien. Ha metido seis goles, ¡qué es muy difícil! Intentaremos contrarrestar lo que ha hecho a domicilio para intentar ganarles.

SN: ¿Miedo?

J.A: El Numancia es un equipo valiente, que juega con personalidad fuera de casa y que, sobre todo, si te supera en la primera línea de presión, te puede hacer mucho daño. Yeboah está siendo desequilibrante. Alain (Oyarzun) también está siendo determinante fuera de casa. El Numancia tiene un buen trato de balón. Son capaces de salir rápidamente de tu presión.

SN: De su claro 1-4-2-3-1 en Soria, al 1-4-3-3 de López Garai en este nuevo sistema numantino sobre el verde. ¿Su exequipo es más frágil si lo comparamos a cuando usted lo dirigía?

J.A: Cosas diferentes. Se ha demostrado que una buena versión, en ese estilo, también le da alegrías. También da para meter seis goles fuera de casa, ¡qué es dificilísimo! Todo se trata de ajustar, de acelerar un proceso nuevo, con jugadores nuevos y con un nuevo entrenador. El Numancia ha demostrado, en pretemporada y en algunos partidos de Liga, que su estilo puede ser competitivo y hacer mucho daño al rival.

SN: Osasuna-Numancia. ¿Qué partido espera?

J.A: Espero un partido bonito porque el Numancia es un equipo muy atrevido. Un equipo que se expone y que fuera de casa también es valiente. A nosotros nos gusta apretar arriba y en casa, sobre todo, ser protagonistas. Entiendo que será un partido de alternativas y, seguramente, igualado. Ojalá caiga de nuestra parte, aunque espero un partido atractivo.

SN: ¿Su nuevo amor navarro le tiene en cuenta sus deslices al acordarse de otro trocito de su corazón, el Numancia?

J.A: Al final son tres años (en Soria). Ahí tengo gente a la que quiero y a la que adoro. Es un club al que ahora mismo sigo con lupa. Es verdad que sólo lo he podido ver una vez en directo esta temporada, contra el Elche. Casualidad, además, que ganaron. Sí que estoy encima de lo que es el día a día del Numancia.

SN: Y en ese día a día, en Soria se hace de noche. El Numancia se traspasa. Fin de una era.

J.A: Me falta información para poder opinar. Es verdad que os he leído a partir del lunes (24 de septiembre). Lo que sí puedo decir es que conozco muy bien a Paco Rubio. Lo primero que hay que hacer es quitarse el sombrero ante su gestión y la del Consejo. Conociendo a Paco, sé que el Numancia para él es como un hijo. Entiendo que intentará dejarlo en buenas manos. No me cabe la menor duda.

SN: Ocurra lo que ocurra durante esta jornada dominical (séptima jornada de Segunda), ¿le dolerá?

J.A: Quiero ganar. Estoy en Osasuna y necesitamos la victoria. A partir del lunes 1 de octubre, a desearle lo mejor al Numancia. Si ganamos, para mí no va a ser una victoria como otra cualquiera. En frente hay rivales deportivos, pero también amigos.

SN: A Soria se llega llorando, pero uno se va llorando de ahí. ¿Añora la ciudad?

J.A: ¡Pues claro que sí! He estado muy a gusto en ese club. He sido feliz en esa ciudad. Tanto yo como mi familia. Lo bueno es que si antes guardaba buenos recuerdos, después de la temporada que hicimos, marcharte así hace que esos recuerdos vayan a perdurar toda la vida. Me he podido escapar alguna que otra vez a Soria. Y volveré, porque en casa la echamos de menos (a Soria).

SN: Si en este preciso momento estuviese en Soria, ¿qué haría?

J.A: Seguramente, pasear por La Dehesa con los críos, que es lo primero que pisarían. Después, estar con mi gente. Ahora mismo, si voy a Soria, más que un lugar, pondría por delante estar con equis personas.

SN: Sinceridad. ¿Si el Numancia hubiese ascendido, estaría al frente del nuevo proyecto?

J.A: ¡Buf! No lo sé. Entendía que un ciclo había terminado En tres semanas empezábamos otra temporada y no podía arrancar otra vez a este equipo, que tanto me ha dado. Hipótesis. No puedo decir nada al respecto. Ojalá podamos ver algún día al Numancia otra vez en Primera.

SN: ¿Es un no?

J.A: Me hubiese hecho mucha ilusión, una ilusión tremenda, ascender con el Numancia. Luego, no sé lo que hubiese pasado. Igual estaría aquí, en Osasuna.

SN: ¿Entiende que la parroquia numantina diese por sentado que Arrasate ya lo tenía todo atado con Osasuna antes de tiempo?

J.A: Entiendo que hay opiniones para todos los gustos, pero en el club saben perfectamente que yo no hablé con nadie antes de que se acabase la temporada. De hecho, la primera conversación que tengo con Osasuna se produce el lunes, después de terminar la Liga. Se interesaron más clubes y a todos les dije lo mismo: no iba a hablar con nadie hasta que finalizase la temporada. Tenía clarísimo que me debía al Numancia. Cuando luego el acuerdo se produce tan rápido, entiendo que haya suspicacias, o que la gente pudiese pensar que ya lo tenía hecho, pero, ¡para nada! El club lo sabe.

SN: En Los Pajaritos, con López Garai, se vive dentro de un periodo transicional, pero El Sadar también se está aclimatando a su nueva filosofía.

J.A: Intentamos trasladar nuestra idea de juego: apretar arriba, ser valientes, jugar a pocos toques o ser verticales. Es verdad que estamos alternando. Dos puntas o un punta y un mediapunta. Al final, todo es un proceso. A todos nos gusta que ese proceso se acelere. En El Sadar hemos hecho buenos partidos; fuera de casa nos está costando. Un proceso. Cuando se ganan partidos es más fácil que todo se ajuste desde la tranquilidad. Venimos de una victoria contra el Sporting y ahora lo que queremos es ganar al Numancia para encontrarnos mejor en la tabla.

SN: Ahora, la olla a presión, conocida como El Sadar, le rinde pleitesía.

J.A: Como entrenador la he sufrido. Ahora, la disfruto como entrenador local. Es una afición que aprieta muchísimo. Desde el minuto uno está con el equipo. Es un plus que tenemos. Lo debemos aprovechar. Creo que tenemos que hacer de El Sadar un fortín, como hicimos el año pasado con Los Pajaritos, donde cimentamos los play-off.

SN: A ralentí. Osasuna anda perezoso y dubitativo en este inicio del curso. ¿Ha recibido muchos escobazos?

J.A: Son exigentes, aunque yo no tengo ningún reparo. Yo mismo he reconocido, haciendo autocrítica, que el equipo no estaba bien, sobre todo, fuera de casa. Aquí, todo es diferente. La gente no concibe que Osasuna no esté en lo alto de la tabla. No soy ajeno a ello. Esta Segunda es muy larga, hay muchos altibajos y hay que mantener la calma, sabiendo que el objetivo es estar arriba.

SN: Paz en Soria. Exigencias en Pamplona.

J.A: Lo que cambia es el objetivo. En Soria, siempre me dejaron muy claro que la viabilidad del club pasa por estar en el Fútbol Profesional. Ese era el primer objetivo. Aquí (en Pamplona), el objetivo es estar arriba. Estamos expuestos.

SN: Con Íñigo Pérez, ¿todo es más fácil?

J.A: La relación es buena. Está muy ilusionado con este nuevo reto. Tener a Íñigo es una ventaja. Está bien, a buen nivel. Hablo de Soria con él. Esta semana ya le están llamado de allí, algún WhatsApp, etc. Tenemos a Soria muy presente. La semana que viene, San Saturio. Cuando has sido feliz en un sitio no hace falta echar mucho la vista atrás. Simplemente, con levantarte y ver las fechas, ya relacionas las cosas. Aseguro que tanto él, como yo, como Bittor y como Sergi tenemos a Soria muy presente.

SN: El jugador navarro sigue siendo ‘La niña de tus ojos’. Igual que ocurría en Soria.

J.A: Sí, sí. Está teniendo un protagonismo grande porque en esta categoría él es un jugador importante. A ver si sigue a este nivel: se lo agradeceremos.

SN: En Soria, apenas se le veía alzar la voz contra los árbitros y/o asistentes. ¿No se estará contagiando de la efervescencia de la grada pamplonica?

J.A: (Ríe) Una acción medio polémica. Barja encara a Molinero, que tenía tarjeta y le hace falta. El árbitro entiende que Barja se tira y le enseña tarjeta a él. Entonces, yo lo que le digo al cuarto árbitro es que Barja no se suele tirar, No me expulsan por lo que le digo, sino por cómo se le digo: con los brazos en alto y con aspavientos. Eso fue lo que hizo que tomase rumbo a la ducha.

SN: Haga frío o calor… ¿Cómo sigue el refrán?

J.A: San Saturio el día dos. Claro que sí.

Comentarios...