Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Youtube
Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
Las subvenciones de costes financieros para proyectos de inversión movilizarán 17 M€ en la provincia sin finalizar plazo para solicitudes

Las subvenciones de costes financieros para proyectos de inversión movilizarán 17 M€ en la provincia sin finalizar plazo para solicitudes

PROVINCIA
Actualizado 31/10/2018 18:39

El presidente de la Diputación Luis Rey visitado la fábrica de aperitivos Martirelo en Añavieja, una de las empresas que recibió ayudas de esta convocatoria en 2017 para hacer frente a los intereses de los créditos con los que se cubrieron nuevas inversiones.

Las solicitudes presentadas hasta la fecha para las subvenciones que convoca la Diputación destinadas la reducción de costes financieros de proyectos de inversión, movilizarán en la provincia 17 millones de euros. Las empresas sorianas todavía pueden acogerse a esta línea de ayudas ya que el plazo finaliza el 15 de noviembre. El presidente de la institución, Luis Rey ha destacado hoy miércoles que de esa cantidad, 11 millones euros son las inversiones mientras que 6 millones corresponden a circulante de las empresas (personal, suministros y gastos corrientes).

Rey ha adelantado estos datos durante la visita que ha realizado a la fábrica de aperitivos y repostería Martirelo, ubicada en Añavieja, una de las empresas que fueron subvencionadas en la convocatoria de estas ayudas en 2017 con 15.000 euros. El año pasado estas mismas ayudas, que solo financiaron inversión y no circulante, movilizaron en la provincia de Soria 4,5 millones de inversión, por lo que la cifra en este 2018 “es más del doble” según Rey, lo cual demuestra que las empresas de la provincia "están vivas y apostando por la innovación y mejorar sus procesos productivos, y eso hace que nos sintamos orgullos de esta aportación”.

En este sentido el mandatario provincial ha incidido que esta línea de ayudas que se concede desde 2015, es para “apoyar los intereses a las empresas, prácticamente que las inversiones no tengan coste de intereses y que haya que devolver a las entidades financieras las cantidades prestadas sin coste es un buen modelo de ayuda a las empresas”. Ha añadido que los datos de este año son “espectaculares, está funcionando muy bien y demuestra que el tejido empresarial de esta provincia está funcionando y apostando por la inversión”.

La Diputación contaba en sus presupuestos de este año con una partida de 150.000 euros para sufragar esta línea de apoyos, una cantidad insuficiente, con lo que según ha adelantado el presidente, en los próximos días “se incrementará con otros 200.000 euros para hacer frente a todas las solicitudes que han presentado hasta ahora las empresas y las que puedan llegar hasta el 15 de noviembre”.

Martirelo

Rey ha conocido el proceso productivo de Martirelo acompañado de la vicepresidenta de la Diputación, Esther Pérez y el socio y gerente de la empresa, Jorge Redondo. El presidente ha destacado que esta firma es “una referencia de las patatas fritas de Soria y al final, un producto que nos acompaña en todas las ferias a las que asistimos”, en definitiva, es un exponente de la “puesta en valor de un producto de calidad que es esta empresa, igual que hablamos de la trufa o el torrezno también hablamos de las patatas fritas, un clásico de la provincia”. Además, ha querido resaltar que los productos de calidad y su transformación en el territorio son básicos para el crecimiento de la provincia porque “generan más actividad y más empleo”.

El gerente de la empresa ha mostrado la ampliación que ha experimentado Martirelo con la inversión de 400.000 euros para los que solicitaron un crédito y cuyos 15.000 euros de intereses son los que aportó Diputación.ç

Las nuevas instalaciones se han materializado con una nave de 1.500 metros cuadrados, destinada a la fabricación de pan. De este modo, la firma cierra el círculo productivo de la repostería, y cuenta ahora con hornos que utilizan las energías limpias, para desarrollar un trabajo artesanal pero en volúmenes semiindustiales. Es la constatación de la diversificación del negocio que han experimentado en su trayectoria empresarial.

Martirelo arrancó en 2005 con la iniciativa de siete socios de Añavieja, según ha explicado Redondo, y “con el paso del tiempo nos metimos en distribución de reposterías, como no dábamos con quién nos fabricara los productos que queríamos vender, decidimos fabricarlos nosotros”. Hoy en día dan empleo a 35 personas, en su mayoría residentes en esta zona del este provincial.

La expansión de esta fábrica ha sido una de las premisas tras su nacimiento. La primera planta contaba con 1.200 metros cuadrados que se han ido ampliando progresivamente. La previsión es que antes de finalizar este año se lleguen a los 6.000 metros cuadrados” ha apuntado Redondo.

Comentarios...
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información