Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Youtube
Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
Apresura

Apresura

OPINIóN
Actualizado 16/01/2019 10:29
Tribuna de invitados

En la Tribuna de invitados se sienta Ricardo González, economista.

Soria, a 13 de Enero de 2019.Temperatura y población bajo cero.

A finales del año pasado, estuve un sábado por la mañana de público en una charla que se impartió en ‘El Hueco’ con motivo de su ‘II edición de Presura, la Feria para la Repoblación de la España Vacía’. En esta ocasión, el tema que a mí me llevó allí era la Ley de Contratos del Estado, y amén del moderador hablaban tres personas, muy bien todas ellas, aunque yo me quedé -principalmente- con el discurso de Guillermo Yañez, empleado público de la Excma. Diputación Provincial de Soria y bastante experto en el asunto que convocaba.

Pero, vamos al tema de lo que este hombre allí dijo, que es bastante interesante. Antes, no obstante, una breve reflexión sobre como casa hablar de dicha Ley en un foro como es ‘El Hueco’ para desarrollo socio- económico. Y es que, y ya sí empleo aquí palabras del propio Guillermo, hay bastante dinerillo público al que pueden acceder las empresas y los empresarios. Recursos públicos que pueden favorecer la creación y el mantenimiento de cierta actividad económica, bien necesaria ésta para nuestra provincia.

Con lo cual, es obvio que este tema de la contratación pública haya encontrado un hueco, y valga la redundancia, en ‘El Hueco’, para ser tratado. Felicidades, de paso, a quien así lo pensó. Pero, sigamos con lo que Guillermo dijo, hombre este de pensamiento profundo, pero sabiendo expresarlo con semántica sencilla, que insistió mucho en que el marco de la nueva Ley sostenía un cuadro muy complicado de actuación, faltando además un claro liderazgo en cuanto a que alguien lidere la implementación de esta Ley, que por lo visto es bastante liosa.

No por ello desanimaba al personal allí presente, todo lo contrario, y explicó experiencias del País Vasco y de Navarra, extrapolables a otros territorios que bien servían de ejemplo. Explicaba pues, que no justificaba el motivo de tanto lío en dicha Ley, diciendo que la Administración del Estado en nuestro país es muy garantista y ello hace que todo sea más complicado. Aún así, se desprendía de sus palabras que merecía la pena que las empresas (individuales o colectivas) se pusiesen a ello, e intentasen captar estos trabajos que ofrece la administración, porque la partida de gasto público en contratación era de enjundia.

Competitividad y colaboración eran dos sustantivos buenos a los que recurrir para ello, esa era su recomendación. Así que yo, en lo que me toca, le daré una vuelta a este asunto. No lo había antes pensado, siempre focalizado en la empresa privada, visitando polígonos en busca de clientes; y mira por donde se me ha desvelado esa tierra hasta ahora para mí ignota de la contratación del Estado. Acabo, como no podía ser de otra manera, significando también que a dicha charla asistiese María Jesús Lafuente, que como secretaria de ayuntamiento muchos años y, por ello, buena conocedora de lo ‘local’, matizó muchos aspectos; y al ‘El Hueco’, por ese intento de repoblar. Difícil está la cosa, y además hay que apresurarse en ello. Digo.

Comentarios...