Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Youtube
Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
Mínguez: "Son tiempos de diversidad y pluralidad. No debemos confundir el acuerdo con la rendición"

Mínguez: "Son tiempos de diversidad y pluralidad. No debemos confundir el acuerdo con la rendición"

CAPITAL
Actualizado 15/06/2019 19:11

El socialista accede a su cuarto mandanto, el tercero con mayoría absoluta, haciendo un llamamiento a la unidad. Ciudadanos y Podemos se abstienes.

Carlos Martinez Mínguez se ha convertido hoy en alcalde de Soria por cuarta vez consecutiva, tercera con mayoría absoluta. Con la abstención de la concejala de Podemos y de los dos representantes de Ciudadanos el resultado ha sido de 12-6 en la votación entre el socialista y Yolanda de Gregorio. Todo en un salón de plenos abarrotado donde Jesús Bárez y Eder García han conformado la mesa de edad.

Un salón de plenos abarrotado y que tenía un ojo en El Burgo y otro en la Diputación. Para descubrir lo que iba a pasar solo había que ver el semblante de Luis Rey, concejal socialista en la capital, a quien – a pesar de intentarlo – su rostro le delataba. Han prometido su cargo los concejales socialista y lo han jurado la mayoría de los socialistas. El Popular Nacho Soria se ha acordado de Dios en su toma de posesión mientras Marisa Muñoz (Podemos) se `olvidaba´ del Rey y hacía hincapié en el preámbulo de la constitución. El naranja Jesús de Lózar, único concejal de la oposición que repite, ha jurado y prometido más chulo que un ocho.

En su discurso de toma de posesión (que se puede leer a continuación) Carlos Martínez ha recordado que “la democracia nace en las ciudades” y ha recalcado que “el acuerdo no es una rendición” para pedir a la oposición que luchen por Soria. Él ha prometido hacerlo ante un hipotético gobierno nacional del PSOE y pide a Ciudadanos y PP que hagan lo mismo si finalmente gobiernan la Junta de Castilla y León. “En política el amor se demuestra con los presupuestos” recalcaba ante los periodistas.

A continuación se reproduce íntegramente el discurso de Carlos Martínez.

Vecinas y vecinos de Soria, autoridades que nos acompañan, compañeras y compañeros de corporación, señoras y señores, buenos días a todos.

Hace ocho años, les hablaba citando a Antonio Machado sobre la necesidad de hacer política advirtiéndonos de quienes pretenden hacerla sin nosotros o contra nosotros.

Hace cuatro, citaba a Aristóteles para advertir que la regeneración democrática o política debe transitar a través de las “buenas costumbres”, a través del sentido común, a través de la responsabilidad y la obligación de tomar decisiones, desde la coherencia entre lo que se dice y se hace.

Os hablé de la ÉTICA DE LA POLÍTICA que nos obliga a ser conscientes y responsables de nuestros actos y de las decisiones que aquí, como representantes de la ciudadanía, nos corresponde tomar.

Os hablé de la importancia de mimar, de cuidar, de fortalecer, el vínculo de confianza mutua entre política y ciudadanía.

Os hablé de que el préstamo de confianza de la sociedad, no puede ser justificante para caer en la autocomplacencia, el exceso, la resignación, el inmovilismo y el olvido de lo comprometido.

Os hablé de la importancia de recuperar el perdido arte de la palabra empeñada, de la palabra comprometida.

Hoy, estas palabras, recobran más actualidad que nunca. Las democracias, incluso las más avanzadas, dentro y fuera de Europa, sufren el azote y la desafección. Y son más los países que pierden calidad democrática que los que la ganan.

También dentro de nuestro país y también dentro de nuestras comunidades autónomas.

Es bochornoso, el abuso con que nuestra democracia representativa está pervirtiendo la esencia y los valores de la propia democracia, alejándonos especialmente a las corporaciones locales del concepto de polis, de ciudad, de comunidad cívica y política y no reconociéndonos como primera línea de la democracia y de la salvaguarda del bienestar y calidad de vida de la ciudadanía.

Los ayuntamientos, las ciudades, la ciudadanía, la democracia, no somos ni podemos ser monedas de cambio para alcanzar el poder en otras administraciones.

La democracia nace en las ciudades, cuando, como decía Aristóteles, “el individuo asume que no es capaz de bastarse por sí mismo y reconoce la necesidad de alcanzar una sociedad de iguales, alejándonos de la autosuficiencia, la ley del más fuerte o el tocado de Dios”.

Por eso, las ciudades somos el espacio donde convivimos y donde compartimos los problemas, las esperanzas, las soluciones y los conflictos. Pero somos mucho más que un espacio físico.

Somos, como decían los romanos, la ‘civitas’; la ciudadanía, el lugar donde sucede la vida, confluyen las políticas y se juega la sostenibilidad humana y del planeta. Pero, sobre todo, somos donde las personas, la ciudanía, más allá de la visión autosuficiente de la ley del más fuerte, económica o socialmente, decidimos vivir, decidimos convivir, de forma común, en igualdad, libertad y solidaridad entre todos, sin dejar a nadie atrás.

Por todo esto…. Todos los que aquí nos sentamos debemos sentirnos responsables, agradecidos y privilegiados.

La sociedad soriana, reflejada en esta corporación, nos orienta a que son tiempos de diversidad y pluralidad. Que no debemos confundir ocurrencia con pensamiento y que el acuerdo no es rendición.

Nos ha hablado con rotundidad sobre el camino que hemos de recorrer, aparcando dogmas y siglas, para, como dijo, Concha de Marco -poeta soriana cuyo anonimato ilustra que lejos estamos de la igualdad real- “seamos ambicioso y ambiciosas y dejemos de afirmar nuestro existir solo con palabras…. Para hacer algo, crear… algo que fortalezca a los demás y que cuando tú te vayas permanezca”.

Tenemos que ser capaces de pensar en la Soria que queremos para nuestras hijas e hijos, en la Soria que queremos que permanezca, para que seamos generosos con nuestro legado apostando por nuestro pasado.

Está en nuestras manos entretenernos en lo anecdótico o sumar pensando en el bien común y en ese proyecto en el que todas las piezas encajan y que no puede permitirse parar.

Seamos consecuentes con el encargo de nuestras vecinas y vecinos, no olvidando que es un préstamo temporal sobre el que han de participar y sobre el que debemos rendir cuentas de forma diaria. Entendiendo la política con mayúsculas, como la oportunidad para escuchar, explicar y actuar.

Os animo a aparcar prejuicios, a partir de cero, a visualizar nuestra ciudad como una meta compartida y, a entender con esa mirada sin distracciones, que la diferencia suma, que la diversidad enriquece y que la voluntad de todas y todos es nuestra mejor herramienta.

Acabo, me encuentro hoy aquí con humildad ante la tarea que asumimos, agradecido por la confianza que nos ha sido otorgada, consciente de lo real de los desafíos a los que nos enfrentamos, pero con la confianza de que juntos les haremos frente y es que, como también dijo Concha de Marco:

“Dentro de cincuenta años

quién pasará por esta calle,

quién vivirá en esta casa,

qué viento arrastrará

la tierra de mi vida y a qué sitio”

No perdamos la oportunidad que Soria nos ha regalado

Muchas Gracias

Comentarios...