Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Youtube
Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
Festival de las Ánimas: Historia oculta tras la tradición

Festival de las Ánimas: Historia oculta tras la tradición

REPORTAJES
Actualizado 27/10/2019 20:50
Encarna Muñoz

Hace más de tres décadas arrancó en Soria el Festival de las Ánimas, en un intento de “un grupo de amigos” de poner en valor una tradición de “todos los sorianos” y evitar su olvido. Esa cita ha conseguido aunar multitud de ilusiones alrededor de toda la geografía soriana, rentabilizar económicamente lo propio y saltar fronteras.

“La noche de difuntos me despertó a no sé qué hora el doble de las campanas; su tañido monótono y eterno me trajo a las mentes esta tradición que oí hace poco en Soria”. De este modo comienza una de las leyendas más reconocidas de la literatura española. Es ‘El Monte de las Ánimas’, del maestro Gustavo Adolfo Bécquer. Estas líneas quedaron grabadas desde entonces en la historia del Romanticismo español, y también en el corazón de la sociedad soriana. Pero, especialmente, esta narración cuidadosamente escrita marcó la niñez y la posterior juventud de un grupo de sorianos que, años después, han conseguido convertir lo que nació como un pasatiempo en todo un referente turístico del otoño soriano.

Uno de los componentes de este grupo originario es Ernesto López (Nano), responsable de la Asociación de Amigos de las Ánimas. Su padre, profesor de la Escuela de Adultos, decidió durante la Noche de Difuntos de 1986 trasladar a sus alumnos al monte, para descubrir la leyenda de Bécquer desde dentro.

Un año después, Nano se incorporó al grupo, y recuerda aquel momento que vivió a los 9 años con todo lujo de detalles. “Subimos al Monte de las Ánimas y me acuerdo, perfectamente, del olor de la madera quemada y el chispear de las hojas secas al caminar. El miedo que suponía escuchar la leyenda me sigue poniendo los pelos de punta”, explica.

Tradición de todos

Estos son recuerdos de un niño que, ya en su etapa adulta, dilucida lo más importante de aquella experiencia. “Celebrar la Noche de Difuntos era una tradición de todos los sorianos, las hogueras salpicaban el ascenso al monte. Se escuchaban guitarras y se bebía moscatel”, continúa Ernesto López, que señala la institucionalización como factor determinante para que esta tradición no cayese en el olvido.

El primer municipio que acogió a los Amigos de las Ánimas fue Cuevas de Soria con su Paso del Fuego. Posteriormente, y “gracias al Ayuntamiento de Soria y a la figura de Jesús Bárez”, se consiguió que “pudiésemos retornar a la capital”. Con el abrazo de la institución, “decidimos profesionalizar la actividad y, sobre todo, entendiendo que esto podía ser un modelo que podía captar al turista exterior, esto se convirtió en otra cosa”, analiza Nano.

Presente de muchos más

Después de 33 ediciones, el Festival de las Ánimas se ha convertido precisamente en esa otra cosa. Gracias a él se habla de la desestacionalización del turismo, se consigue el 100% de ocupación hotelera y, lo más importante, se alcanza a personas que descubren Soria por su historia y sus historias. Ernesto López es contundente cuando afirma que “en Soria tenemos tradiciones espectaculares. Obviamente deben ser vestidas y reforzadas con el manto del siglo XXI, pero no necesitamos crear otras nuevas para que nos reconozcan fuera de nuestras fronteras”.

Todo el mundo cabe en este festival abierto. Trece municipios celebran sus tradiciones entre el 26 de octubre y el 2 de noviembre. Este año se han incorporado cinco pueblos pero sin duda, serán más.

Si miedo al futuro

Cada edición, los responsables se esfuerzan en idear novedades que respondan a la demanda del público. Este año se añaden a la programación una carrera nocturna, y un microteatro con videomapping en el espacio recuperado de San Martín de la Cuesta. Sobra la energía a las 400 personas que conforman este grupo entre voluntarios, amigos y trabajadores. Por ello, el futuro no es una incógnita.

Además, se avecinan curvas pues en 2020, coincidiendo con la edición número 35 y el 150 aniversario del fallecimiento de Bécquer y su hermano Valeriano, hay anunciadas grandes sorpresas.

Comentarios...